Casa Blanca12.08.2017
(0)guardarlectura zen
Por atacar a McMaster, Steve Bannon podría ser el siguiente despedido de la Casa Blanca
Por Hernán SarquisTrump estaría muy molesto con su estratega en jefe por sus críticas al hombre del Pentágono.

 Stephen K. Bannon, ex director del portal de noticias de la ultra derecha Breitbart.com y antes ejecutiva de la firma de inversión Goldman Sachs, fue quizás el hombre más importante para moldear el discurso que llevó a Donald Trump a la presidencia de Estados Unidos. Bannon llevaba varios años estudiando el ambiente político de la clase resentida en el país y, utilizando su portal como laboratorio, consiguió dar con el mensaje perfecto para conseguir el voto de la clase blanca trabajadora. 

Ya en la Casa Banca Trump lo nombró su principal estratega, una posición creada exclusivamente para Bannon y con acceso al exclusivo Comité Principal del Consejo de Seguridad Nacional. El perfil de Bannon llegó a tener tal prominencia en los medios que terminó por aparecer en la portada de la revista Time --enorme honor en la mente de Donald Trump-- bajo el apodo en mayúsculas de "El gran manipulador". Esto de inmediato irritó al presidente, quien detesta compartir los reflectores. Rápidamente Bannon bajó su perfil e intentó pasar desapercibido para asegurar su permanencia en el gabinete presidencial.

Bannon es el que estaría orquestando lo ataques mediáticos para convencer a Trump de despedir a McMaster, quien en los círculos nacionalistas es considerado un tecnócrata liberal vestido de soldado

Poco después empezaron a circular historias sobre su enemistad con el entonces Jefe de Gabinete Reince Priebus. Bannon rápidamente utilizó su influencia en Breitbart y otros sitios de la ultra derecha para descartar la historia y crear otra narrativa. El plan funcionó y Bannon ha logrado sobrevivir en una Casa Blanca donde alguien nuevo parece abandonar el barco cada semana. Hoy, sin embargo, se rumora que su suerte se ha terminado.

El sitio Axios reportó que, de acuerdo con fuentes al interior de la administración, Donald Trump sospecha que es Bannon uno de los principales filtradores de información, y quien estaría detrás de la campaña de desprestigio que los portales de ultra derecha han desatado contra el general H.R. McMaster, asesor de seguridad nacional del presidente.

McMaster es uno de los llamados "adultos en la habitación", personajes que, a diferencia de Bannon, Jared Kushner, Steven Miller y Sebastian Gorka, son considerados profesionales; funcionarios de carrera que no participan en los pleitos de poder de la administración y que mantienen al presidente --relativamente-- alineado. El general John Kelly, recién nombrado Jefe de Gabinete, también forma parte de este grupo, al igual que el Secretario de la Defensa James Mattis, el banquero Roy Cohn y, a veces, el canciller Rex Tillerson.

Desde hace semanas los grupos de la alt-right, identificados con Bannon y Miller, han atacado de manera constante la reputación de McMaster. Aunque ha ocurrido en foros como the_donald en la red social Reddit, portales como Breitbart se han unido a la cruzada. De acuerdo a las fuentes consultadas, sería Bannon el que estaría orquestando lo ataques para convencer a Trump de despedir a McMaster, quien en los círculos nacionalistas es considerado un tecnócrata liberal vestido de soldado.

La revista Time dedicó su portada de febrero a Bannon

Breitbart ha acusado a McMaster de haber trabajado para un think tank financiado por el magnate George Soros, quien es una especie de coco para los trumpistas, y a quien han acusado de horribles crímenes como financiar la protesta neonazi de ayer para hacer ver mal a Trump. También han dicho que es el líder del nuevo orden global y quien controla las fortunas más grandes del mundo. 

El portal también replicó la demanda de una columnista israelí que pedía el despido de McMaster por supuestamente ser hostil contra Israel y conspirar para que Trump despida a funcionarios amigables con la nación judía. También han dicho que el general protegió a la que fuera la asesora de seguridad nacional de Obama, Susan Rice, a quien también han acusado de traición.

Axios reportó también que Trump se habría quejado de que Bannon usa su cargo para autopromocionarse, una acusación que ya había salido de la Casa Blanca hace meses, cuando el estratega presidencial no dejaba de aparecer en los medios, y en Twitter le pusieron el apodo de "presidente Bannon", probablemente irritando aún más al presidente.

Trump se habría molestado además por la negativa de Bannon a unirse al comité presidencial que lo acompañó a su "working vacation" de dos semanas en Bedminster, New Jersey.

Por otra parte, la llegada de Kelly al cargo de Jefe de Gabinete habría reducido de manera importante la influencia de Bannon con el presidente. El general instituyó una cadena de mando estilo militar: nadie habla con el presidente sin antes pasar por Kelly. Cuando el disminuido Reince Priebus ocupaba el cargo es sabido que todos pasaban por encima de él y entraban a la Oficina Oval a todas horas sin previo aviso. A diferencia de Priebus, Kelly maneja el despacho con mano de hierro.

Muchos cuestionan por qué Bannon, si no está detrás de los ataques contra McMaster, ha permitido que Breitbart continúe su embestida contra el general

En parte, los rumores de que Bannon es uno de los filtradores vienen de otros funcionarios de alto nivel, quienes, o realmente lo creen, o están interesados en deshacerse del polémico gurú mediático. Muchos cuestionan por qué Bannon, si no está detrás de los ataques contra McMaster, ha permitido que Breitbart continúe su embestida contra el general.

Otro asunto que irritó al presidente fue la publicación de un libro llamado Devil's Bargain (Trato con el Diablo), donde el periodista Joshua Green relata cómo Bannon y Trump "tomaron la presidencia". Al presidente le habría molestado compartir el éxito de la campaña y que su estratega aparece junto a él en la portada.

En abril, cuando también se rumoró una posible salida de Bannon, las bases de Trump en Twitter, Reddit y otros sitios rápidamente salieron a defender al que consideran el ideólogo del movimiento. Para ellos Bannon es el único nacionalista, anti globalista que queda en el equipo de Trump. Representa una brújula para evitar que McMaster, el Partido Republicano, o los banqueros de New York tomen control de la administración que ellos ayudaron a conquistar.

Para el mes de mayo los rumores del despido de Bannon se apagaron. Habrá que ver si el king maker logra sobrevivir otro embate de los globalistas, los generales, los neoyorkinos, o cualquiera de los otros grupos que pululan al interior de la Casa Blanca.

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.