24.03.2017
(0)guardarlectura zen
Miami, la debilidad de los políticos mexicanos
Por Mario Maldonado
Barrales no fue creativa. Duarte, Granier, Murat y Romero Deschamps también compraron propiedades en Miami a través de sociedades fantasmas.

Hace menos de dos años me reuní en la Ciudad de México con la CEO de una empresa inmobiliaria de Miami. De visita por la capital, en busca de compradores, le pedí que me describiera el perfil de sus clientes mexicanos: "Son muy reservados, siempre me exigen que su información sea confidencial. Casi todos usan relojes caros y llamativos", me dijo la empresaria, cuya experiencia en el negocio de bienes raíces superaba los 25 años.

¿La mayoría son políticos?, pregunté. "Sí, políticos, empresarios y ‘famosos'", me soltó. La frase follow the money, inmortalizada en el clásico del cine "Todos los hombres del presidente", que retrata una de las páginas más negras de la política estadounidense y que significó la caída de Richard Nixon del gobierno, podría aplicar para muchos políticos mexicanos, o quizá una más precisa que sea la de seguir sus compras de bienes raíces en el extranjero, principalmente en destinos como Miami, una ciudad, al parecer, irresistible para "invertir", "lavar" o "esconder" su dinero.

Miami es una de la ciudades preferidas para los latinoamericanos y prueba de ello es que son los principales compradores de bienes raíces de la ciudad, conocida por sus exclusivos complejos residenciales de Bal Harbour, Coral Gables, Brickell y Key Biscayne. De acuerdo con un nota de La Jornada, publicada en mayo del año pasado, los mexicanos representaron 23% de las adquisiciones inmobiliarias que se hicieron en Miami en 2015, con precios que oscilan de los 300 mil hasta los 30 millones de dólares.

La debilidad de los políticos mexicanos por poseer inmuebles en esta ciudad viene a cuento por la reciente revelación que podría tumbar a Alejandra Barrales de la presidencia nacional del PRD. La política de izquierda, exlíder sindical de los sobrecargos, se hizo de un departamento valuado en cerca de un millón de dólares en Miami a través de empresas ‘fachada' constituidas con el propósito de ocultar los nombres de los compradores.

El New York Times publicó en mayo del 2015 un serie de reportajes que detallan cómo operan este tipo de operaciones, hechas a través de empresas fantasma que a menudo protegen las identidades de los compradores. En dicha investigación, por cierto, fue exhibido el exgobernador de Oaxaca, José Murat, quien, según el diario, posee al menos media docena de propiedades en Estados Unidos, una de ellas en la torre Warner de Nueva York, donde el condominio más barato vale 3 millones de dólares, y otras más en Miami.

Así como Murat, cuyo hijo Alejandro Murat es ahora el gobernador de Oaxaca, otros políticos e hijos de ex gobernadores y líderes sindicales también poseen propiedades multimillonarias en Miami. La lista es larga, pero entre los más recientes están Javier Duarte, el exgobernador de Veracruz -hoy prófugo de la justicia-, quien entre 2012 y 2013 adquirió 19 casas en Miami.

Asimismo, Fabián Granier, hijo del exgobernador de Tabasco, Andrés Granier, encarcelado por los delitos de peculado y lavado de dinero, también era dueño de departamentos en Miami.

En tanto, José Carlos Romero, hijo del oscuro líder petrolero, Carlos Romero Deschamps, quien parte el aire en Ocean Drive a bordo de un Ferrari Enzo o un Lamborghini Aventador, también es dueño de dos departamentos en un exclusivo complejo residencial de Miami.

Otro personaje que tiene que ver con sindicatos, en este caso con el de Educación, es el actual diputado del partido Nueva Alianza, José Bernardo Quezada Salas, quien fue balconeado por el Miami Herald tras descubrirse que, junto con su esposa y familiares, se hizo de varios departamentos en Miami entre 2004 y 2008 por un valor de cerca de 8.2 millones de dólares.

Según Real Capital Analytics, en el 2015 los mexicanos compraron propiedades en Miami por un valor superior a 786 millones de dólares. ¿Cuántos de esto millones se desviaron del erario mexicano? ¿Cuántos políticos o expolíticos mexicanos tienen casas y departamentos en esta ciudad donde el diseñador Gianni Versace tenía su mansión? ¿Cuántas historias como la de Barrales, Duarte, Granier, Murat, Romero Deschamps y Quezada siguen ocultas?

Es incierto, pero lo que sí sabemos es que los políticos tienen gustos muy predecibles, que apuntan a ciudades como Miami, donde los multimillonarios tienen sus casas de descanso.

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.