Voto 2018
AMLO pidió que su equipo arme una cita privada con Gil Zuarth para seducir a sus gobernadores
Pidió a sus colaboradores que se comuniquen con el senador. La lectura de su columna y la vía discreta.

La lectura ya se instaló como una verdad revelada en Morena. Que Andrés Manuel López Obrador formará parte de la polarización del último tramo de campaña es un escenario cada vez más factible. Por eso, el adversario que lo enfrentará en ese potencial horizonte ya es motivo de debate y de posibles estrategias en los equipos que rodean al tabasqueño.

En el búnker de AMLO están convencidos que una disputa palmo a palmo con José Antonio Meade sería mucho más fácil. El argumento es sólido: se contrastaría el lema "continuidad o cambio", una moneda de cara o cruz que le daría resultados al líder de Morena.

Una polarización con Ricardo Anaya, en cambio, abriría un debate menos cómodo para López Obrador, pues la discusión ingresaría en una zona más delicada: ¿cuál de los dos representa un mejor cambio? Entendiendo ese dilema, el estratega de la campaña de Anaya -el consultor Roberto Trad- sugirió que se instale la idea del "cambio inteligente".

Por esta razón, como ya explicó LPO, a la coordinadora de campaña de AMLO (Tatiana Clouthier) se le insistió en profundizar el trabajo para "comerle" las bases al ex dirigente panista. Eso explica la incorporación de Gabriela Cuevas, con pluri incluida, cuando a otros históricos aliados se le negaron sus postulaciones.

El tabasqueño cree que hay margen para negociar un apoyo encubierto con los gobernadores más cercanos al senador, Francisco Cabeza de Vaca y Pancho Domínguez.

Hasta el mejor amigo de Gonzalo López Beltrán -hijo del tabasqueño-, el joven Sebastián Ramírez Mendoza, se quejaba en los últimos días del trato recibido, después de quedar sin su diputación por la Benito Juárez. "Podrían haberme avisado", repite entre sus íntimos. Pero es momento del pragmatismo. Y hay que sumar aliados, aunque eso implique tragar algunos sapos. Es el último tiro de AMLO, su bala de plata.

En esa misma lógica, se inscribe la adhesión de Manuel Espino, el ex dirigente nacional panista, aunque se desconocen los detalles de su acuerdo. O la incorporación de Fadlala Akabani, otro panista que disputará la delegación Benito Juárez.

Cuando AMLO leyó la columna de Roberto Gil Zuarth en El Financiero, creyó estar frente a un nuevo mensaje político desde la otra trinchera. El senador afirmaba que "AMLO es el candidato a vencer", y que sería un un error pensar que "se podrá reeditar el relato del peligro para México".

"El ánimo social simplemente no sintoniza con la idea de que el rumbo actual es un bien mayor que cualquier alternativa. No hay sentido compartido de riesgo en esta elección. El miedo puede ser un catalizador determinante del voto estratégico o útil cuando es mayor que el enojo o la intención de cambio", escribió Gil Zuarth.

Y completó: "Pero en la deslegitimación progresiva del sistema político mexicano y de la autoridad democráticamente electa, no hay razones fuertes para preferir el mal conocido. En el agotamiento de un régimen que frustró las expectativas sociales, en el vacío de un consenso básico que defender, en una campaña sin alternativa, no hay mucho espacio para asustar al elector con el cuento del lobo". 

López Obrador respondió con un mensaje público y generalista: "Las puertas están abiertas". El senador panista se desmarcó al día siguiente en un programa radiofónico: "Una columna que pretendía ser provocativa, terminó en una invitación".

Son muchos lo que están jugando más allá del 2018, con el objetivo de convertirse en los líderes. Anaya los apartó y con una derrota la estructura del PAN pasaría a una nueva era.

Pero aunque haya existido ese tímido desmarque mediático, LPO pudo saber que AMLO ordenó desde Chiapas -en donde estaba de gira- que se busque una cita privada con Gil Zuarth. El tabasqueño cree que hay margen para negociar un apoyo encubierto con los gobernadores más cercanos al senador, Francisco García Cabeza de Vaca y Pancho Domínguez.

"Son muchos lo que están jugando más allá del 2018, con el objetivo de convertirse en los líderes. Anaya los apartó y con una derrota la estructura del PAN pasaría a una nueva era", explicaron desde Morena a este medio. ¿Habrá acuerdos privados con mandatarios panistas?

Hay que recordar que Gil Zuarth fue uno de los liderazgos que conformó la bancada "rebelde" de panistas en el Senado, justamente en contra de las imposiciones de Ricardo Anaya. Ese grupo operó la llegada de Ernesto Cordero como líder de la Mesa Directiva. Aunque muchos de ese equipo prefieren jugar con Meade, este senador podría ensayar un puente con Morena.

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.