Exclusivo08.05.2017
(0)guardarlectura zen
Cumbre de urgencia en Los Pinos: EPN quiere pedirle a Josefina que decline a favor de Zepeda
LPOEs la última apuesta para dividir el voto opositor y volver a un escenario de tercios. El pronóstico de Videgaray.

El ocaso del lunes encontró a la cúpula del Gobierno en una reunión de urgencia y reservada en Los Pinos. El objetivo: hacer un repaso final de las campañas del PRI en Edomex, Nayarit y Coahuila y difinir una estrategia para comunicarla a los tres aspirantes que desfilarán por el CEN a cargo de Enrique Ochoa.

Allí se reunieron con el Presidente la plana mayor de los máximos operadores para el Estado de México. Se presentaron, entre otros, Luis Enrique Miranda, Luis Videgaray, Emilio Gamboa y Artura Zamora. Todos actores de confianza de Enrique Peña Nieto y hombres clave en el despliegue de fuerzas en Edomex. 

La reunión llega con pronósticos inquietantes para el primer círculo especialmente desde que el pasado viernes en Los Pinos Luis Videgaray fue interrogado sobre el rumbo de la campaña en el Edomex, bastión del grupo político gobernante. "La moneda está en el aire", replicó el canciller que hace un mes intervino el comando de Alfredo Del Mazo. 

La idea de una derrota se traduce en el Gabinete como una sensación de cataclismo, al punto que el propio José Narro, tal vez el más impensado de los aspirantes a la candidatura en 2018, dice que si Del Mazo pierde abandona su proyecto.

¿Por qué la preocupación? Aunque las encuestas siguen poniendo a Del Mazo en la pelea, como explicó La Política Online, se empieza a configurar un escenario de polarización con Delfina Gómez. El PRI quería mantener lo más posible un terreno dividido en tercios, pues así dividiría al menos en dos polos opositores el voto anti-pri.

EPN pedirle a Anaya que fuerce una declinación de Josefina en favor de Juan Zepeda y de ese modo dividir el voto anti-continuidad otra vez en tercios.

Con el correr de las semanas, todas las encuestas empiezan a mostrar una caída de Josefina, cuyos votantes parecen dividirse entre Delfina y Zepeda. Así, los sondeos ya colocan en un empate técnico a Del Mazo y la maestra de Morena. 

Se trata del peor de los mundos para un partido cuya imagen negativa está en su techo. "Si se cataliza un proceso de voto útil, es decir opositores votando a Delfina porque es la mujer que puede desbancar al PRI, entonces la elección será muy difícil de revertir", explicó a LPO un viejo priista.

Ante este panorama el giro de las últimas horas desemboca en una nueva táctica: pedirle a Ricardo Anaya que Josefina Vázquez Mota -a quien el Gobierno ve tercera y en caída- decline en favor de Juan Zepeda y de ese modo dividir el voto anti-continuidad otra vez en tercios.

Calculan que el aparato panista sumado a la estructura de PRD y a los inestimables apoyos del gobernador Eruviel Ávila podrían desembocar en que Zepeda sea competitivo, peleando otra vez en un triángulo el comicio.  

A partir de allí imaginan dos escenarios: que por un lado Zepeda le quite votos a Delfina Gómez y habilite un triunfo de Del Mazo -luego Zepeda, en un menaje de unidad interpartidista sería invitado al Gabinete- o bien que el perredista se dispare en su caudal y sea gobernador, lo cual sería una convivencia más fácil para el Gobierno en Edomex. Una derrota menos dolorosa.

Como sea, el Gobierno llegó al mes decisivo en el peor de los mundos: la polarización, la fuerte antítesis entre cambio y continuidad. Algo a lo que le atribuyen responsabilidad a la campaña panista que se entendió como errática. 

La estrategia se discute por estas horas en Los Pinos porque en el Gobierno está instalada la idea de que si se pierde el Edomex Ochoa deberá dejar la dirigencia nacional a manos de otros grupos. En cambio el triunfo permitiría un relanzamiento de la marca PRI que, como contó LPO, ya se analiza en los máximos niveles.

El problema de esta jugada, advierten en el Gobierno, es que Anaya para acceder va a reclamar apoyo de estructuras del PRI en Coahuila y en Nayarit para asegurarse triunfos en ambas entidades. Nayarit no es un problema porque el gobernador Roberto Sandoval camina por la cornisa de la ley y es vigilado para que no salte hacia la clandestinidad.

El problema es Coahuila, donde el comando está cada vez más distante de Los Pinos y de Ochoa. Todo es mucho menos manipulable. Es obvio: Rubén Moreira cree que si retiene ese bastión y se pierde el Edomex luego se adueñará del futuro PRI.


Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.