ADOLFO HELLMUND
"En el corto plazo, es casi imposible que pueda dirigir Pemex"
Hombre de confianza de AMLO, fue nominado en 2012 para la Secretaría de Energía.

Adolfo Hellmund formó parte -junto a Rogelio Ramírez de la O y Fernando Turner- de la mesa chica de expertos económicos que diseñaron el proyecto de gobierno de Andrés Manuel López Obrador. Volcado a la actividad privada, en las últimas semanas sonó muy fuerte como el director de Pemex en una eventual Presidencia del tabasqueño.

En entrevista con LPO, el empresario norteño evaluó el desempeño de la Reforma Energética, se descartó como posible integrante del Gabinete de AMLO -al menos para los primeros años del potencial Gobierno- y reveló cuáles son las preocupaciones que tienen los empresarios en torno al proyecto de Morena. 

¿Qué evaluación hace de la Reforma Energética? ¿Qué resultados ha dado en esta primera fase?

Tuvo sus aspectos buenos y malos. Por ejemplo, en electricidad, lo bueno es que al haber competencia se han bajados los precios los consumidores industriales. Al público general, no. 

A las refinerías no les han dado mantenimiento. ¿Por qué? Ha sido un plan para poner al sector en una situación tan mala que no quede más que vender. Claro: venderlas a los amigos. Esa es la historia de las privatizaciones en México.

Lo malo es que CFE tiene algunos segmentos poco rentables. Tres muy claros: tener capacidad ociosa para los picos de consumo, llevar electricidad a zonas sin mucha densidad de población y llevar el servicio en zonas donde no te van a pagar porque la gente es muy pobre.

Ahora bien, si toda la capacidad nueva rentable, la vas dando a terceros y te vas quedando con una parte cada vez más chica de los ingresos "sanos" y sólo te quedas con lo no-rentable, pues vas a quebrar a la empresa. Eso es una irresponsabilidad. Tienes que dejar que CFE compita en la generación nuevo de electricidad.

¿Y en el aspecto petrolero?

Por el lado de Pemex, lo que dijeron es que la apertura del mercado a los privados era necesario porque no teníamos la tecnología. Creo que eso fue falso. La tecnología para aguas profundas se podía desarrollar, como lo hizo Petrobras. Si ellos pudieron, nosotros podíamos.

Como yo no tengo una buena perspectiva para los hidrocarburos a mediano plazo -el uso extendido de autos eléctricos son una realidad cada vez más cercana- ni siquiera me metería tanto en aguas profundas. Pero sí en aguas someras y en pozos de tierra. Hay muchas posibilidades de que si Pemex se maneja como una empresa, que salga adelante. Y ni se diga las refinerías porque no les han dado mantenimiento.

¿Por qué ha pasado eso? Creo que ha sido un plan para poner a determinadas partes del negocio en una situación tan mala que no te quede más que venderlas, y claro: vendérselas a los amigos. Esa es la historia de las privatizaciones en México. Eso no se vale, es totalmente irresponsable.

En 2006 y 2012 le dediqué mucho tiempo al proyecto de AMLO. Descuidé un poco mi chamba. Ahora decidí concentrarme más en mi trabajo. Tengo un socio, compromisos, proyectos y clientes que, en algunos casos, se podría plantear como conflicto de interés.

AMLO y sus asesores han oscilado entre cancelar la reforma, revisar los contratos e incluso, en algunos momentos, avalar las licitaciones. Desde tu óptica, si gana la Presidencia, ¿qué hará López Obrador?

Respetar los contratos que ya se firmaron, pero buscar al mismo tiempo administrar bien las empresas, cuidar el patrimonio nacional. El objetivo final muy claro es que los consumidores puedan tener precios bajos -no subsidiados-, porque la energía barata es importante para el poder adquisitivo. Pero también para los industriales, como política de fomento a la competitividad internacional. Aquí han usado a la energía como elemento de recaudación sin pensar en los efectos de competitividad de las empresas mexicanas en el mundo.

En concreto, mi evaluación es que el objetivo de la Reforma Energética fue privatizar y atraer inversión extranjera, y no aumentar el patrimonio de los mexicanos. Yo le veo más oscuros que claros.

