Economía04.12.2017
(0)guardarlectura zen
El desafío de las criptomonedas
Por Gabriela Siller
El auge del Bitcoin expone los riesgos de este nuevo sistema en el cual pierden fuerza las políticas monetarias de los países.

 De acuerdo con datos de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), en México operan más de 150 instituciones relacionadas con el desarrollo de tecnologías financieras, las cuales han otorgado más de mil millones de pesos en créditos y cuentan con alrededor de 540 mil usuarios activos. Por si fuera poco, los usuarios siguen creciendo, ya que para los jóvenes representa "el futuro" de las finanzas en el mundo.

Las tecnologías financieras constituyen un modelo de negocio nuevo y por tal representan un riesgo, ya que no caben dentro de la regulación actual. Debido a lo anterior, la CNBV, SHCP y el Banco de México sacaron el proyecto de Ley Fintech que trata de regular tres áreas: pagos electrónicos, financiamiento colectivo (crowdfunding) y activos virtuales (criptomonedas como el bitcoin).

Y es que los riesgos van desde el usuario hasta la economía en general.

Para el usuario se vislumbran dos riesgos: hacer líquido el activo virtual y que la institución honre la operación llevada a cabo.

Está por ejemplo el caso del Bitcoin que ha subido 540 por ciento este año. Sin embargo, no está respaldado por ninguna institución financiera y no es aceptado en muchos establecimientos. Para quien tiene Bitcoins puede ser difícil realizar las ganancias y convertirlos a pesos, además de que muy seguramente está atravesando por una burbuja especulativa.

Para la economía en general los riesgos son muchos ya que podría perderse la efectividad de la política monetaria y hasta se tiene la posibilidad de un efecto sistémico por una crisis en el mercado de las tecnologías financieras.

Las tecnologías financieras no se rigen por el costo del dinero en el tiempo, la tasa de interés del mercado, y por lo tanto su monto fluctúa en respuesta a determinantes que nada tienen que ver con la economía de un país o con los objetivos de política monetaria de los bancos centrales del mundo.

Hoy por hoy la tasa de interés, que la dicta el banco central mueve las decisiones de los consumidores para ahorrar o gastar más y con esto contraer o expandir la economía, con el objetivo en el caso de México de mantener a la inflación estable. Sin el referente de la tasa de interés la política monetaria deja de ser efectiva y se deja la economía sólo en manos de la política fiscal, que para el caso de las economías con tipo de cambio flexible es ineficiente en el largo plazo, de acuerdo a la teoría económica.

Por otro lado, si la tasa de interés del mercado deja de ser referencia, entonces el crédito puede expandirse tan rápido como se generen instituciones de financiamiento colectivo, propiciando un mayor apalancamiento e incrementando el riesgo sobre el sistema financiero.

Para las mismas empresas de tecnologías financieras existe un riesgo alto al estar al margen de la regulación, por la posibilidad de que los usuarios caigan en impagos o no honren las operaciones pactadas. Ante la quiebra de este tipo de instituciones puede venir una crisis, con efecto sistémico hacia el sistema financiero, en la medida que los usuarios tengan la posibilidad de hacer arbitraje entre el mercado de tecnologías financieras y el mercado financiero tradicional.

Aunque parezca que estamos lejos de esto, las tecnologías financieras son una realidad que no puede ignorarse y que representan un riesgo para la economía. 

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.