Comercio
México ingresa al TPP-11 y se activa el Plan B ante riesgos por el futuro del TLCAN
El acuerdo Transpacífico se firma mañana jueves en Santiago de Chile.

Mañana jueves tendrá lugar en Santiago de Chile la firma del Acuerdo Integral y Progresivo de Asociación Transpacífico (TPP11) el cual, según expertos, constituye una salvaguarda para México ante la política proteccionista de Trump. Dado que las tensiones en las negociaciones del TLCAN no paran de aumentar, sobre todo luego de las candentes declaraciones del Gobierno de EU de aplicar aranceles al acero y la aluminio, la firma de este tratado para México podría ser una alternativa para asegurar la viabilidad económica de muchos sectores.

Al ser México altamente dependiente del comercio internacional (éste representa dos terceras partes del PIB y de los flujos de inversión extranjera directa que representan alrededor de 2% del PIB), al integrarse a la negociación del TPP, México tuvo la oportunidad de ser parte de los países que están diseñando las reglas de la nueva arquitectura comercial internacional.

"México es un actor relevante dentro del comercio internacional. En 2015, sus exportaciones representaron 2.31% de las exportaciones globales y 2.42% de las importaciones mundiales lo que lo colocó como el 13º exportador y 12º importador a nivel mundial", señaló Luz de la Mora Sánchez, ex Jefa de la Unidad de Relaciones Económicas y Cooperación Internacional en la Secretaría de Relaciones Exteriores y miembro del equipo de negociación del TLCAN en dialogo con LPO.

La negociación del TPP 11 requirió 35 rondas de negociaciones que concluyeron en octubre de 2015. Este se firmó el 4 de febrero de 2016 en Nueva Zelanda y entrará en vigor una vez que se cuente con la aprobación en las legislaturas nacionales de los países miembros. En caso de que ello se concrete, México ampliaría su acceso preferencial a los mercados de 52 socios que representan casi 62% del PIB mundial y cerca de 20% de la población global.

En este sentido, se destaca que ha sido considerado un acuerdo comercial de vanguardia con los estándares más elevados en el Siglo XXI lo que se refleja en disposiciones comerciales que van más allá de los TLC negociados por México hasta ahora, así como de las reglas del comercio internacional de la Organización Mundial del Comercio (OMC).

"El TPP 11 demuestra que la agenda proteccionista de Trump no ha permeado en el mundo del comercio. Es una forma de hacer un frente común de los países con una visión común sobre la conveniencia de mantener un sistema multilateral abierto y fuerte frente a los embates de Trump. En el contexto del TLCAN, el TPP 11 es una forma de buscar mercados más allá de EEUU en la región con las mayores perspectivas de crecimiento económico y donde se desarrollan las cadenas globales de valor", destacó De la Mora Sánchez.

Luego de la firma se espera que el tratado sea ratificado por el Senado mexicano durante el mes de abril lo que según Héctor Larios, presidente de la Comisión de Comercio y Fomento Industrial, dependerá de las objeciones que se presenten por parte de sectores específicos que pudieran verse afectados por las cláusulas de dicho acuerdo. En este sentido, representantes de la industria textil y de calzado habían hecho conocer sus fuertes objeciones al acuerdo temiendo la posibilidad de que productos de países como Vietnam y Malasia invadan el mercado mexicano perjudicando a los industriales locales.

Esta opinión es compartida por José Luis de la Cruz, Director del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico, quien señaló la contradicción inminente entre el TPP 11 y el TLCAN al buscar el primero disminuir el contenido nacional. Según lo expresó en un reciente artículo "el acuerdo facilitará la exportación de naciones de alta productividad y competitividad que cuentan con el apoyo de sus gobiernos y que instrumentaron una política industrial durante las últimas cuatro décadas". En pocas palabras: los ganadores serían los países del Este de Asia.

A pesar de esta objeción, expertos en comercio internacional han criticado la postura de los empresarios mexicanos de los sectores mencionados argumentando que ya desde hace tiempo existe una fluida relación comercial con estos países y que el problema real de la industria mexicana para estos segmentos es su falta de competitividad. Asimismo, recalcan que el tratado abrirá las puertas a nuevos mercados a los productos mexicanos que deseen explorar territorios desconocidos.

Según datos de la Secretaría de Economía, ya para el 2015 casi 70% del comercio de México con los países del TPP 11 se realizaba en condiciones preferenciales bajo algún TLC. Los 6 nuevos socios del TPP 11 representaron, en 2015, casi 2% del comercio total de México, donde las importaciones mexicanas de dichos países representaron 3.4% del total en tanto que las exportaciones fueron apenas 0.5% de las ventas que México realizó al mundo.

