Economía
El banco central de Argentina tuvo que ofrecer más de US$ 5,000 millones para calmar el dólar
Aun así, no lo contuvieron y cayó otro 7%. El gobernador Sturzenegger en la mira.

El Banco Central de Argentina salió a jugar fuerte en el arranque de la semana y realizó una mega oferta de 5.000 millones de dólares a $25 en el mercado mayorista, lo que derivó en un salto de $2,31 en la cotización mayorista e impulsó al minorista a $25,50 a primera hora de la mañana, precio en el que cerró en el promedio de los bancos comerciales.

Tras algunos rumores de un "anuncio" del Banco Central antes de la apertura de los mercados, finalmente la novedad llegó con las primeras operaciones en el segmento mayorista: una fuerte oferta más de dos pesos por encima del cierre del viernes.

Con esta medida, logró en una primera etapa de la mañana que la moneda estadounidense se ubicara a $24,60, pero con el correr de las horas el precios fue subiendo y cuando llegó a $24,85, el Banco Central reiteró la oferta a de 5.000 millones de dólares a $25.

Quince minutos del cierre, la demanda ya se ubicaba en $24,99 y el mercado se le animó al Banco Central, que terminó vendiendo sobre la hora 400 millones de dólares. Esto llamó fuertemente la atención de analistas y políticos: la apuesta del Banco Central era que los bancos -que habían comprado dólares las semanas anteriores- vieran un techo y salieran a vender por debajo de ese monto haciéndose de ganancias en pesos para colocarlos en Letras del Banco Central en la megalicitación de mañana.

Pero no fue así, conforme pasaron las horas, e incluso con el Banco Nación vendiendo -se estima que 200 millones de dólares-, la demanda fue presionando hasta llegar a erosionar la oferta del Banco Central. "Sturzenegger -gobernador del Banco Central- salió con toda la artillería pesada a poner un techo e igual se animaron a torearlo", resumió un analista.

"Sturzenegger salió con toda la artillería pesada a poner un techo e igual se animaron a torearlo", resumió un analista.

Es que además de vender reservas internacionales, el Banco Central liberó la exigencia de efectivo mínimo diario de los bancos por el mes de mayo -el 50% de los encajes del mes previo- para que, por un lado, las entidades pudieran hacer frente al mayor retiro de depósitos; y, por otro, para que dispongan de mayor cantidades de pesos para ayudarlo a superar el supermartes, cuando venden $645.000 millones de Letras del Banco Central (Lebacs).

'Sturzenegger salió con toda la artillería pesada a poner un techo e igual se animaron a torearlo', resumió un analista.

Al permitir a partir de hoy integrar los encajes trimestralmente, Sturzenegger les dio a los bancos mayor margen de maniobra y mayor cantidad de pesos para operar en el mercado de pesos. Con la restricción impuesta el viernes 4 para que la posición general neta en moneda extranjera en el 10%, los bancos no pueden salir a comprar dólares y meterle más presión a la cotización.

La jugada del Gobierno implica una fuerte devaluación de la moneda, en torno al 7,5% con respecto a la cotización del cierre del viernes, que ya acumulaba en lo que va del año una depreciación del 25,4%. Por ende, a hoy, el dólar acumula un alza de 34,8% desde comienzos del año y se enarbola en el podio de la moneda más devaluada en 2018 detrás del bolívar venezolano.

Las intervenciones del Central tienen que ser puntuales, quirúrgicas y contundentes. Hoy tendrían que haber dejado flotar el dólar hasta que suba a su techo y recién ahí vender US$ 5.000 millones para que baje fuerte y hacer que todos los que compraron pierdan.

En total, en el mercado se operaron 1.326 millones de dólares y en el mercado de futuros de Rosario, Rofex, otros 1.176 millones con contratos a $25,53 para fines de mayo y $26,36 millones para fines de junio. Para diciembre la cotización del dólar futuro llegó a $30,5. En otras palabras, el mercado no confía en que el Banco Central haya logrado ponerle un techo duradero a la divisa.

La clara intención del Central de establecer un nuevo precio de referencia se trasladó rápidamente al minorista, que saltó de los $23,70 del cierre del viernes a $25,50, según la cotización del Banco Nación. Más tarde, el valor de venta bajó a $25,10 y cerró en $20,30, la más baja de la plaza junto con el Banco Patagonia. En el otro extremo, cerró el Banco Galicia con $25,80 por dólar estadounidense.

