Sucesión24.08.2017
(0)guardarlectura zen
El motivo detrás de Meade
Por Milton Merlo
La posible candidatura del secretario de Hacienda funciona como mecanismo de presión de Los Pinos contra Anaya y Calderón.

 Noches atrás Enrique Peña Nieto conversaba con un influyente hombre de negocios cuando llegó la consulta ineludible sobre la candidatura presidencial del PRI para 2018. "Todavía no le he decidido, pero lo que tengo en mente puede que no le guste a Luis", soltó en referencia a la opinión del canciller sobre la definición más esperada. El comentario da espacio para múltiples especulaciones (sobre a quienes Videgaray no vería con buenos ojos) pero encierra una certeza aún mas profunda: el presidente tiene el control absoluto de la situación electoral de su Partido. La elección del Edomex le dio oxígeno y la Asamblea del PRI terminó por ratificar ese cambio de aire. 

La definición pone en duda además la convicción que comienza a instalarse en el microclima de que José Antonio Meade terminará por ser el candidato. A esto debe agregarse que Felipe Calderón ha comentado en los últimos días que el secretario de Hacienda solo funciona como un elemento de presión del presidente contra el panismo. Un Meade candidato divide el voto panista y le resta fuerza a su eje central discursivo que es la estabilidad macroeconómica, materia en la cual Meade supera con comodidad a los tres precandidatos del albiazul.

El discurso del secretario promete ser de interés en sectores medios de grandes centros urbanos y en los cuáles la economía pesa más que la corrupción. La racionalidad frente al populismo. La estabilidad contra un supuesto caos. Ese elemento esta en la base discursiva de Ricardo Anaya, Margarita Zavala y Rafaél Moreno Valle. Ahora aparecería desde el interior del propio sistema, un nuevo emisario de esas consignas en la figura de Meade.

El secretario de Hacienda constituye una advertencia electoral al panismo que está basada en garantizar un fin de sexenio estable y en el cual este partido acompañe al Gobierno en los grandes pendientes: Ley de Seguridad Interior para las Fuerzas Armadas y las designaciones del Sistema Nacional Anticorrupción para contribuir a la idea de que el gobierno está embarcado en la lucha anticorrupción. Si el PAN acompaña estas urgencias el candidato oficial podría ser alguien más conveniente que no divida el voto de ese partido y lo aleje aún más de la ventaja que hoy ostenta Morena en casi todas las encuestas.

Pero Ricardo Anaya está en una relación pésima con el Gobierno lo cual se ratifica día tras día y que solo tiene una válvula de escape: una nueva la elección en Coahuila, planteo en el cual también milita Calderón. Esa disputa norteña es acaso el principal punto de fusión electoral entre ambas figuras: Anaya manejó la campaña hasta el mínimo detalle pero Calderón puso al candidato a gobernador y al del distrito más importante para el Partido en esa entidad, en Torreòn. Por eso el triunfo de los Moreira los dejó heridos por igual.

La respuesta de Anaya es ser duro con Los Pinos, lanzar acusaciones y promover un frente con el PRD desde donde cuestionar al PRI. En lugar de ser un socio que garantice un fin de sexenio controlado, el queretano se convierte en un rival con determinación. Algo que no han podido cambiar las insistentes gestiones del canciller Videgaray.

Los Pinos replica con un Meade que ya se mueve y habla como candidato presidencial que asiste a eventos, saluda con gracias y gana grandes espacios en la cobertura diaria de la prensa. 

El ex presidente Calderón conoce bien a Peña y entiende que así como Meade es una herramienta de presión, en caso de una reconciliación el candidato del PRI cambiará a una opción que le haga más llevadera la elección al panismo. Una figura cercana al presidente y que sea lo más manipulable posible en el fragor de una elección. En definitiva, alguien que no le gustará a Videgaray.



Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.