Comercio04.04.2018
(0)guardarlectura zen
China, EU y la guerra comercial que viene
Por Gabriela Siller
Xi Jinping encara el desafío con una mayor fortaleza política en su país que Trump. El primero es presidente vitalicio, el segundo va a elecciones en noviembre.

 Durante las últimas semanas, se ha observado un incremento en la aversión al riesgo en los mercados financieros globales, debido a las crecientes tensiones comerciales entre Estados Unidos y China. Cabe notar que las tensiones comerciales, las cuales pudieran desencadenar una guerra comercial son suficientes para generar aversión al riesgo ya que la economía de ambos países representa cerca del 40% del PIB global.

Las tensiones comerciales aumentaron, luego de que China dio a conocer la imposición de aranceles equivalentes a 3 mil millones de dólares a las importaciones de Estados Unidos como represalia a la decisión de Donald Trump de imponer aranceles a las importaciones de acero y aluminio. Es importante mencionar que de los 128 productos a los que China anunció que aplicaría aranceles, 70 son productos relacionados con el sector agropecuario estadounidense. Los 70 productos agropecuarios, representaron durante 2017 el 41.48% del total de las exportaciones de los estos 128 productos totales. En términos generales, la exportación de esos 70 productos tan sólo representa el 0.76% del total de exportaciones que Estados Unidos envía a China.

Si bien, es evidente que una guerra comercial no sólo sería negativa para las economías de China y Estados Unidos, sino también para el resto del mundo, el costo político que enfrenta el gobierno chino es menor que el de la administración de Trump. Cabe recordar que Xi Jinping ha sido elegido como Presidente vitalicio de China, mientras que el Partido Republicano, al que pertenece Trump, enfrentará las elecciones de medio término en noviembre del 2018. Es importante mencionar que los aranceles impuestos a Estados Unidos están dirigidos al sector agropecuario, por lo que podrían afectar la base de votantes del partido Republicano. Cabe señalar que de acuerdo con estadísticas del atlas de las elecciones presidenciales de Estados Unidos y en la oficina del censo del país, los estados republicanos tienden a tener una mayor dependencia económica del sector agrícola. Si bien, del total de exportaciones de los 70 productos estadounidenses a los que China impuso aranceles y que provienen del sector agropecuario, el 47.66% lo exportan estados republicanos, mientras que el 54.56% provienen de estados considerados como demócratas. Es importante mencionar que del total de exportación proveniente de estados considerados demócratas, California y Washington, exportan en conjunto el 87.34% del total los 70 productos agrícolas a los cuales China aplicó aranceles. Sin considerar la preferencia política de los estados que exportan esos productos agrícolas a China, se encontró que California es el principal exportador de esos 70 productos, al exportar el 34.97% del total; le siguen Carolina del Norte y Washington, estados que exportaron el 13.24% y 11.64% del total de exportaciones de dichos productos. No obstante, de acuerdo con información de las elecciones presidenciales del 2016 de Estados Unidos, y la oficina del censo de los Estados Unidos, típicamente las regiones con menor densidad poblacional en todos los estados tienden a ser más republicanos.

Aunque no se puede decir que en general las regiones con menor densidad poblacional se dedican al sector agropecuario, si se puede aseverar que en su mayoría estas áreas tienden a ser conformadas por granjas. De acuerdo con información del Departamento Estatal de Agricultura de Washington, estado considerado demócrata, durante el 2016, 27 de los 39 condados son republicanos y en conjunto, estos cuentan con 23,682 granjas o 63.9% del total de las granjas de todo el estado. Por su parte, de acuerdo con el Departamento de Alimentos y Agricultura de California durante el 2015, 4 de los principales 10 condados productores afectados por los aranceles chinos, son republicanos. No obstante, cabe aclarar que también áreas agrícolas de regiones consideradas como demócratas serán seriamente afectadas por los aranceles.

La imposición de los aranceles chinos se dio en respuesta a las tarifas impuestas a las importaciones de acero y aluminio de Estados Unidos, aunado a la aplicación de aranceles a paneles solares y máquinas lavadoras que se anunciaron en el mes de enero y no a la propuesta del gobierno estadounidenses para implementar medidas arancelarias de hasta 60,000 millones de dólares a la importación de productos de China y a las restricciones a las inversiones de ese país en Estados Unidos. Se espera que hacia el cierre de la semana, la administración de Trump dé a conocer una lista de productos sobre los que impondrán aranceles adicionales a las exportaciones de China, con el objetivo de castigar el robo de propiedad intelectual, situación que complicará aún más la relación entre ambos países.

Si bien dentro de los 128 productos estadounidenses a los que China aplicó impuestos, no se encuentra ni el sorgo, ni la soya o el cerdo vivo, una imposición de aranceles a estos productos no puede ser descartada. Es importante mencionar que durante el 2017 el 96.58% de las exportaciones totales de soya de Estados Unidos fueron hacia China, mientras que el 43.19% del cerdo vivo y el 77.87% del sorgo exportado por ese país se dirigió al gigante asiático. Cabe destacar que dichos productos proceden de los estados de Estados Unidos conocidos como el cinturón agrícola, región principalmente republicana, que como ya se mencionó, será crucial para las votaciones de medio término que se realizarán.

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.