Instituciones20.01.2018
(0)guardarlectura zen
La corrupción y la voluntad
Por Andrea Castillo Guzman
Según la Encuesta de Fraude y Corrupción de KPMG (2008), 44% de las empresas en México realizaron pagos extraoficiales a funcionarios públicos.

 No sé si usted sabe, querido lector, que en 2016 la corrupción le costó a México 2% del Producto Interno Bruto (PIB), sí usted leyó bien 2%, es decir una muy buena lana - 390 mil 460 millones de pesos, de acuerdo con el Fondo Monetario Internacional. Lo que representa en Nuevo León 4 veces el gasto de todo el Estado o 38 veces lo que se invierte en cuerpos de seguridad.

Y es que la corrupción es un mal muy complejo, que se alimenta por la impunidad, ya que sólo el 5% de los delitos de corrupción se castigan en México, de acuerdo con el estudio ‘México: Anatomía de la corrupción" realizado por el IMCO. Claro, esto también nos impacta en el grado de inseguridad que se vive en nuestro querido país.

Es decir, si usted comete algún delito o algún acto de corrupción, tiene 95% de posibilidades de salirse con la suya. No pues... así ni como hacerle ¿verdad? La puerta para irse por el camino fácil, por el ‘moche', es muy, muy grande.

Entonces, queda claro que una de las maneras de atacar a la corrupción es reducir los niveles de impunidad, que los que están sacando provecho de estos actos reciban el castigo que merecen.

Me voy a centrar en lo que podemos hacer cada uno de nosotros como ciudadanos, y en lo que puede hacer la iniciativa privada. ¡¡¿Cómo dijo?!!, ¿que los santos empresarios también son corruptos? Mmm... pues sí, según la Encuesta de Fraude y Corrupción de KPMG (2008), 44% de las empresas en México realizaron pagos extraoficiales a funcionarios públicos; es decir, fueron partícipes de la corrupción, lamento informarle. ¿Por qué no denuncian la corrupción? Pues porque también se benefician de ella.

No voy a ahondar en lo que tendría que hacer el gobierno para reducir la impunidad, porque de eso ya se ha escrito mucho, y ya saben qué deben hacer, sólo pues... no quieren hacerlo.

Entonces, querido lector, usted lo que puede hacer son dos cosas - se la voy a poner facilita:

1. No participe en actos de corrupción (es más fácil decirlo que hacerlo), sea congruente.

2. Descargue la aplicación de ‘Incorruptible' y denuncie cada vez que sea testigo de un acto de corrupción.

Para la iniciativa privada, les tengo unas preguntas, ¿Cuentan con controles anticorrupción internos? ¿Alguien de su empresa está encargado de supervisar esto? ¿Cuentan con políticas para prevenir actos de corrupción?; si respondió ‘No' a alguna de estas preguntas, ya tiene tarea.

‘Que tire la primera piedra el que esté libre de culpa', entonces antes de seguir escandalizándose por las cochinadas del gobierno y los políticos, póngase a trabajar en sus políticas internas mejor. Asegúrese de que su empresa esté haciendo todo lo posible para luchar contra este mal desde su trinchera.

Ahí les va otro tip, sólo porque me caen bien. Una mexicana, Daniela Barajas, fue reconocida internacionalmente por crear un sistema anticorrupción capaz de adaptarse a cualquier política de empresa y detectar sobornos, utilizando ISO 37001. De nada.

Dejemos de ser cómplices, hagamos algo desde donde podemos.

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.