Asamblea09.08.2017
(0)guardarlectura zen
El PRI permite que un externo sea candidato en 2018 y Meade ya es una opción para Peña Nieto
LPOHasta ahora, los candidatos "simpatizantes" sólo podían aspirar hasta una gubernatura. El debate de los candados.

Uno de las grandes discusiones de los últimos meses giró en torno a los candados. Los Pinos quería abrir su abanico de posibilidades para elegir en los próximos meses al hombre que jugará para la sucesión de Enrique Peña Nieto. Pero debían enfrentar la resistencia de los "rebeldes".

Dos candados eran claves para el círculo más íntimo de Peña Nieto. Uno es la condición de tener 10 años de militancia, que podría dejar afuera a Aurelio Nuño, uno de los máximos consentidos del Presidente.

El segundo, la posibilidad de incluir a un candidata externo o "simpatizante" para la pelea presidencial. Hasta ahora, el artículo 166 -que establece los requisitos para los postulantes a cargos electivos- permitían a candidatos ciudadanos sólo hasta el rango de gobernador.

Abrir ese candado ponía a otro jugador clave en la pelea: José Antonio Meade. El Secretario de Hacienda es un hombre prestigioso y que empieza a mostrar algunos logros en el manejo de la nave económica, justo después de un par de años turbulentos para el país.

"Conforme a lo dispuesto a la ley, la Comisión Política Permanente podrá aprobar la participación en el proceso de postulación a cargos de elección popular a ciudadanas y ciudadanos simpatizantes, cuando su prestigio, fama pública, además de los estudios demoscópicos, señalen que se encuentran en un nivel de reconocimiento y aceptación superior al de los militantes que aspiren al mismo cargo".

Esa será la redacción final, habilitando entonces que un externo pueda aspirar a la candidatura presidencial. La propuesta fue aprobada prácticamente por unanimidad.

Los rebeldes no se opusieron a esta propuesta, porque su verdadero interés pasa por otras dos vías. Por un lado, impulsar la selección por voto directo de los militantes para la candidatura presidencial. 

Por el otro, quitar algunos de los requisitos que se imponen -como los apoyos de los sectores-, que ponen en desnivel a los militantes frente a los "simpatizantes". En resumen, el debate es para quitarle el histórico poder de definición a Los Pinos de definir al sucesor. 

La derrota de Ivonne 

Uno de los puntos más conflictivos fue justamente la propuesta de quitarle el poder a Enrique Peña Nieto de incidir directamente en la definición del candidato que peleará la sucesión, como marca la liturgia del PRI. En ese aspecto, el tricolor todavía deberá esperar para transitar una democratización total. 

La ex gobernadora Ivonne Ortega, apoyada por José Encarnación Alfaro y algunos delegados más, propuso establecer un artículo transitorio en los estatutos que obliguen a definir al postulante presidencial de 2018 a través de una interna de votación directa entre los militantes.

Es una de las propuestas que más empujaron los "rebeldes" con una campaña mediática muy fuerte, exponiendo así públicamente las grietas en el tricolor. Se votó y se rechazó de plano esa iniciativa. "Unidad, unidad", gritó una mayoría de delegados, pasándole así una factura a la yucateca.


Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.