NFL10.10.2017
(0)guardarlectura zen
Trump agita su guerra contra la NFL y los amenaza con quitarles sus beneficios fiscales
Por Hernán SarquisEl presidente ha alimentado una falsa controversia con la liga. Finalmente los equipos abordaron el asunto de manera interna.

Donald Trump y su Casa Blanca han hecho lo posible por distraer la atención de las desastrosas últimas semanas. Quizá con este objetivo Trump reavivo una controversia que a duras penas lo fue, aún en el punto más álgido del asunto: su guerra con la NFL.

En agosto de 2016 Colin Kaerpernick, un mariscal de campo de los 49ers de San Francisco dejó de ponerse de pie durante el himno nacional de Estados Unidos previo a los juegos de la NFL. El jugador explicó después que no pensaba pararse para mostrar orgullo a la bandera de un país que oprime a la gente negra y de color.

"Para mí esto es más importante que el football y sería egoísta de mi parte mirar para otro lado. Hay cuerpos en las calles y [policías] siendo suspendidos con goce de sueldo y librándose de asesinatos", dijo el jugador. 

Kaepernick estaba mostrando solidaridad con el movimiento Black Lives Matter que protesta la ola de asesinatos de personas negras que han ocurrido a manos de agentes de la ley a lo largo de toda la unión americana. Poco después, comenzó a hincarse durante el himno para mostrar respeto por los soldados caídos y al mismo tiempo protestar. Para la siguiente temporada ningún equipo contrató al mariscal de campo, se deduce que para ahorrarse la mala prensa que Kaepernick estaba provocando en los juegos. Sin embargo, jugadores de diversos equipos comenzaron a imitarlo. Entonces entró Donald Trump al debate.

Tras una penosa actuación con el huracán Maria en Puerto Rico, Trump desató su furia contra los jugadores de la NFL que protestaban durante la nueva temporada. Durante un evento de campaña del senador Luther Strange en Alabama, quien buscó sin éxito quedarse con la nominación republicana para la curul que dejó Jeff Sessions cuando se fue al gabinete de Trump, el presidente, en uno de sus típicos discursos improvisados, lanzó un ataque contra los dueños de los equipos de la NFL.

Colin Kaepernick en la portada de la revista TIME, octubre 2016

"No les encantaría ver a uno de los dueños de la NFL, cuando alguien le falte al respeto a la bandera, decir 'saquen a ese hijo de perra [sic.] del campo ahora mismo, está despedido'".

Trump dijo también que los ratings de la NFL iban en caída "masiva", y dijo que "esa gente" que se arrodilla estaban lastimando el deporte del football americano y que los espectadores deberían abandonar el estadio cuando eso ocurriera.

El siguien conal de Trump, declaró que estaba en desacuerdo con el presidente, "opino que está dividiéndonos", dijo.

Trump se defendió de quienes lo acusaron de racista: "El problema con arrodillarse no tiene nada que ver con la raza. Es un asunto de respeto por nuestros país, bandera e himno nacional. ¡La NFL debe respetarlos!".

Esa misma noche los Dallas Cowboys, junto con el dueño del equipo, Jerry Jones, salieron entrelazados de los brazos y se hincaron juntos, aunque se pusieron de pie en cuanto empezó a sonar el himno nacional norteamericano. Trump calificó la movida como "gran progreso" y dijo que "todos amamos a nuestro país". Jones declaró después que sus jugadores debían ponerse de pie para el himno y que no tolerarían faltas de respeto a la bandera.

El punto más extraño del debate llegó el pasado domingo cuando, en lo que muchos llamaron un acto planeado, Mike Pence se apareció misteriosamente en un juego de los Colts de Indianapolis contra los 49ers, quienes aún tras la salida de Kaepernick han continuado con las protestas previo a los juegos. Cuando predeciblemente los 49ers se hincaron durante el himno, el vicepresidente abandonó el estadio en protesta.

Pence publicó desde su cuenta de Twitter su explicación de lo ocurrido.