"México tendrá que competir en su mercado con productos originados en países con quienes compite en sectores que hasta ahora han mantenido niveles de protección elevada como textil, confección y calzado. Los sectores en México deberán tomar esto como una oportunidad para buscar fortalecer su producción vía inversiones e innovación así como agregar valor para poder avanzar en la cadena de producción", agregó De la Mora Sánchez.

El TPP 11 le permite a México estar en mejores condiciones para mantener su participación en el mercado estadounidense e incluso mejorarla. Tanto México, como los otros socios de los Estados Unidos, tendrán condiciones preferenciales para acceder a ese mercado. De no ser parte del TPP 11, México habría quedado en desventaja frente a estos nuevos socios, como puede ser frente a Japón en el sector automotriz, frente a Vietnam en los casos de textil-confección y calzado, o Malasia en productos electrónicos, por mencionar los principales.

En esta línea, se destaca que el acceso al TPP 11 pueden ayudar a encontrar nuevos mercados. Por supuesto, esto requerirá de tiempo, esfuerzos y trabajo focalizado, según afirmaron los expertos consultados. Aun así, no puede considerarse como un sustituto al mercado de los Estados Unidos. Lo que sí, complementará la estrategia de una política comercial abierta basada en un sistema de comercio de reglas claras.

"Las ventajas para México son el acceso a mercados para sectores como el agroalimentario. México puede convertirse en una plataforma para la exportación de productos industriales en el Hemisferio debido a las cláusulas de acumulación del origen. México se vincula a la región que está dictando el futuro de las Cadenas Globales de Valor (CGV). Las oportunidades para México en el sector exportador se ubican, sin duda, en el sector agropecuario, así como en el sector automotor y de autopartes. Igualmente, se abren importantes posibilidades en la exportación de servicios (profesionales, de apoyo a las empresas, comercialización, turismo, telecomunicaciones, energía) en donde México tiene un gran valor agregado que aportar a las CGV. El TPP también asegura que México siga siendo un sitio atractivo para la inversión extranjera directa que ya representa más de 2% del PIB nacional anualmente", finalizó De la Mora Sánchez.

Adicionalmente el TPP 11 también puede ser una herramienta para que México mantenga su vinculación en las cadenas productivas de América del Norte y garantizar su continua participación en la producción regional y en el mercado de los Estados Unidos que hoy es superior a 13%.

Una política de diversificación comercial

Considerando la política comercial mexicana en su conjunto, el presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores Europa, Miguel Enrique Lucia Espejo, destacó que, a la vez, las negociaciones con la Unión Europea en materia comercial pueden, además de constituir un recurso adicional en materia productiva, ayudar a fortalecer la posición de México en la negociación del TLCAN.

"Las negociaciones con Europa están muy avanzadas y en cualquier momento se podrán cerrar. El problema son las elecciones", destacó Lorena Ruano, Investigadora Centro de Investigación y Docencia Económicas, en dialogo con LPO. "La unión Europea tiene interés en renovar el acuerdo y modernizarlo. Gracias a la paranoia que generó la política de Trump las negociaciones se han podido acelerar a un ritmo sorprendente y muy posiblemente se puedan cerrar a fines de marzo. De no firmarse para dicha fecha muy probablemente se cerraran luego de las elecciones presidenciales. México es un socio que a Europa le interesa y nuestro país le conviene por la inversión que podría atraer."

En pocas palabras México está buscando alternativas para enfrentar cualquier eventualidad que pudiera ocurrir con respecto a su relación con los Estados Unidos. Sí, no será fácil compensar la pérdida de sus socio comercial más importante en el corto plazo pero sin duda las autoridades el gobierno mexicano están en la búsqueda de alternativas que ayuden a lograr una transición lo menos dolorosa posible.

"México es distinto al resto países. Tiene una integración con la economía de los Estados Unidos muy particular a través de pactos que han incentivado un crecimiento sin precedentes del comercio inter industrial, particularmente en la industria automotriz. Específicamente, este último sector está totalmente integrado, lo que deja a México en una situación de vulnerabilidad en caso de que las cosas no salgan bien con las negociaciones del TLCAN", comentó un alto funcionario de una organismo internacional que pidió no ser citado.

De todas formas, según el funcionario, México está haciendo la tarea y está en tratativas con distintos países para diversificar sus exportaciones e importaciones. Precisamente, la política comercial de México se ha construido a través de tratados de libres comercio sin pertenecer a ningún mecanismo de integración para así conservar una mayor libertad de opciones.

"Las ventajas de ellos son el alto nivel para negociar y el nivel de profundidad: no tiene que pedirle permiso a nadie si quiere firmar algún tratado de libre comercio, lo cual que sería el caso si perteneciera a un mecanismo de integración. La desventaja es que no se pueden generar cadenas de producción, sobre todo con Latinoamérica. Sí, las armado con los Estados Unidos pero a las PYMEs Mexicanas les conviene construirlas con Latinoamérica", finalizó el funcionario.

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.