Presidenciales29.06.2015
(0)guardarlectura zen
¿Videgaray es el sucesor preferido de los Estados Unidos?
LPOEl secretario suma señales desde los EU. El avance de las reformas, la clave de su potencial candidatura para 2018.

Se sabe que el círculo político de confianza de los presidentes suele ser acotado. Pocos hombres participan de los debates verdaderamente trascendentales para una gestión. Y el de Enrique Peña Nieto no es la excepción. Miguel Ángel Osorio Chong, Aurelio Nuño y Luis Videgaray son los hombres de consulta del mandatario en cada crisis, en cada decisión de fondo.

De ellos, se espera que salga el potencial sucesor de Peña Nieto, en un proyecto de continuidad del presidente. Y aunque el año pasado no ha sido fácil -la crisis de Ayotzinapa golpeó fuerte a Osorio Chong, y las denuncias por la casa de Malinalco afectaron la imagen de Videgaray-, el mandatario protegió a sus hombres y se negó a un recambio en el gabinete.

En los últimos días, las señales volvieron a apuntar directamente al secretario de Hacienda: El propio Peña Nieto atribuyó el triunfo del PRI al andar de la economía, en una suerte de caricia política a uno de su colaboradores más cercanos. Pero los mensajes también llegaron desde el exterior.

Hoy se conoció -a través del periódico El Financiero- que el jueves pasado, previo al anuncio de inversión por 3 mil millones de dólares, el Consejo de Administración de la poderosa multinacional estadounidense AT&T se reunión en pleno con Videgaray en un desayuno privado. 

El mensaje no es menor: es la primera vez que el board de AT&T sesiona fuera de los Estados Unidos. Y el elegido no fue otro que Videgaray, visto en el exterior como el verdadero ideólogo de las reformas estructurales de la presidencia de Peña Nieto. Toda una señal.

Videgaray con Jacob J. Lew, secretario del Tesoro de los Estados Unidos, en una conferencia de prensa conjunta.

La valoración de Videgaray en los Estados Unidos como uno de los artífices de los cambios profundos y de la reconversión económica de México no es nueva. De hecho, en plena recta final de la campaña presidencial de Peña Nieto, su figura ya era destacada en el vecino del norte. "El hombre detrás del candidato top en México", era la descripción que daba el influyente Wall Street Journal del actual secretario de Hacienda, de quien destacaban su formación y su perfil técnico.

Videgaray tiene de hecho un impresionante récord académico: Estudió al mismo tiempo las carreras de abogado en la UNAM y de economista en el ITAM. Y luego hizo un doctorado en el super exigente MIT (Massachusetts Institute of Technology). 

Tan sólida es su formación, que en la reunión con inversionistas de Wall Street que hizo el entonces candidato Peña Nieto en noviembre de 2011, sólo se hizo acompañar por el actual secretario de Hacienda y le sobró. "Peña Nieto tiene cuatro asesores claves: Videgaray, Videgaray, Videgaray y Videgaray", bromeó al término del encuentro uno de los inversionistas presentes, para sintetizar lo bien que les había caído el economista.

Pero no sólo es un técnico brillante. Tiene un importante bagaje político, por su paso como diputado y como jefe de campaña del propio Peña Nieto, rol en el que se encargó de las negociaciones más delicadas como las que mantuvo con Televisa y otros complejos factores de poder real. 

Las señales

"En política puede ser apresurado opinar sobre una candidatura que se definirá en por lo menos dos años. Pero también analizamos la prospectiva, los escenarios que empiezan a plantearse desde ahora. Las candidaturas presidenciales se van promoviendo con mucho tiempo de antelación, pese a que haya factores que luego puedan modificarlo todo", opinó el analista político Efraín Martínez Figueroa, en diálogo con La Política Online. 

Y aclaró: "Desde esa perspectiva, evidentemente las señales son en favor de Videgaray, que es la persona que están intentando instalar, acaso el hombre de mayor confianza de Peña Nieto. Pero hay que ver cómo avanzan las reacciones de los grupos de poder del PRI".

Sin embargo, para Martínez Figueroa, una es cosa "la imagen externa y otro la interna". En ese sentido, remarcó que más allá de lo que se instala en el plano internacional, en rigor las reformas estructurales no responden sólo al impulso de Videgaray. 

"Las reformas no fueron sólo económicas, sino que alcanzaron otros ámbitos que no maneja el secretario de Hacienda, como el de educación. Fue también un esfuerzo del Pacto por México, en el cual participaron varios partidos políticos. Fue también responsabilidad de Manlio Fabio Beltrones. Decir que fue obra excluyente de Videgaray es una venta que se hacia el exterior", señaló el analista.

Con Videgaray están tratando de construir su imagen del exterior hacia adentro, para generar un efecto bola de nieva que imponga su candidatura.

Pero, ¿por qué el gobierno de Peña Nieto querría enaltecer su figura en el plano internacional? Matínez Figueroa ensaya una respuesta: "Es muy difícil manejar la imagen interna de un secretario de Hacienda, porque el impacto de sus políticas tienen que percibirse muy notablemente en los sectores populares. Y a veces la salida a ese laberinto es construir un perfil desde afuera hacia adentro, generando un efecto de bola de nieve hacia el interior del país".

La teoría del politólogo cuadra con los rumores que han crecido en las últimas semanas, en torno a la posibilidad de que Luis Videgaray sea movido a la Secretaría de Desarrollo Social, para reemplazar el lugar que hoy ocupa Rosario Robles. Se trata de una posición estratégica, puesto que esta dependencia maneja los planes sociales y obligaría al potencial candidato a generar una mayor cercanía -y empatía- con los sectores más populares. "Como sucedió con Colosio, en la construcción de su candidatura", recuerda Martínez Figueroa.

Como sea, en el gobierno saben que los resultados de las reformas -si son positivos- irán acrecentando la figura de Videgaray. Y producto de esa lectura se celebró el anuncio de AT&T, no sólo por el monto de la inversión, sino porque confirma que el mercado se volverá más competitivo y ofrecerá mejores servicios, como pregonaba el hombre fuerte de Peña Nieto.

Pero para los analistas, su fortalecimiento vía reformas tendrá, como contrapartida, mayores obstáculos al interior del PRI, que este año renovará su conducción nacional. Es que la designación de un hombre cercano de Peña Nieto -lugar para el que también sonó Videgaray- le complicaría al mismo tiempo imponer al candidato para el próximo turno presidencial.

"Va a haber resistencias, en ese sentido. Grupos de Veracruz, de Nuevo León y del Estado de México no querrán que el partido quede en manos de un incondicional del presidente, porque bloquearía cualquier otra jugada. Habrá que ver si sucede lo que ya pasó con Madrazo en 2006, que todo los grupos se unieron en su contra", concluyó Martínez Figueroa.

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.