Morena29.11.2017
(0)guardarlectura zen
Exclusivo: Tras destape de Meade, AMLO revive su apuesta por un tecnócrata "rebelde"
Por Andrés WainsteinEs Santiago Levy, vice del BID. Sus nexos con Zedillo y sus diferencias con Poncho Romo.

Como en el ajedrez, el movimiento de una pieza del adversario puede forzar cambios en la estrategia propia. Nada nuevo bajo el cielo de la política. Ese razonamiento está teniendo por estos días Andrés Manuel López Obrador, después de confirmar lo que ya esperaba, o más bien pretendía: que Enrique Peña Nieto se incline definitivamente por José Antonio Meade.

El líder de Morena está convencido que la polarización termina por beneficiarlo en un águila o sol: el emblema del sistema contra la figura de la ruptura. Como en pocos temas, AMLO y Los Pinos parecen tener la misma lectura sobre las elecciones que vienen.

Pero el movimiento de Peña Nieto, al destapar a José Antonio Meade, podría forzar a López Obrador a enviar un mensaje inconfundible a los mercados. Su discurso de ruptura debe calar en el electorado de los humildes, de los trabajadores, pero las señales hacia los hombres de negocios no tendrían que ir en ese mismo sentido.

Dicho de otra manera: los mercados deben comprender que López Obrador también garantizará la estabilidad para los negocios, para el comercio y la producción. ¿Cómo lograr ese mensaje? La respuesta podría estar el próximo 14 de diciembre en la definición de su eventual Gabinete.

De proponer a Santiago Levy Algazi para la Secretaría de Hacienda, López Obrador demostraría que la tecnocracia también tiene un jugador importante de su lado.

LPO reveló varios de los nombres que ya están casi confirmados para algunos puestos, pero también este medio destapó la feroz batalla que existe entre las diferentes tribus para ocupar ese espacio. Alfonso Romo quiere ese lugar para uno de sus hombres y su favorito sería Abel Hibert, rector de Posgrado en la Universidad Metropolitana de Monterrey (UMM).

Por otro lado, el grupo de "Los Históricos", ligados a Carlos Manuel Urzúa. Allí aparecen también Gerardo Esquivel -que elogió en público las reformas de Peña Nieto- y Arturo Herrera. El candidato de este grupo es Rogelio de la O, por su prestigio y vínculo con empresarios nacionales e internacionales.

Pero en los últimos días revivió un viejo proyecto de AMLO: proponer a Santiago Levy Algazi para la Secretaría de Hacienda. López Obrador demostraría así que la tecnocracia también tiene un jugador importante de su lado.

Pero, ¿quién es Levy? Se trata de un hombre cercano a la administración Zedillo: fue su ex subsecretario de Egresos -un virtual vicesecretario de Hacienda- que traspasó las gestiones de Jaime Serra Puche, Guillermo Ortiz Martínez y José Ángel Gurría Treviño en el sexenio.

Respetado académicamente en todo el mundo, Levy es actualmente vicepresidente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), uno de los máximos organismos de financiamiento para América Latina, que además posee cierto prestigio frente a la ortodoxia del FMI, tan criticada por el progresismo regional.

Como ya explicó LPO, en su currículum figura un dato importante: Levy participó de la reestructuración del programa Solidaridad de Carlos Salinas de Gortari, eliminando la participación de intermediarios en la asignación de programas.

El proyecto de asignación universal de Levy reactivaría las discusiones entre las tribus de economistas morenos, por la necesidad de subir el IVA.

Levy es, además, autor intelectual de un proyecto de asignación universal que fue presentado en el pasado al entonces candidato Enrique Peña Nieto, como reveló días atrás Jorge Castañeda. Pero Videgaray, Meade y compañía salieron al cruce por su elevado costo fiscal, que incluiría la extensión del IVA, una decisión siempre antipática para un líder político.

Este proyecto fue explicado también a López Obrador, que por estas horas evalúa la conveniencia de ofrecerle Hacienda a Levy. Los activos están claros: mostrar un hombre respetado por los mercados, serio y profesional en el manejo presupuestal y con conocimiento de temas sociales.

Su proyecto de asignación universal, sin embargo, reavivaría las discusiones entre las tribus de economistas morenos. Romo se cansó de repetir en los últimos días que de ganar en 2018, el eventual gobierno de AMLO no implementaría ningún alza de impuestos. Una promesa que no se podría cumplir si se quieren ampliar los programas sociales.

LPO informó hace más de ocho meses sobre las conversaciones que se abrían entre allegados de AMLO y Levy. Un empresario cercano al líder de Morena habría retomado esos contactos en las últimas semanas. ¿Se impondrá el vice del BID para Hacienda? Faltan algunas semanas para conocer la decisión final del tabasqueño.


Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.