Bannon11.09.2017
(0)guardarlectura zen
Bannon regresó a la TV: "Despedir a Comey es el peor error en la historia política moderna"
Por Hernán SarquisEl ex estratega de la Casa Blanca dijo que defendería a Trump, pero las notas de su portal lo contradicen.

"Seré su wingman afuera", aseguró ayer Stephen K. Bannon en la primera entrevista televisa que ofrece desde que abandonó el gabinete de Donald J. Trump. "Nuestro propósito es apoyar a Donald Trump", insistió.

El presidente del portal ultranacionalista Breitbart defendió a Trump en temas como sus declaraciones tras la tragedia en Charlottesville y la amenaza de acabar con DACA, aunque reconoció que el despido de James Comey, exdirector del FBI, fue uno de los peores errores políticos en la historia política moderna.

El periodista de 60 Minutes Charlie Rose fue quien condujo la entrevista con el magnate de los medios digitales. Rose confrontó a Bannon con la postura que Trump adoptó tras Charlottesville, asegurando que el presidente debió salir e inmediatamente denunciar a los neonazis y fascistas, "porque es la gente a la que derrotamos en la Segunda Guerra Mundial, y no lo hicieron de primer instinto, de hecho parecen haber doblado su posición en términos de hacer una equivalencia moral", le dijo el periodista, refiriéndose al comentario de Trump comparando a "ambos bandos" y asegurando que entre los neonazis había "gente excelente".

Rose le preguntó si su postura anti inmigrante no iba en oposición a su fe católica, a lo que Bannon replicó mordaz: "Como son incapaces de realmente lidiar con los problemas en la iglesia, necesitan a los migrantes ilegales para llenar las iglesias"

La gente que apoya pacíficamente que se queden los monumentos, y la gente que se opone, ese es curso normal de la Primera Enmienda, pero él está hablando de neonazis y neoconfederados y el klan, y por cierto, es horrible, no hay lugar en la política americana para ellos, no hay lugar en la sociedad americana para ellos. Todo lo que Donald Trump está diciendo es ¿dónde termina?, ¿termina tirando el monumento a George Washington? ¿El busto de Churchill de la Oficina Oval?

Bannon tocó entonces un punto interesante respecto a los colaboradores del presidente que lo han criticado públicamente. En la opinión del empresario mediático, "si estás del lado de un hombre, entonces está". Rose presionó a Bannon respecto a si había un punto en que fuera válido romper con el presidente. "Puedes decirle en privado que no estás de acuerdo con algo", dijo, y ante la presión del periodista para que mencionara nombres, Bannon abiertamente criticó la postura de Gary Cohn, el principal asesor económico del presidente, quien condenó las declaraciones de Trump y aseguró haber estado a punto de renunciar. "Si vas a romper con el presidente, entonces renuncia", demandó Bannon, haciendo eco de un reclamo que los progresistas también le han hecho a Cohn, a quien acusan de permanecer en el gabinete de Trump y tolerarlo con la esperanza de quedarse al frente de la Reserva Federal.

"Si vas a romper con el presidente, entonces renuncia", demandó Bannon, haciendo eco de un reclamo que los progresistas también le han hecho a Gary Cohn, a quien acusan de permanecer en el gabinete de Trump y tolerarlo con la esperanza de quedarse al frente de la Reserva Federal.

"Si te parece inaceptable entonces tienes que renunciar. Si no te gusta lo que está haciendo y no estás de acuerdo entonces tienes la obligación de renunciar", sentenció Bannon.

En otro momento de la entrevista Bannon arremetió contra la iglesia católica a quienes acusó de defender a los indocumentados por un mero interés económico. Rose le preguntó si su postura anti inmigrante no iba en oposición a su fe católica, a lo que Bannon replicó mordaz: "Como son incapaces de realmente lidiar con los problemas en la iglesia, necesitan a los migrantes ilegales para llenar las iglesias".

Por supuesto, tratándose del aguerrido Bannon, no faltaron ataques contra el "mainstream media", a quien Trump, a falta de un rival político tangible, ha convertido en sus némesis. "The Pearl-clutching mainstream media", los llamó el ex estratega presidencial y presidente de Breitbart, dibujando la imagen mental de una anciana que sujeta su collar de perlas indignada.

"No creo que Trump necesite al Washington Post, al New York Times y a CBS News" cadena donde se transmite 60 Minutes, por cierto. "Y no creo que él piense que ellos están viendo por cuidar sus intereses. Él no va a creer eso. Yo no lo creo. Y tú no lo crees, ¿okay?", le dijo a Rose. "Este es tan sólo otro estándar juicioso con el que ustedes atacan con el fin de destruir a Donald Trump".

