Opinión24.02.2017
(1)guardarlectura zen
Tenemos que hablar del Ejército
Por Gilberto P. Miranda
Resulta imperativo un alto en el camino pues evidentemente la fórmula de amainar la violencia con más violencia ha fracasado.

  Las fuerzas armadas de México hacen tareas de seguridad pública. Si uno lo piensa, la oración misma es un contrasentido: las fuerzas armadas no realizan tareas de seguridad pública en las democracias medianamente civilizadas. 

Es difícil abrir el debate sin polarizar de inicio, así que establezcamos una premisa: no se trata de ser pro o anti militar, sino de analizar si tener al ejército haciendo las veces de policía es la respuesta correcta a nuestros graves problemas de seguridad. El Instituto Belisario Domínguez del Senado de la República recién publicó un estudio titulado "Seguridad Interior: elementos para el debate" que en el título lleva la intención. El momento es fundamental, pues justo se estará legislando una nueva ley de seguridad interior y se han cumplido diez años del inicio de la llamada "Guerra contra el Narco" emprendida por el Presidente Calderón. 

Dos hallazgos del estudio sacuden: esta década de "guerra" que ha dejado cientos de miles de asesinatos y miles de desaparecidos y no solo no redujo la violencia en el país, sino que por el contrario "la estrategia detonó una posterior ola de violencia". El otro hallazgo que estremece aún más es el hecho de que en el año 2007 las tasas de violencia se encontraban en mínimos históricos, y por ende, "no existía una crisis de seguridad que justificara el despliegue simultáneo de operativos con las Fuerzas Armadas". 

Esto no significa que no hubiera un grave problema de grupos delictivos dedicados al narcotráfico y otras actividades ilícitas, sino que en ese momento la violencia generalizada simple y llanamente no estaba ahí. Por tanto resulta gravísima la decisión ejecutiva del Presidente Calderón, pues el estudio afirma que "hasta el momento, no se ha puesto a disposición pública ningún diagnóstico oficial que justifique este cambio en la política nacional de seguridad pública" ¿Cómo se ha traducido la "guerra contra el narco" en víctimas humanas? 

Antes de 2007, en México se daban alrededor de 9 mil asesinatos por año; después, la cifra promedia 27 mil. Cuando se estudie el sexenio de Peña Nieto, uno de los puntos focales deberá estar en la estrategia de seguridad: cambió la comunicación política al removerse la guerra contra el narco del centro de la agenda, pero la estrategia de despliegue de las fuerzas armadas y confrontación siguió igual, dedicándosele más recursos incluso que en el sexenio de Calderón, pues de acuerdo a un informe del Instituto Internacional de Estudios para la Paz de Estocolmo (SIPRI), México triplicó en tres años su compra de armas. 

Resulta imperativo un alto en el camino, pues evidentemente la fórmula de amainar la violencia con más violencia ha fracasado, y porque francamente hay una profunda injusticia en mantener el desgaste y riesgo de las Fuerzas Armadas y sus elementos como un dique de contención. Aún peor, la nueva Ley de Seguridad Interior apunta a seguir apostando por una seguridad militarizada en lugar de plantear la estrategia de retiro de las Fuerzas Armadas de la seguridad pública y plantear soluciones que la subsanen, desde la recomposición de las policías hasta el necesario alto que debe ponerse al tráfico ilegal de armas que provienen de las armeras estadounidenses que lucran con la grave crisis mexicana. 

El estudio del Instituto Belisario Domínguez resulta descorazonador porque pinta una clase política que no sabe lo que hace ni justifica sus decisiones, o peor aún, que lo sabe y pretende mantenernos en una espiral de violencia donde pierde la sociedad entera, incluidas las propias Fuerzas Armadas. Es hora de quitar el dedo del gatillo y la vista de la mira, tomar un respiro y cambiar drásticamente de estrategia, empezando por el hecho de que haya una. Es hora de que paren los tiros

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.
1
Una Ley de Seguridad Interior, es el pretexto para reprimir toda manifestación social contra el gobierno, contra elecciones fraudulentas, de aplicarse estaríamos maniatados.

