Rafael Nava19.07.2016
(0)guardarlectura zen
"Que Argentina empiece a resolver los problemas que lo estaban acogotando genera confianza"
Por Nadia LunaEl director de Relaciones Institucionales de Mabe analiza las oportunidades que abrirá la gira de EPN.

Faltan apenas diez días para que Enrique Peña Nieto visite a Mauricio Macri en la Argentina. Se trata de un encuentro que generó expectativas en el ámbito empresarial. Las similitudes ideológicas entre ambos mandatarios y la mirada compartido sobre el comercio internacional podrían abrir nuevas oportunidades entre estos dos importantes mercados.

Mabe es, sin duda, una de las empresas mexicanas con mayor inversión en Argentina. Su director de Relaciones Institucionales, Rafael Nava, conversó en una entrevista exclusiva con La Política Online para analizar los alcances de este misión oficial.

A pocos días de la visita de Peña Nieto a Buenos Aires, ¿qué expectativas tienen las empresas mexicanas con inversiones en Argentina, como Mabe?

Lo hemos dicho siempre: son países grandes y el comercio entre ambas naciones es muy bajo. Es de apenas 2,500 millones de dólares. Muy pequeño. Las oportunidades ahí están. Entonces, ¿qué es lo que sucede? Que mientras no se conozcan bien los mercados, pues esto no cambia. Las misiones sirven precisamente para acercar a las partes.

Tenemos un acuerdo comercial de complementación económica que es muy pequeño y muy antiguo. No ha caminado. Es el ACE6. Este convenio de alguna manera lo que hace es ver qué le interesa a México y qué le interesa a la Argentina. Nada más se concentra en esos mercados de interés para bajar los aranceles de esos productos. Así funcionan los acuerdos de complementación.

Si el sector privado encuentra caminos, es más fácil para los gobiernos llegar a convenios concretos. Cuando se intenta recorrer el camino a la inversa es más complicado.

Se considera que es un tratado de libre comercio cuando se eliminan las barreras para al menos un 85% de los productos. Y en el ACE6 no llegamos ni al 10%. Por eso es tan acotado el comercio.

¿Cuáles son los sectores más sensibles para lograr avances en la liberación de aranceles?

Uno de los temas sensibles es el agro mexicano. Muchos no quieren competir porque dicen: "Llega el agro argentino y no podremos competir". Pero no se están viendo algunas cuestiones. Por ejemplo, ¿por qué no dejan entrar la pera argentina? Me imagino que alguien cree que las peras argentinas nos van a arrasar. 

Cuando se analiza más a fondo, se pueden pensar iniciativas interesantes. Hay que ser un poco creativos. Allá están en pleno invierno y aquí en verano. ¿Producimos al mismo tiempo esa fruta estacional? No. Entonces, podemos pensar en acuerdos basados en las estaciones. Eliminamos los aranceles para un determinado periodo del año. Puede ser una buena forma de eliminar barreras en sectores en donde haya resistencia al libre mercado. 

Una de las esperanzas en esta misión es ver si se pueden lograr estos acuerdos. Y si el sector privado encuentra caminos, es más fácil para los gobiernos llegar a convenios concretos. Cuando se intenta recorrer el camino a la inversa es más complicado. 

Mauricio Macri intenta acercarse a la Alianza del Pacífico. Ha mostrado una visión más cercana a las políticas de libre comercio de México. ¿Pensar en un TLC es apresurado?

Demasiado apresurado. Argentina está de observador. Encantados de la vida que ingrese, pero primero debería tratados de libre comercio con los cuatro países miembro. Se podría avanzar pero eso ya trae un problema de tiempos.

Además, a la hora de que se adhiera cualquiera -no sólo Argentina- de los 49 observadores que quiere ingresar, tiene que aceptar todas las condiciones que ya están pactadas. Y eso tampoco es fácil, porque estamos hablado de tratados muy amplios que incluyen temáticas como la propiedad intelectual, las cuestiones ambientales, el manejo de las controversias... En fin. Son acuerdos muy profundos. México tuvo que cambiar varias leyes y eso complica las cosas.

Encantados de la vida que ingrese, pero primero debería tratados de libre comercio con los cuatro países miembro. Se podría avanzar pero eso ya trae un problema de tiempos.

Pienso que pueden pasar varios años para que Argentina ingrese en la Alianza del Pacífico. El primer paso es ampliar este acuerdo de complementación económica. Eso lo veo más fácil.

Mabe representa muchas marcas en toda la región. ¿Cuántas plantas tienen en Argentina? 

Tenemos dos plantas. Una en San Luis y otra en Haedo. Y comercializamos Mabe, General Electric y Patrick. Tenemos una capacidad instalada de arriba de un millón de aparatos en total entre esas tres líneas. Tenemos una buena posición del mercado en Argentina. Ya tenemos muchos años, como veinte.

¿Qué representa el mercado argentino para Mabe?

Es un mercado de 40 millones de habitantes con cierto grado de sofisticación. La gente es más culta. Es un mercado interesante, y también muy aislado. Esa es la desventaja de no poder hacer mucho movimiento. Los clientes en su mayoría son locales y se exporta para Chile, Uruguay, Paraguay. Algo también para Brasil. Y se complementa con algunas cosas que vienen de México.

Desde la Argentina se esperaba que esta misión trajera algunos anuncios de inversiones. ¿Considera que ese anhelo también es apresurado? 

Para este gira sí puede ser apresurado. Cuando empezamos a salir con Mabe al mercado latinoamericano se fueron haciendo estudios con este tipo de visitas. Nos llevó por lo menos un año nada más de estar yendo, investigando. Porque es partir de cero. Así lo fuimos haciendo, pero no es de un mes para otro.

Sí es posible que haya anuncios de ampliación de los negocios que ya están instalados. Nosotros acabamos de hacer una inversión hace menos de seis meses: una ampliación de planta. Y fue algo que ya se venía trabajando desde hace meses.

Argentina inició un ajuste económico para acomodar sus fundamentales macro. ¿Ustedes esperan una retracción de sus ventas?

No. Lo que puede impactar es la recesión mundial. Eso le afecta a todo el mundo y al que está mal parado le afecta todavía más fuerte. Pero no por estos movimientos. Al contrario, a la hora de ir arreglando el asunto de los fondos buitre y todas esas cosas que por años estuvieron ahorcando a la economía argentina, pues empieza a haber más confianza. Al contrario, lo vemos como algo positivo. Va en el camino, pues.

Si Argentina abre un poco sus fronteras al comercio, ¿Mabe podrá operar desde ese país para toda la región?

Esa sería la expectativa en el mediano plazo. Poder llevar componentes desde México que hacen que sea más económica la producción y entonces más barato el producto terminado. Eso generaría que los precios en Argentina se equiparen al del resto de los países de la región. 

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.