Decisión 201608.11.2016
(0)guardarlectura zen
Assange se defiende: no trabajo para Trump
El fundador de Wikileaks publicó un comunicado defendiendo su decisión de liberar los mails filtrados de la campaña Clinton.

 En medio de la tormenta del día de la elección el fundador de Wikileaks Julian Assange publicó un comunicado defendiendo la actuación del portal durante la recta final de la campaña. Assange ha sido acusado de operar para el gobierno de Vladimir Putin e intentar beneficiar a Donald Trump con la publicación de cientos de correos electrónicos hackeados de la cuenta de John Podesta, director de campaña de Clinton.

Assange aseguró que actuó motivado por el derecho del público a conocer la información: “Esto no es por un deseo personal de influenciar el resultado de la elección”, dijo, y especificó que ambos candidatos son hostiles a Wikileaks. “Publicar es lo que hacemos. Retener la esta información hasta después de la elección hubiese sido favorecer a uno de los candidatos por encima del derecho a saber del público”.

La actuación de Assange los últimos meses ha sorprendido a muchos de sus seguidores, quienes interpretaron sus acciones como un voto a favor de Donald Trump y del régimen de Putin, quien a lo largo de los años ha demostrado un desdén por los derechos humanos.

En su comunicado Assange recordó cuando en 2004 el New York Times se negó a publicar información del programa de espionaje doméstico que la administración de George W. Bush operaba, en violación a las garantías individuales de los ciudadanos norteamericanos. De acuerdo al activista, esta decisión ayudó a asegurar la relección de Bush.

Assange acusó a la campaña de Clinton de “difundir no-verdades, señalando fuentes anónimas o especulaciones y declaraciones vagas de la comunidad de inteligencia para sugerir una nefasta alianza [de Wikileaks] con Rusia”.

Las revelaciones de los mails de Podesta permitieron echar un vistazo a la operación diaria de una campaña política de alto nivel. Los chismes, simpatías y desagrados; por ejemplo, cómo Podesta consideraba a Chelsea Clinton una niña mimada y fracasada. Tambien reveló documentos que Clinton se negó a publicar durante años, como fragmentos de los infames discursos pagados que la secretaria ofreció a instituciones bancarias en Wall Street.

Assange también fue acusado de negarse a publicar documentos filtrados de Donald Trump, a lo que respondió en el comunicado que “no podemos publicar lo que no tenemos. Al dia de hoy no hemos recibido información de la campaña de Donald Trump, o de Jill Stein, o de Gary Johnson o de cualquier otro candidato que cumpla nuestro criterio editorial”.

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.