Como toda bandera falsa, requiere de una fachada aceptable, por ello utilizan el termino "seguridad", cuando en realidad lo que buscan es la represión, a través inclusive de una Ley Marcial.

Pero en sus argumentos mismos describe su falacia, porque el narcotra´fico no se ataca con la fuerza armada.

De acuerdo con abogados de narcotraficantes, periodistas: agentes de la DEA, el narcotráfico posee toda una estructura, en cuya base se encuentran los narcotraficantes y narcopolíticos, más arriba la CIA y en el pináculo La Banca Internacional que se encarga del lavado de dinero.

En esa estructura, el 90% de las utilidades son para la Banca, si esto es asi, significa que se trata de un negocio de los Banqueros, donde los narcotraficantes en realidad son el brazo ejecutor con el apoyo del narcopolíticos y en el centro un servico de inteligencia que coordina para que el efectivo llegue a la Banca, es en realidad la CIA, una oficina de contraespionaje al servicio de la Banca internacional.

Entónces un verdadero intrés por parte de cualquier gobierno, debería centrarse en una INTELIGENCIA FINANCIERA para investigar los flujos de dinero y de manera secundaria; complementaria, una Agencia de Investigación independiente del gobierno y de la Banca.

Al ejército lo utilizan como simulación ó para eliminar a determinado cártel que ya ha dejado de ser útil a los intereses de la cúpula.

Evidencias de que el dinero de la droga es gestionado por la CIA y ésta por la Banca Internacional.

1.- A Enrique Camarena S. agente de la DEA, lo eliminó la CIA y le hecharon la culpa a Caro Quintero, porque Camarena tenía pruebas que incriminaban a la CIA, ...Abogado de Caro Q.

2.- Gary Webb periodista Norteamericano, fue asesinado por denunciar que La CIA hizo causa común con los traficantes de droga de Centroamérica y el dinero resultante de la venta de droga en Estados Unidos servía para financiar y armar a la Contra nicaragüense.

3.- Juán Pablo escobar quién tuvo que convertirse en Sebastián Marroquín para librarse del estigma de ser hijo del famoso capo colombiano, menciona en entrevista: Lo que se descubre con mi libro es que mi padre estaba trabajando para la CIA vendiendo cocaína para que ellos pudieran financiar su lucha anticomunista en toda Centroamérica. Esto ubica a mi padre en una historia en donde algunas cosas empiezan a encajar.Mi padre fue un engranaje de un gran negocio del narcotráfico universal. Cuando ya no les sirvió, lo mandaron a matar.

4.- Mi nombre es James Casbolt y trabajé en operaciones ?negras? traficando con cocaína con el IRA irlandés y el Mossad en Londres y Brighton, entre 1995 y 1999. Mipadre, Peter Casbolt, también fue un agente del MI6 y trabajó con la CIA y la mafia en Roma, introduciendo cocaína en Gran Bretaña. Mi experiencia fue que las diferenciaciones entre estos grupos se difuminan hasta que, al final, todos ellos conforman un solo grupo internacional trabajando juntos por los mismos propósitos. Somos marionetas cuyos hilos mueven señores de alto nivel financiero y político desde la City de Londres. Muchos de los más altos niveles de las agencias de inteligencia no son leales a los intereses de sus respectivos países sino que se ven como parte de un ente ?supranacional?.

Hay muchos ejemplos más de investigadores serios como Lyndon Larouche, que arrojan luz sobre el destructor mundo del narcotráfico,

Así pues la idea de crear una Ley que otorgue inmunidad al ejército en su actuaciones sobre la población civil es muy peligrosa........podría derivar en la aplicación de una Ley Marcial..........ante manifestaciones por cierre de bancos o elecciones fraudulentas...............se trata de una práctica global.......ahora mismo está teniendo lugar en Alemania y Francia donde estan proximas las elecciones, Septiembre y abril respectivamente.