05.01.2017
(0)guardarlectura zen
Videgaray no salvará a México de Trump
Por Mario Maldonado
Aun no se acomodó en la silla de canciller y Trump ya amenazó a Toyota con un impuesto fronterizo por invertir en México. Su margen de maniobra es más acotado de lo que piensa.

Como regalo de bienvenida al nuevo canciller mexicano, Donald Trump amenazó hoy, vía Twitter, a la armadora japonesa Toyota de imponerle “grandes aranceles” a los autos que planea producir en Baja California, México, y exportar a Estados Unidos. “Construyan la planta en Estados Unidos o paguen un ‘big tax border’”, sentenció.

Videgaray todavía no se acomodaba en la silla de la oficina principal de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) cuando Donald Trump ya estaba lanzando nuevas amenazas en contra de México.

Al ex secretario de Hacienda, considerado el hombre de mayor confianza de Enrique Peña Nieto, se le ve como el único funcionario mexicano capaz de convencer a Trump y a su equipo de suavizar sus políticas en contra de México. Pero la realidad es que el margen de maniobra de Videgaray es mucho más limitado de lo que se piensa.

La primera muestra de que su relación con el yerno de Trump, Jared Kushner –con quien coordinó la visita del entonces candidato republicano a Los Pinos– no es tan sólida como se hace creer es que no logró acordar una segunda reunión con Peña Nieto.

Tras el triunfo de Trump, Videgaray realizó varios viajes a Estados Unidos –a Nueva York, principalmente–, para reunirse con personas cercanas al equipo del maganate, entre ellos Jared Kushner y Corey Lewandowski, su ex jefe de campaña, pero el cabildeo fue inútil: no habría reuniones ni contacto con nadie del gobierno mexicano antes de la toma de protesta.

En contraste, el equipo de Trump hizo contacto con el empresario mexicano Carlos Slim para invitarlo a una reunión con el presidente electo de Estados Unidos, la cual se llevó a cabo a finales de diciembre en su lujosa finca Mar-a-Lago, en Palm Beach, Florida. La cena no fue precisamente para hablar de negocios, sino para enviar un mensaje: Trump puede vapulear un día al hombre más rico de México –y sexto del mundo– y a la vuelta de unas semanas invitarlo a cenar. No hay quien se le resista o quien quiera estar peleado con él.

En la columna pasada escribí que la cancelación de inversiones de Carrier en México era un pésimo precedente para la relación con Estados Unidos, principalmente porque las empresas estadounidense que tienen planes de invertir en el país se enfrentarían al dilema de pelearse con Trump o incumplir los compromisos de inversión en suelo mexicano.

La gravedad del problema es que las inversiones provenientes de Estados Unidos representan la mitad de la Inversión Extranjera Directa (IED) de México, por lo que una desaceleración afectaría considerablemente a la economía nacional.

Si el tuit de Trump de este jueves fue un regalo de bienvenida para Videgray, el que publicó el miércoles podría también ser uno de despedida para la excanciller Claudia Ruiz Massieu, quien intentó bloquear por todos los lados la visita del magnate a Los Pinos: “Esto es sólo el comienzo de lo que está por venir”, dijo con respecto a la cancelación de inversiones de Ford.

Así que quien piense que Videgaray va a salvar a México de Trump, que mejor se encomiende a otro santo. 


Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.