La suba del dólar parece una respuesta del Gobierno a los pedidos del Fondo Monetario Internacional. Como reveló LPO, el FMI no está dispuesto a financiar el atraso cambiario y, en lo que se conoce como "prior actions", medidas a tomar antes de poner en vigencia el acuerdo, exigiría exactamente eso: que dejen flotar el dólar hasta que encuentre su punto de equilibrio.

Mala praxis

"Es un desastre lo del Banco Central, hay mala praxis cambiaria", acusó un reconocido economista con amplia experiencia en temas monetarios en diálogo con LPO. "A la suma de desaciertos, hoy tuvieron uno más. Las intervenciones del BCRA tienen que ser puntuales, quirúrgicas y contundentes. Por ejemplo, hoy tendrían que haber dejado flotar el dólar hasta que suba a su techo y recién ahí vender 5.000 millones de dólares para que baje fuerte y hacer que todos los que compraron pierdan", agregó la fuente.

Es que en efecto, la extraña decisión de Sturzenegger de abrir la jornada anunciando que ponía USD 5.000 millones de reservas para vender dólares a $25 fue vista como un desafío a pulsear al mercado, que encima no le salió muy bien.

El blue terminó en $26, el mayorista a $25 y el minorista a 25,51 y sobre la última media hora de operaciones el mercado se envalentonó y le pulseó fuerte al Central obligándolo a desprenderse de USD 400 millones de reservas y apelar al Banco Nación para que venda otros USD 200 millones, justo cuando arrecian las versiones de renuncia de su presidente, Javier González Fraga, del licencia en España.

"La mesa del Central es muy mala, corrieron toda esta crisis de atrás y nunca hubo una estrategia clara", agregó a LPO un importante operador. Sturzenegger puso al frente de la mesa encargada de operar en el mercado a Agustín Collazo, que viene de operar derivados en Morgan Stanley en Nueva York. "No tiene experiencia en un mercado como el argentino", fue la respuesta lapidaria.

De hecho, el viernes pasado también terminó lastimado Sturzenegger cuando luego de gastar USD 1.100 millones y en ese momento en el mercado se coincidía que la salida más razonable que le quedaba al jefe de Central para este lunes era dejar flotar el dólar hasta que encuentre el equilibrio, lo que en la jerga se conoce como overshooting, para dejar de perder reservas.

Las críticas explican en buena medida porqué ese día había rumores muy fuertes de la renuncia de Sturzenegger, posibilidad que este lunes se ubicaba para justo después que se cierre el acuerdo con el FMI, si se cierra.

En el mercado estimaban este lunes que por sus desacertadas intervenciones el Central ya perdió unos 37.000 millones de pesos, desde que empezó la corrida.

Además, en el mercado advierten que las intervenciones de la entidad monetaria no están ancladas en un plan económico. Una obviedad, que este sábado Carlos Melconian, puso en blanco sobre negro, en una explosiva conferencia.

Es tan evidente que el Central gira sobre el aire, que este lunes la decisión de poner el dólar en $25, generó una devaluación adicional del 7%, disparando por arriba del 25% las proyecciones de la inflación para este año; lo que a su vez complica todas las paritarias, las cerradas y las que están en plena negociación, como las docentes.

La incapacidad de Sturzenegger para frenar la corrida llevó al Central ha dilapidar una cantidad inmensa de reservas a precios bajos, que ya superan los USD 9.000 millones.

En el tercer mes del año se vendieron reservas por USD 2.040,4 millones, en abril por USD 4.730,3 millones y en mayo ya van USD 2.600 millones sin poder frenar la suba del dólar, que en este período pasó de $20,4 a $25,3.

Por ejemplo, el viernes pasado se vendieron 1.100 millones de dólares alrededor de $23 y este lunes abrieron las operaciones ofreciendo divisas a un tipo de cambio de $25.

Hernán Hirsch, director de FyE Consult, reconoció las deficiencias en la estrategia del Central: "Me parece que el BCRA no se dio cuenta que sin tener acceso al crédito es muy difícil fijar un tipo de cambio. Eso hace que el valor sea difícil de determinar y mientras tenes pérdidas de reservas. En tanto no se resuelva el problema del crédito va a seguir teniendo este problema y va a estar muy difícil frenar la corrida", afirmó a LPO.

"Un cambio de equipo económico podría ser una buena señal, pero hay un problema de políticas que es más profundo. La vulnerabilidad de la macroeconomía es cada vez mayor y las reservas de libre disponibilidad están tendiendo a cero. Se están quedando sin balas", concluyó Hirsch. 

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.