Justicia
La difícil búsqueda de Fiscal General en NL
Por Alfonso Martínez Pabello
La autonomía no se puede adquirir en un aula, ni se puede comprar; no existe un solo documento que diga de color es el alma o las intenciones del aspirante.

 En varias ocasiones he tenido la oportunidad de preguntar a estudiantes, empresarios, funcionarios públicos y ciudadanos en general ¿si consideran importante que las leyes se cumplan al pie de la letra? o ¿si consideran que la corrupción es un fenómeno negativo?; en la mayoría de los casos la respuesta es que sí.

También, he tenido la oportunidad de formular la pregunta que de verdad interesa, que es un indicador más cercano a la realidad ¿has participado en algún acto de corrupción?, pregunta donde los honestos responden que sí, los no tan honestos no responden y los nada honestos responden que no.

Después de pasar esta información por un delicado análisis, la conclusión revela lo mismo que un viejo refrán ha venido marcando el ADN de los mexicanos: "Hágase la Ley en los bueyes de mi compadre".

Ahora bien, Nuevo León está atravesando un fenómeno de gran calado (que, por cierto, la mayoría de la gente desconoce), el diseño y estructuración del Sistema Estatal Anticorrupción, por medio del cual la vieja y desprestigiada Procuraduría se transforma para ser un órgano que al menos en la Ley se establece como autónomo e independiente: la Fiscalía General de Justicia del Estado de Nuevo León.

Esta transformación le da a la Fiscalía las posibilidades de que, de ahora en adelante, las carpetas de investigación no se "caigan" por fallas en los procesos de investigación e integración, sus recursos se manejen con eficiencia, eficacia y economía, su respuesta y procesos sean rápidos, se otorgue verdadera protección a los testigos y víctimas, se dé prioridad a la protección de los derechos humanos, sus funcionarios no se presten a ningún acto de corrupción y muchas otras utopías.

Sin embargo, para que esta lista de buenos deseos se cumpla, hace falta un ingrediente más difícil de conseguir que el mismísimo cordero que "El Principito" -Antoine de Saint Exupery- pedía que le dibujaran.

Hace falta que la persona que ocupe el cargo de Fiscal General carezca de todo tipo de vínculos actuales o pasados que generen la apariencia de falta de independencia y puedan afectar la confianza en la institución que representa.

¿Porqué? No se pone en duda de las capacidades que los abogados y abogadas inscritos en el proceso de selección del Fiscal General, o que no sean los mejores Gallos y Gallinas, tampoco que sean unos abogadazos, los meros buenos de todo el estado para la litigada y alegada penal, académicos que se saben la Ley de Amparo y el Código Penal al derecho y al revés, excelentes administradores públicos y unos operadores políticos de primera.

¿Pero, cuántos de ellos no tienen ni un solo vínculo con sujetos actuales o futuros cuyos nombres puedan pasar un día por su escritorio? ¿Cuántos serían capaces de dejársela caer con todo el peso (la ley) a sus más íntimos amigos, conocidos o al primo de un amigo? ¿Cuántos serán capaces de poner primero el bien común antes de su bienestar o interés personal?

La integridad, independencia y autonomía son los requisitos más valiosos e importantes porque son los únicos que no se puede adquirir en un aula, ni se puede comprar; no existe un solo documento que diga de color es el alma o las intenciones del aspirante.

De ahí la importancia del Comité de Selección del Sistema Anticorrupción de Nuevo León, como un oráculo que no se conforme con los leguleyos más fieros, leídos y estudia´os, sino que sea capaz de encontrar el indicado o indicada que no dude en mandar a la cárcel hasta a su propia madre si es que ello significa justicia.

Necesitamos al que aplique la Ley, no solo en los bueyes de mi compadre.

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.