Respecto a cómo ha sido caracterizado en los medios, en particular la forma en que Saturday Night Live lo hace, como una encarnación de la parca, Bannon dijo que no le molestaba. "No necesito la afirmación de los medios mainstream. No me importa lo que digan", aseguró. "Pueden llamarme antisemita. Pueden llamarme racista. Me llaman nativista. Pueden llamarme como quieran, ¿okay? Mientras esté impulsando esta agenda para el hombre y la mujer trabajadora de este país, estoy contento".

"¿Cree que despedir a James Comey fue el más grande error en la historia política?", preguntó Rose al estrafalario Bannon. "Eso sería -eso sería probablemente muy bombástico hasta para mí, pero tal vez en la historia política moderna", concedió el estratega.

Bannon ofreció un vistazo interesante a lo que ha sido la toma de la presidencia de Trump por parte del establishment republicano; y es que a poco más de medio año de arrancar su gestión, los populistas han abandonado la Casa Blanca y la agenda republicana estándar ha sido la que el presidente ha impulsado. Bannon acusó a los líderes republicanos en el Congreso, Mitch McConnell y Paul Ryan, de querer nulificar la elección 2016: "No quieren que la agenda populista, económicamente nacionalista de Trump sea implementada. Es muy obvio", afirmó.

"Así que [Trump] mira alrededor, y yo estoy con mi chamarra de combate, no me he rasurado, tengo --ya sabes-- el pelo hasta acá", así describió Bannon la entrada de los republicanos al gabinete. Personajes como Reince Priebus y Sean Spicer, enviados por el partido para darle presencia en la Casa Blanca, y a quienes Trump incorporó al entender que necesitaba formar un gobierno y considerar a su equipo de campaña demasiado pintoresco y poco preparado para la tarea.

"¿Cree que despedir a James Comey fue el más grande error en la historia política?", preguntó Rose al estrafalario Bannon. "Eso sería -eso sería probablemente muy bombástico hasta para mí, pero tal vez en la historia política moderna", concedió el estratega.

Sobre el Russiagate, Bannon, como ha sido la línea oficial de la Casa Blanca, se negó a reconocer que el Gobierno de Putin haya tenido alguna influencia en el resultado de la elección: "Creo que dista mucho de ser concluyente que los rusos hayan tenido algún impacto en esta elección", afirmó. "No hay nada en la investigación Rusia. Es una pérdida de tiempo".

"No hay camino a la ciudadanía, no hay camino a la green card y no hay amnistía. La amnistía no es negociable", sentenció el ultranacionalista, replicando el sentimiento de muchos republicanos en el Congreso.

A pesar de insistir en su total lealtad al presidente, Breitbart se ha mostrado más crítica que de costumbre. El primer ataque velado llegó a los pocos días de que Bannon regresara al portal, cuando publicaron una historia acusando a Trump de permitir que su gabinete "lo humille públicamente" por su reacción a la tragedia en Charlottesville. La semana pasada, cuando Trump básicamente les regaló a los demócratas una ventaja legislativa irrepetible, Breitbart adoptó la línea narrativa de que el presidente estaba "castigando" a Ryan y McConnell por su incompetencia en el Congreso. Sin embargo, el sitio de Bannon replicó la historia publicada por el portal Axios --que cuenta con algunas de las mejores fuentes al interior de la Casa Blanca-y que asegura que el presidente hizo el trato con los demócratas porque finalmente descubrió que "la gente me fucking odia [sic]".

Llama la atención que en la nota de Breitbart el portal no desmiente la versión de Axios, aunque sugiere tímidamente que Trump tal vez quería "declarar su independencia del liderazgo republicano".

Respecto a DACA, Bannon advirtió que la ventana de seis meses impuesta por el presidente para que el Congreso legisle y proteja a los Dreamers podría terminar por costarles la mayoría a los republicanos en la Asamblea de Representantes en 2018. Es una preocupación real, considerando que se trata de un partido brutalmente dividido, sobre todo en lo que respecta al tema migratorio. Resulta difícil imaginar al ultra conservador freedom caucus, la sub-bancada republicana del Tea Party, apoyando la protección de los indocumentados.

"No hay camino a la ciudadanía, no hay camino a la green card y no hay amnistía. La amnistía no es negociable", sentenció el ultranacionalista, replicando el sentimiento de muchos republicanos en el Congreso.

Durante meses se rumoró que una de las razones por las que Trump mantenía a Bannon en el gabinete era por su temor a lo que pudiera hacer desde afuera, y aunque por ahora, por lo menos en el discurso, el ex estratega se ha mantenido leal a su líder, habrá que ver cuánto tiempo dura su amor, sobre todo si Trump continúa alineándose con los demócratas y los globalistas que Bannon y su séquito tanto detestan. 

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.