Corrupción18.04.2017
(0)guardarlectura zen
Exclusivo: Duarte quiere que Guatemala lo considere un perseguido político para tener asilo
Por Milton MerloLo plantearán sus abogados. Tensión en Los Pinos. La recomendación que llega desde la Corte.

El presidente de la Suprema Corte Luis María Aguilar mantuvo una larga conversación con Los Pinos en las últimas horas. Su mensaje fue muy claro: Javier Duarte debe ser regresado a México cuanto antes. No hay tiempo que perder, si es que quieren evitar problemas en el proceso de extradición.

El ministro, que muchas veces funge de consejero jurídico VIP en temas candentes para Enrique Peña Nieto, fue enfático en que la estrategia de los abogados del ex gobernador es que este se quede un largo tiempo en Guatemala para luego ser liberado y considerado un perseguido político.

La primera línea del Gobierno Federal ya está enterada de que los abogados de Duarte han elaborado un largo escrito donde se documentan una serie de supuestos abusos de autoridad por parte del gobernador Miguel Ángel Yunes. 

Ese "paper", que exhibe a un gobernador obnubilado con detener a su antecesor por cualquier medio, va a ser presentado en Guatemala. Se habla incluso de abusos flagrantes a los derechos humanos y hay un capítulo que da cuenta de supuestos hostigamientos a la familia Duarte.

Los Pinos ya sabe que los abogados de Duarte han elaborado un largo escrito donde se documentan una serie de supuestos abusos de autoridad y violaciones a sus derechos.

El objetivo es muy claro: el ex gobernador quiere permanecer una larga temporada en Centroamérica para que luego la Corte Suprema de dicho país lo libere y lo considere un perseguido político. Lo acompaña en esta intención el hecho de que Guatemala tiene uno de los sistemas garantistas más intensos del continente. 

Un ejemplo de estas garantías se vivió el mismo día de la captura: la Interpol no podía violentar ni ingresar a su habitación pese a la orden de captura librada por un juez. Por eso lo tuvieron que detener en un pasillo del hotel. Un mundo diferente frente a México, que recién descubre el modelo penal acusatorio.

Enrique Peña Nieto, presidente.

Los abogados de Duarte creen que si el veracruzano pisa México quedará en medio de fuego cruzado. Por un lado, el Gobierno que le recomendará declarar contra Andrés Manuel López Obrador. Por otro, los emisarios de Morena que le recomendarán hablar del fondeo de la campaña presidencial del 2012. La válvula de ajuste de esta presión será la misma por ambos lados: la familia del ex gobernador.

Duarte no quiere ser tironeado por un poder real pero declinante contra uno emergente pero por ahora débil en lo fáctico. Guatemala, de repente, implica una zona de confort. Cálculos que ayudan a entender por qué Luis Videgaray no está conforme con el operativo puso fin a la clandestinidad del ex gobernador.


Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.