"Abandoné el juego de los Colts de hoy porque el presidente y yo no vamos a dignificar ningún evento que le falte al respeto a nuestros soldados, nuestra bandera, o nuestros himno nacional".

Pence agregó más tarde que, aunque todos tienen derecho a sus opiniones, "no creo que sea mucho pedir que los jugadores de la NFL respeten la bandera y nuestro himno nacional".

Pence fue inmediatamente acusado de haber planeado todo para seguir alimentando la falsa controversia. Por si fuera poco, se calculó que el viaje relámpago de Pence al estadio costó a los contribuyentes un cuarto de millón de dólares sólo para echar leña al fuego.

Lo cierto es que aquellos familiarizados con la historia de Donald Trump saben que su berrinche contra la liga de football se remonta muchos años atrás

Finalmente, hoy llegó el ataque más reciente de Trump. Desde su cuenta de Twitter el presidente cuestionó por qué la NFL "recibe recortes de impuesto masivos al mismo tiempo que le faltan al respeto a nuestro himno, bandera, y país", dijo. "¡Cambien la ley de impuestos!", demandó Trump.

Lo cierto es que aquellos familiarizados con la historia de Donald Trump saben que su berrinche contra la liga de football se remonta muchos años atrás. En los años 80 Trump fue dueño de un equipo llamado los New Jersey Generals que jugaban en una liga alternativa que pretendía competir con la NFL. Se sabe que Trump saboteo el éxito de la incipiente liga con la intención de que la NFL los absorbiera y él se convirtiera en un dueño de equipo de la liga mayor de manera automática. Por supuesto esto no ocurrió. Es un club muy exclusivo el de dueños de equipos de la NFL y Trump nunca ha sido bienvenido. 

Décadas después, en 2014 el hoy presidente hizo otro intento por unirse al club, esta vez Trump intentó comprar los Buffallo Bills, sin embargo, otro multimillonario le ganó la subaste con mil 400 millones de dólares. El berrinche no se hizo esperar.

"Aunque me rehusé a pagar un precio ridículo por los Buffalo Bills, yo hubiera producido un equipo ganador. Ahora eso no va a pasar". Trump de paso acusó a la NFL de ser "muy aburrida. Me da gusto no haberme quedado con los Bills. ¡Juegos aburridos, demasiadas faltas, todo es muy suave!". 

Parece que la amenaza a sus billeteras fue lo último que la NFL esperaba pues rápidamente cambiaron de postura. Durante días los dueños se mantuvieron firmes en sus críticas al presidente y en la exigencia del respeto a la libertad de expresión. Hoy se difundió una carta que Roger Goodell, comisionado de la NFL, envió a los dueños de los equipos.

Jerry Jones, el dueño de los Cowboys de Dallas se hinca en solidaridad con sus jugadores

En la misiva Goodell dijo estar "muy orgulloso" de la forma en que los dueños y los jugadores se habían esforzado por entender los problemas en sus comunidades. "En nuestras reuniones de comité de septiembre, escuchamos directamente a varios jugadores sobre porqué estos problemas son tan importantes para ellos y cómo podemos apoyarlos".

El comisionado explicó que entendía también que muchos fans querían que los jugadores respetaran el himno nacional, "pero también nos importan profundamente nuestros jugadores y respetamos sus opiniones y preocupaciones sobre asuntos sociales críticos. La controversia sobre el himno es una barrera para tener conversaciones hoenstas y para hacer verdadero progreso en estos asuntos de fondo", dijo, y aclaró que quieren superar este problema, pero hacerlo junto a sus jugadores.

La misiva concluye diciendo que la liga ya trabaja "en un plan" que revisaran en conjunto con los equipos y que incluirá elementos como "una plataforma dentro de la temporada para promover el trabajo de nuestros jugadores en estos temas clave, y ayudar a promover cambio positivo en nuestro país".

La NFL históricamente es la más conservadora de las ligas. A diferencia de la NBA o la MLB, la liga de football siempre ha estado fuertemente asociada con el lado más patriótico y militarista de Estados Unidos.

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.