Renovación06.07.2018
(0)guardarlectura zen
Furioso con Zepeda, Marko se quedó sin curul en el Senado y ahora peleará la dirigencia del PAN
LPOSe cumplió el peor escenario para el anayismo. Este resultado profundiza las grietas en sus propias filas.

Dicen que un buen Capitán tiene la obligación de ser el último en abandonar la embarcación cuando se hunde. Por eso, cuando un líder es el primero en reservar su lugar en el bote de emergencia, el resto de la tripulación le pierde el respeto. Acaso el ejemplo más claro sea Enrique Ochoa, que tuvo que dejar la campaña a mitad de camino por la resistencia que se generó entre los priistas, al amarrarse una pluri para San Lázaro, cuando era evidente que se avecinaba una tormenta perfecta.

Pero no fue el único. En el PAN también hubo mucho malestar con Damián Zepeda, que se reservó una pluri para el Senado, desplazando incluso a otros incondicionales de Ricardo Anaya. Una decisión que hoy, con el resultado de la elecciones, genera sus primeras consecuencias de cara a la renovación que tendrá el PAN.

Un breve repaso. Zepeda se reservó una de las tres posiciones que suelen estar al servicio de la cúpula azul. El puesto 1, el 4 y el 7 siempre son definidos por la Comisión Permanente, mientras el resto se vota en base a las propuestas de los Comités Estatales. Esta vez, después de una operación orquestada por el propio Zepeda, no hubo votación.

Esta situación derivó en el famoso reproche de Javier Corral, que amagó con romper su alianza con Anaya. Otro de los lastimados, y no parece una casualidad, fue Marko Cortés, el efectivo comisario de Anaya en San Lázaro.

Cortés quería -en primer lugar- pelear por una curul de mayoría, pero las negociaciones al interior del Frente se lo impidieron, porque la dupla de Michoacán se reservó para dos perredistas. Cortés aceptó entonces ir por una pluri. Claro, suponía que el mecanismo sería el de siempre: las propuestas más votados en el Consejo del PAN ocuparían los primeros lugares de la lista. No fue así, y la lapicera de Zepeda definió todo.

Zepeda ubicó a Cortés en el octavo lugar de la lista nacional, por debajo de Miguel Ángel Mancera, de la propia postulación de Zepeda, y de Rafael Moreno Valle, quien exigió ese lugar al declinar su carrera presidencial. Ahora Marko se quedó sin Senado, porque con la votación nacional del PAN apenas ingresarán seis pluris.

Un verdadero golpe para un aliado incondicional de Anaya, que ahora busca pelear la sucesión del PAN. "Damián quedó muy golpeado en las propias filas azules, no puede apostar a nada con el resultado que sacó. Si apenas ganamos en Guanajuato", explicó un operador del blanquiazul.

Marko empezó a moverse y ya se reunió incluso con caciques que en principio tenían acuerdos con Zepede, como Jorge Romero, que consiguió retener la alcaldía de Benito Juárez, su histórico bastión, para consolidarse como el referente del PAN en la Ciudad de México.

En el anayismo esperan que el rival de Marko sea Roberto Gil Zuarth, que cuenta con el apoyo de la liga de gobernadores. Pero Gil no cierra otras puertas: evalúa junto a Felipe Calderón la posibilidad de crear un nuevo espacio político de oposición. Las firmas las conseguiría también con el apoyo de los mandatarios azules. La guerra azul recién se desata. 

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.