Economía
El dólar aparece en la campaña
Por Gabriela Siller
Antes de la elección presidencial la divisa mexicana complica el panorama de Hacienda.

El tipo de cambio ha alcanzado un nivel máximo interbancario cercano a 19.70 pesos por dólar como consecuencia del fortalecimiento del dólar, pero sobretodo como consecuencia de la debilidad del peso. Si se toma el valor más bajo del tipo de cambio en el año de 17.94 (17 de abril) y el nivel más alto, resulta que el peso ya ha perdido cerca de 9.8 por ciento en el segundo trimestre, borrando las ganancias del año al superar el nivel de 19.66 pesos por dólar observado ala cierre de 2017.

La debilidad del peso proviene de la incertidumbre generada por la renegociación del TLCAN. En un momento parecía que se iba a alcanzar un acuerdo, al menos preliminar, pero la falta de noticias ha hecho que el mercado pondere la probabilidad de que la renegociación se alargue. En sí que continúe la renegociación no es negativo para las exportaciones, pero es la inversión extranjera directa la que más sufre por la incertidumbre. Además, está la posibilidad de que las conversaciones se alarguen hasta después de las elecciones en México. Por el miedo, las posiciones de inversión cambian, favoreciendo al dólar y haciendo perder al peso. Cabe destacar que la renegociación del TLCAN ya no ha afectado tanto al dólar canadiense, que a la fecha muestra una pequeña apreciación en el trimestre.

Lo anterior puede ser evidencia de que es más bien el proceso electoral en México lo que causa las pérdidas en el peso. Al tomar las últimas tres elecciones para presidente en México (2000, 2006 y 2012) destaca que el peso se depreció en promedio 10.74 por ciento en el segundo trimestre (tomando los niveles mínimos y máximos alcanzados), siendo mayo el mes con las mayores depreciaciones. Las elecciones del 2012 son las que han causado mayor volatilidad, al depreciar al peso 16 por ciento.

De esta forma, si el peso sigue el comportamiento histórico de períodos electorales podría alcanzar antes del 1 de julio un nivel cercano a 19.90 pesos por dólar, o 20.81 si se asemeja al desempeño del 2012.

Otro factor que afecta al peso es la aversión al riesgo causada por eventos en cualquier parte del mundo. Así, los eventos políticos de Brasil también provocan que el peso pierda, sobre todo porque el real brasileño no es una moneda entregable y tiene barreras a la salida de capitales, por lo que los inversionistas utilizan al peso como moneda "sustituto" para especular o cubrirse contra depreciaciones del real, que es la divisa entre los principales cruces del dólar con las mayores pérdidas en el trimestre. El peso es la segunda más depreciada, seguida del rand sudafricano.

Desafortunadamente con las depreciaciones del peso vienen otros problemas como presiones inflacionarias y con esto una mayor probabilidad de alza en la tasa de interés de referencia.

Para el tercer trimestre el desempeño del peso dependerá del desenlace de las elecciones, del avance de la renegociación del TLCAN y de la fortaleza del dólar, que a su vez depende del precio del petróleo y del nivel de aversión al riesgo que existe en el mercado.

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.