Petróleo
Por la caída de inversión de Pemex, se pierden más de 60 mil empleos en los estados petroleros
"La drástica reducción de la inversión de Pemex es el principal error de la reforma energética", advierten los especialistas.

Ciudad del Carmen es un municipio del estado de Campeche que cuenta con una población de casi 170 mil habitantes. Su principal actividad económica, además del turismo, estuvo vinuculada al sector de hidrocarburos, habiéndose convertido en un importante centro de operaciones de Pemex.

Sin embargo, desde la reforma energética y a causa del abrupto recorte de las asignaciones presupuestarias otorgadas a la empresa estatal, el municipio sufrió un verdadero colapso de su actividad económica.

Según datos de la propia Secretaría de Hacienda (SHCP), los recortes presupuestarios de las asignaciones a Pemex desde la reforma energética en 2014, llegan al 50% de los fondos. El año que comenzó el recorte la petrolera estatal invirtió unos 29 mil millones de dólares. En 2015 redujo el monto a 19 mil millones de dólares. En 2016 fueron 12 mil millones y en 2017 apenas 10 mil millones de dólares. El gasto operativo, también sufrió una reducción pasando de los 13 mil millones de dólares a los 10 mil millones de dólares de 2014 a 2017.

"Desde la reforma se han perdido una enorme cantidad de puestos de trabajo en la parte de exploración y producción debido a los recortes. También hay que considerar que la reducción en la actividad de Pemex significa una disminución en la actividad de las compañías de servicios conexos", señaló Víctor Rodríguez Padilla, especialista en políticas energéticas, en dialogo con LPO.

Según datos de la Asociación de Hoteles y Moteles de Ciudad del Carmen en Campeche, casi un 80 por ciento de los trabajadores del sector perdieron su empleo por el impacto en la actividad de la baja de inversión de Pemex.

El problema es que menos trabajos y menos contrataciones significan menos dinero gastado en las economías regionales y locales lo que ha afectado seriamente a la industria hotelera y alimenticia de los estados petroleros. "Los salarios de Pemex son muy altos pero todo se ha acabado. Es una reacción en cadena en cuanto a derrame de ingresos. También está el dinero que va del fondo del petróleo a los estados y, a través de ellos, a los municipios. Ese dinero también ha decrecido", agregó Rodríguez Padilla.

Según la Asociación de Hoteles y Moteles ya para el 2016, por consecuencia de estos drásticos recortes, en Ciudad del Carmen el sector hotelero sintió el golpe: de 51 socios, 9 habían cerrado, 16 estaban en proceso de hacerlo y 26 habían clausurado parte de sus instalaciones. A su vez, el 80% de los trabajadores había sido despedidos.

Al haber menos gente que gastara sus salarios (los trabajadores de Pemex, las empresas contratistas y las compañías conexas) y aumentar el desempleo local, comenzó un círculo vicioso que terminó por afectar todo tipo de actividades.

Según reconoce el Consejo Coordinador Empresarial de la Ciudad del Carmen, los hoteleros dependían completamente de la industria petrolera.

Las razones del ajuste

El gobierno de Peña Nieto afirmó en su momento que los recortes al presupuesto de Pemex se compensarían, a partir de la reforma, con inversión privada. Esto permitiría además al Estado hacer frente al fuerte déficit fiscal en el que se encontraba. El problema es que los tiempos del sector privado, como sus prioridades, son muy distintas a las del sector público.

Por eso, la reducción presupuestaria que afectó sobre todo al área de exploración y producción de Pemex (a la cual la empresa destina casi un 80% del presupuesto en cuestión) afectó dramáticamente la vida los estados petroleros cuyas economías están ligadas a la actividad. En Tabasco, por ejemplo, hay de 17 municipios de los cuales 14 dependen de la actividad petrolera.

La sede de Pemex en Tabasco.

"El mercado en muchos estados y municipios se está colapsando y surge un fenómeno que podríamos llamar "mercado estacionario circulante", que indica la venta en círculos de bienes y servicios entre los habitantes de un lugar. Este fenómeno surge en estados como Tamaulipas, Veracruz, Tabasco y Campeche, cuyo detonador para este tipo de mercado fue la caída de inversión por parte de PEMEX y CFE", señaló Ramsés Pech, analista del sector energético.

"El único error de la reforma fue la reducción de la inversión de Pemex en forma abrupta. Sanearon las finanzas a un costo social enorme. La inversión privada no llega de la noche a la mañana", agrego Pech.

Para peor, las reducciones presupuestarias no hicieron más que empeorar la situación generada por la caída del precio del crudo la cual ya había comenzado a reflejarse en los indicadores sociales.

Un duro golpe al empleo

Según el IMSS, en los estados de Tabasco, Campeche y Veracruz se han perdido alrededor de 63 mil empleos. Para ser más precisos del 2012 al 2017 Campeche perdió 29 mil 799 fuentes de trabajo, Tabasco 17 mil 51 y Veracruz 16 mil 429. Actualmente las tasas de desocupación en los Estados de Tabasco y Campeche hacienden a 6,9% y 3,9% respectivamente, muy superiores a la desocupación registrada para todo México de 3,4%. Según estimaciones esto se traduce en unos 22 mil millones de pesos que ya no circulan por la economía.

"Los estados petroleros están condenados a colapsar ante la falta de inversión de proyectos de energía que generen el mismo flujo de efectivo circulante (dinero que gastaban los empleados y las empresas hasta antes de la reducción de los presupuestos)", agregó Pech.

El gobierno buscó sanear las finanzas de Pemex a un costo social enorme, no previeron que la inversión privada no llega de la noche a la mañana, advirtió el analista Ramsés Pech.

Teniendo en cuenta el recorte del flujo, se hace necesario una inversión directa en energía que reemplace la proveída antes por Pemex y la CFE. Si bien existen contratos para proyectos que podrían generar dicho flujo en los estados mencionados, esto no ocurrirá en el corto plazo para que pueda repercutir sobre las economías locales reactivando la actividad y generando empleo.

"Algo nuevo en la industria energética tarda al menos dos años en comenzar a operar. Hasta ahora la mayoría de los proyectos asignados existen solo en papel. La idea no es firmarlos sino ejecutarlos. Además, la reforma energética no se ha planificado. Las leyes aprobadas son los medios para administrar pero no se ha realizado una plan estratégico a nivel nacional teniendo en cuenta estos aspectos", finalizó Pech.

Si bien se ha anunciado que hay 93 mil millones de dólares para invertir en el sector, solo 4 mil millones están realmente comprometidos en los papeles firmados en las licitaciones. "El resto es suponiendo que todo los bloques van a tener éxito. Además es una cifra estimada, aun no tienen reservas probadas Es algo mediático, claramente, para poder decir que la reforma está siendo exitosa en una año de elecciones. Inflan las cifras para poder decir que el proceso es muy exitosos y hay que seguir", finalizó Rodríguez Padilla.

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.