Caso testigo03.02.2017
(0)guardarlectura zen
El CEO de Uber tuvo que renunciar al consejo asesor de Trump por la presión de inmigrantes
LPOLo acusan de querer romper una protesta contra el Presidente. CDMX, la ciudad con mayor facturación.

El director ejecutivo de Uber, Travis Kalanick, es el primer gran empresario estadounidense que tiene que enfriar su relación con Donald Trump por la presión de sus propios empleados y por temor a que su empresa sufra pérdidas económicas fuertes ante el boicot lanzado en los últimos días contra la aplicación.

Kalanick era uno de los 19 grandes CEOs que se habían sumado a un consejo asesor, integrado también por los directores ejecutivos de Pepsi, JP Morgan, Blackstone, General Motors, BlackRock, IBM, Boeing, entre otros grandes empresarios. Pero Kalanick anunció el jueves su renuncia al comité.

Lo hizo luego de una muy tensa reunión que mantuvo el martes pasado con sus empleados en la sede de la compañía en San Francisco, donde escuchó planteos durísimos. Pese a eso, en ese momento Kalanick defendió su permanencia en el comité asesor al afirmar que no significaba un “apoyo” a Trump y que estar ahí le permitía tener injerencia en los debates planteados por el Gobierno.

Pero a la presión de los empleados (que hicieron circular un documento en su contra) se le sumó una fuerte campaña en las redes sociales y algunos indicadores de bajas en el uso de la aplicación. Ante eso, dos días después de defender su participación en el consejo asesor, Kalanick anunció el jueves su salida. En un email a sus empleados, dijo que su participación en el comité fue “malinterpretada” y contó que habló con Trump sobre el “muslim ban”, el decreto que prohibió el ingreso de ciudadanos de siete países árabes y de refugiados sirios.

La campaña contra Uber y Kalanick en las redes sociales

“Hay muchas maneras en que continuaremos abogando por un cambio en la reforma de la inmigración, pero permanecer en el consejo supondría lo contrario. El decreto migratorio está afectando a muchas personas en comunidades de todo Estados Unidos. Las familias están siendo separadas, la gente está varada en el extranjero y hay un temor creciente de que Estados Unidos ya no es un lugar que le da la bienvenida a los inmigrantes”, escribió Kalanick, que agregó que la inmigración fue clave para el éxito de Uber.

Delete Uber

La polémica con Kalanick estalló el fin de semana pasado cuando tras el “muslim ban”, miles de personas salieron a las calles a protestar contra Trump. Uno de los epicentros de las manifestaciones fue el aeropuerto JKF de Nueva York. En solidaridad con el reclamo, los taxistas neoyorkinos hicieron un paro, pero Uber no suspendió su servicio.

Con ese panorama, la demanda de Uber subió mucho. Normalmente esto hace subir el precio del servicio, que se mueve en relación con la oferta y la demanda. Pero Uber decidió que no se iba a cobrar el precio más caro porque había mucha oferta. En las redes sociales, esto fue leído como una maniobra para que mucha gente se vaya del aeropuerto a un precio económico. Es decir, para romper la protesta, algo que la empresa tuvo que salir a desmentir el domingo.

En paralelo, Lyft, el principal competidor de Uber, aprovechó la situación y empezó a solidarizarse con los inmigrantes, además de anunciar la donación un millón de dólares a la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU). En pocas horas, la aplicación empezó a ser masivamente descargada y subió al top cinco de las más descargadas en la iOS App Store.

Al crecimiento de Lyft se sumó la campaña #DeleteUber a la que se sumaron miles de usuarios (incluidas celebridades como Susan Sarandon) que empezaron a borrar la aplicación. Según The New York Times, unos 200 mil usuarios la habrían eliminado. Además, la empresa registró que esta semana perdió entre un 5% y 7% de viajes.

El dilema de los empresarios

El caso de Uber es emblemático del dilema que enfrentan los grandes empresarios estadounidenses, ante la necesidad de mantener una relación de cercanía con Trump pero también de que no sean vean afectados los negocios de sus compañías.

Esto es mucho más evidente en las grandes empresas tecnológicas, que tienen su sede en Estados Unidos pero sus ganancias provienen de todo el mundo. De hecho, el país donde tiene más viajes y donde más factura Uber es México, el enemigo número uno de Trump. Es por eso que quedar pegado al magnate pudo haber sido catastrófico para la firma que conduce Kalanick.

En la misma situación están otras grandes compañías, como la plataforma Airnbn que anunció que brindará hospedaje gratuito a todos los refugiados y personas a las que se les niegue el ingreso a Estados Unidos por el “muslim ban”. Por su parte, la cadena Starbucks se comprometió a contratar en los próximos cinco años a 10 mil refugiados en los 75 países en los que tiene presencia.

“La salida de Kalanick del consejo asesor subraya el cálculo complicado que enfrentan muchos jefes corporativos de Silicon Valley que tratan de trabajar con la nueva administración. Por un lado, muchos ejecutivos de la tecnología han tratado abiertamente de involucrarse con el presidente, un camino que es típicamente bueno para los negocios. Sin embargo, la orden de inmigración de Trump ha sido tan impopular con tantos trabajadores de la tecnología -muchos de los cuales son inmigrantes- que ahora están ejerciendo presión sobre sus jefes para empujar con fuerza contra la administración”, afirma The New York Times.

En una columna publicada ayer en el mismo diario, el tres veces ganador del Pullitzer Thomas L. Friedman envía un mensaje contundente a los empresarios: "sólo ustedes pueden frenar a Trump". "No existe un Partido Republicano capaz de frenar los peores instintos de Trump. Los demócratas no controlan ninguno de los resortes del poder", resalta el periodista, que agrega que "el único grupo por el que Trump muestra algún respeto" es el de los grandes empresarios como Bill Gates, Tim Cook y Mark Zuckerberg, entre otros.

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.