Argentina
Golpeado por la corrida contra el peso argentino, Macri tuvo que pedir ayuda al FMI
Confirmó que inició pláticas con Lagarde. Se estima que será un préstamo de US$ 20,000 millones.

Los mercados siguen presionando fuerte al presidente de Argentina, Mauricio Macri, en medio de un profundo debate sobre la viabilidad de su ajuste "gradualista", tras más de dos años de gestión con un déficit que no cae de la forma que los inversionistas esperaban.

En las últimas semanas, el peso argentino sufrió una caída muy por encima del resto de las monedas de los mercados emergentes, demostrando que no se trata sólo de un fenómeno mundial, sino que existen desacoples locales que Macri no atendió. El dólar rompía esta mañana la barrera de los 23 pesos, en espera de más anuncios del Gobierno.

Hace instantes, el mandatario argentino tuvo que salir en spot grabado sin prensa para anunciar que había iniciado conversaciones con el FMI, con el objetivo de solicitar una amplio crédito -los analistas hablan de no menos de 20,000 millones de dólares- para engrosar las reservas y poder enfrentar así la corrida.

"Frente a esta nueva situación internacional, y de manera preventiva, he decidido iniciar conversaciones con el FMI para que nos otorgue una línea de apoyo financiero. Hace minutos hablé con Cristine Lagarde, su directora. Nos confirmó que vamos a arrancar hoy mismo a trabajar en un acuerdo", dijo Macri en su escueto mensaje.

Frente a esta nueva situación internacional, y de manera preventiva, he decidido iniciar conversaciones con el FMI para que nos otorgue una línea de apoyo financiero. Hace minutos hablé con Lagardea. Nos confirmó que vamos a arrancar hoy mismo.

El video se conoció después de un cumbre secreta en la Casa Rosada, donde su equipo económico se reunió de urgencia para debatir el camino a seguir. En total hermetismo, su equipo salía sin dar declaraciones a la prensa, lo que generó todavía una mayor incertidumbre.


Allí estuvieron los vicejefes de Gabinete, Gustavo Lopetegui y Mario Quintana, y los ministros de Hacienda, Nicolás Dujovne; de Energía, Juan José Aranguren; de Finanzas, Luis Caputo y de Producción, Francisco Cabrera. Del encuentro participó el presidente del Banco Central, Federico Struzenegger, que no suele acudir a estas citas.

El Gobierno intentó bajar la tensión calificándola como una simple "reunión de monitoreo", pese a la inusual presencia de Sturzenegger. "El Gobierno está satisfecho por cómo se comportó el mercado cambiario en el primer día después de los anuncios", intentaron transmitir optimismo los voceros.

La complejidad de la situación no detuvo las internas dentro del equipo económico. En las reuniones de este lunes, a Quintana se lo vio golpeado por las críticas en su contra. Pero el vicejefe de Gabinete no abandona sus jugadas y sigue presionando para correr a Nicolás Dujovne y ubicar en su lugar a Vladimir Werning, su economista de confianza. Tampoco deja de criticar a Sturzenegger ante cualquiera que desee escucharlo.

Este internismo permanente en el equipo económico es el que hace que en el mercado consideren que por más cambios que analice Macri, ningún economista serio, capacitado y con una mirada global de la economía aceptaría asumir con este esquema de ministerios múltiples y el trío de supervisores.

El mensaje del mercado es muy claro: Macri tiene un problema de diseño de poder, que tiene que resolver antes de cualquier cambio en la política económica o de nombres en su equipo. Aunque también el mercado le está pidiendo claramente que esa reestructuración tiene que incluir una conducción unificada bajo el ala de un ministro de Economía que decida sobre todas las áreas que hoy están divididas. 

Ya se lo dijeron Cavallo, todos los economistas externos al Gobierno y las agencias internacionales. Como reveló LPO, Macri ya estuvo contactando también a otros reconocidos economistas por fuera de su círculo de colaboradores. 

Asesorías externas

La reunión con Martín Lousteau se produjo la semana pasada y Macri le pidió su visión sobre la compleja situación económica, lo que revela que el Gobierno o al menos el Presidente ya vislumbraban posibles inconvenientes. El ex ministro le dijo que si no se ocupaba de generar un consenso amplio con sectores de la oposición para mostrarle al mundo que el camino de ajuste gradual tenía respaldo para sostenerse en el tiempo; no le iba a quedar otro camino que hacer un ajuste duro y rápido.

Luis Caputo y Federico Struzenegger salieron anoche de la Casa Rosada sin hacer declaraciones.

Aunque Nielsen participa de manera esporádica el equipo económico de Sergio Massa, también tiene una relación cercana a Macri ya que en la década del 90 trabajó para Socma como agente de colocación de deudas. Justamente, el Presidente lo escucha por su experiencia en la reestructuración de deuda durante el primer gobierno de Kirchner.

Según supo LPO, Nielsen le hizo llegar por mail a Macri la propuesta de política monetaria de los economistas Diego Giacomini y Javier Milei. Se trata de un documento de 60 páginas que plantea básicamente abandonar las metas de inflación y cambiarla por una política de "Agregados Monetarios", que limitaría la cantidad de dinero en circulación impidiendo el exceso de emisión monetaria y sería el mercado y no el BCRA el que ajuste la tasa de interés.

Esta propuesta -que en su momento fue respaldada por Cavallo- había sido desestimada desde la conducción del Banco Central porque argumentaban que llevaría las tasas de interés al 40%. La realidad terminó siendo cruel con esa postura y fue el propio Federico Sturzenegger el que llevó la tasa a ese número para frenar el dólar.

Macri recibió con buena predisposición la propuesta y se tomó unos días para estudiarla, lo que revela que evalúa algún cambio de fondo. Luego, lo llamó a Sturzenegger y lo bombardeó con preguntas sobre la política monetaria. El presidente del BCRA se vio obligado a armar un documento de 8 páginas para llevarle al Presidente en defensa de su política.

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.