Comunicación
Tras polémica en reparto de fondos publicitarios, Mancera despide a su vocero
Es Julián Andrade, a quien Proceso señaló de pagar millones a portales inexistentes.

A meses de que concluya su mandato, Miguel Ángel Mancera anunció cambios en su Gabinete, en los que coló una modificación muy delicada: El relevo de Julián Andrade por Zarife Maza en la dirección de Comunicación Social.

Por tercera vez durante esta administración, Mancera realiza cambios en la coordinación de Comunicación Social, un área a la que nunca le encontró la vuelta, pese a contar con uno de los presupuestos para promoción más importantes de México.

Ya se habían sentado en ese sillón Fernando Macías Cué y Óscar Kaufmann Arispe, antes que Andrade. La falta de continuidad en esa dependencia clave para cualquier gestión moderna, parece reflejar un hecho molesto y persistente como una mosca: la política de comunicación fue quizás uno de los puntos más bajos de la gestión de Mancera.

Incluso, militantes del propio Sol Azteca o funcionario del DF afirman que han sido mejor gobierno de lo que se ha logrado comunicar a los capitalinos. "Nunca conseguimos instalar mensajes que se identifiquen con el grupo de los chilangos", reconocen.

Mancera cambió tres veces de responsable de comunicación pero nunca logró tener una política exitosa o al menos comprensible en esa área pese a contar con uno de los presupuestos de publicidad más grandes del país.

Es que la política de comunicación de Mancera naufragó entre el énfasis a un personalismo del jefe de Gobierno bastante infantil -poco más que la idea de un hombre deportista y atento- y mensajes que apelaban a valores generales sin mayor identificación con lo que implica administrar la ciudad más grande del continente. "Nunca hubo una idea clara de gestión", reconocieron las fuentes consultadas.

Se identificó a la Ciudad de México con un extraño rosa subido de tono y el mensaje por momentos pareció reducirse a una obviedad: Instalar la siglas de la ciudad (CDMX) en lugar del mundialmente reconocido DF, como si fuera un logro de profundidad histórica. En líneas generales la superficialidad desconectada del vecino, fue el trazo común de la comunicación del mandato de Mancera, que quemó miles de millones de pesos de inversión.

Acaso la suerte tampoco haya estado de su lado. La última vez que se intentó proponer una campaña con pretensiones innovadoras, con un Mancera ya casi lanzado en campaña presidencial, tuvo que ser abruptamente retirada debido a la tragedia del sismo.

Pero lo que detonó la salida de Andrade no fue una autocrítica de la falta de rumbo del área, sino un escándalo de magnitudes, revelado por Proceso, en el reparto de la publicidad, que bordea el uso inapropiado de recursos públicos y podría derivar en alguna presentación judicial.

El informe que apresuró la caída

"Les hemos deseado que les vaya bien en sus nuevos proyectos y tareas", fue la fría despedida de Mancera a su ex vocero, acaso un signo del impacto del caso que golpeó debajo de la línea de flotación a su administración. Desde ahora, será la joven Zarife Maza la encargada de llevar las riendas de una oficina en crisis, que en rigor se fue procesando en capítulos. 

Mancera y su ex secretario de Comunicación Social, Julián Andrade.

Hace unos cuatro meses, los responsables de la oficina de publicidad de la Ciudad fueron abruptamente cesados, mientras crecía al interior del gobierno la sospecha de irregularidades con un agregado especialmente molesto: Los millonarios recursos invertidos ni siquiera estaban rindiendo para explotar la imagen de un posible candidato presidencial.

Andrade logró librarla en ese momento, pero en diciembre un nuevo escándalo le impactó de lleno. La Oficialía Mayor de la Ciudad de México publicó un listado completo con los medios y montos contratados por el gobierno de Mancera. La información fue recogida y analizada por Proceso, que descubrió que se destinaban millones de pesos a portales inexistentes, sin actualización ni tráfico y en muchos casos sin ninguna publicación vinculada a la Ciudad.

Hace unos cuatro meses los responsables de la Oficina de Publicidad de la Ciudad fueron cesados en el cargo. En ese momento Julián Andrade logró permanecer en el cargo, pero la investigación de Proceso selló su salida.

Portales web que no existen y que están sin actualizar su contenido desde hace varios años fueron beneficiados con cientos de miles y hasta millones de pesos, en un dispendio de recursos públicos inexplicable.

"Andrade fue quien firmó los contratos de publicidad del gobierno de la capital con los medios de comunicación por 678,850,000 pesos", señaló Proceso en su reportaje. Fuentes al tanto de lo ocurrido, confirmaron a LPO que tres meses atrás dos miembros del equipo de Andrade también fueron separados de sus funciones. 

De acuerdo con los datos obtenidos por Proceso vía Transparencia de la Información de la Oficialía Mayor del gobierno capitalino, páginas de internet de "contenido soft" como bbmundo.com.mx o cheforopeza.com.mx  obtuvieron del gobierno capitalino entre 500 mil y 232 mil pesos, por concepto de publicidad.

Lo notable es que esta dependencia supuestamente para transparentar el gasto tiene un portal muy opaco y confuso donde su publican muy pocos informes y sin una clara identificación de la materia o dependencia auditada.

Como sea, el trabajo detectó que la gestión de Mancera también compró espacios publicitarios en callemexico.com, notifaxonline.com, Torre Blanca y Cuadrangular, páginas que presentan información desfasada por semanas, meses o ni siquiera existen. Estallado el escándalo, algunas de las páginas observadas iniciaron una furiosa actualización de sus contenidos. Una tontería ya que lo que importa en términos legales es lo detectado al momento de la auditoría.

"Esas cantidades sobrepasan prácticamente 10 veces lo recibido por reconocidos portales de noticias como lopezdoriga.com, josecardenas.com, ejecentral.com, forbes.com.mx, lasillarota.com y sinembargo.mx, por mencionar algunos, cuyos pagos van de los 100 mil a los 600 mil pesos de enero de 2016 a septiembre de este año", concluye Proceso.

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.