El debate de eficiencia privada versus despilfarro estatal es un argumento reiterado que justificó privatizaciones no sólo en México, sino en toda la región. ¿Es posible lograr altos estándares productivos y rentables bajo el esquema de una empresa paraestatal?

Sí, perfectamente, pero se tiene que manejar con criterios empresariales, y sobre todo con autonomía de gestión y presupuestal. Cualquier empresa estatal en el mundo no funciona como parte del Presupuesto Nacional, sino que sólo consolidan sus utilidades o pérdidas. Entonces, si tienen que invertir, no se contabiliza como déficit fiscal, porque esa inversión (siempre con criterios empresariales) genera su propia fuente de pago. No es como la construcción de una escuela o una carretera.

Le han puesto esa camisa de fuerza a Pemex y a CFE para que en la práctica vayan privatizando sus negocios.

Esa fue justo la explicación para no invertir en la reconversión de las refinerías: que era más barato importar la gasolinas desde Estados Unidos.

Cada refinería puede valer entre 5 y 10 mil millones de dólares. Tenemos seis. Están dejando que se conviertan en chatarra. Eso es una irresponsabilidad. Sólo poniéndolas a funcionar, bajaríamos a la mitad la importación de gasolinas. Dicen que no hay presupuesto. Es una excusa malísima.

¿Aceptarías la dirección de Pemex?

Hay personas muy valiosas, con experiencia, que quizás ya tienen su patrimonio consolidado y no están pensando en el dinero. Esos son los mejores perfiles.

En 2006 y 2012 le dediqué mucho tiempo al proyecto de Andrés Manuel, y realmente descuidé un poco mi actividad privada. Después decidí concentrarme más en mi trabajo. Tengo un socio, compromisos, proyectos y clientes que, en algunos casos, se podría plantear como conflicto de interés. Y a mí esos temas siempre me preocuparon, a Andrés Manuel también. No creo que él quiera hacer nombramientos que se puedan prestar a críticas, que vaya que le sobran. Entonces, no creo que sería lo más conveniente.

Es lógico que AMLO piense más en gente que ha estado más cercana recientemente, apoyando esta campaña. Él nunca me ha tratado el tema, es muy difícil que yo aceptara algo así. Pero es un hecho que yo no lo dije a ningún empresario que estaré en Pemex.

Dice que es difícil, pero no que es imposible. En otros países, cuando existían potenciales conflictos de interés, hubo quienes optaron por vender participaciones o poner bienes en fondos ciegos, herramientas para quitar esas dudas. ¿Eso no sería posible?

Lo que pasa es que yo estoy en banca de inversión. No es tanto que yo tenga activos, sino que asesoro a distintas personas, algunas de las cuales se dedican a energía. Algunos proyectos se están desarrollando ahora mismo. Entonces, diría que es complicado. Ciertamente en el corto plazo imposible. Si más adelante, terminara algunas cosas y me invitaran... Por eso no digo imposible. Pero en el corto plazo, altamente improbable.

¿Y otra posición en su eventual Gobierno, ligadas a las finanzas, que es otro de tu expertise?

Habría que verlo. Yo no he estado muy pegado a su campaña, entiendo que tiene gente más cercana. El problema es ya tengo 61 años, y con Andrés Manuel trabajas muchísimo, ganas muy poco. Dependería también de qué puesto, qué objetivos, y si eso se empata con mis principios, mis ideas. Compartir esa mirada, ¿no? Todo es posible, pero no lo veo como algo muy probable.

Para lograr un Pemex y CFE con "criterios empresariales" imagino que habría que buscar eventuales directores con trayectoria. ¿Es posible conseguir esos perfiles cuando la paga sería infinitamente más baja de lo que podrían percibir en empresas privadas?

Hay personas muy valiosas, con experiencia, que quizá ya tienen su patrimonio consolidado y no están pensando en el dinero. Ese sería el perfil ideal, profesionales con experiencia, vocación cívica, y  que  no necesiten el dinero. Habría que buscar ese tipo de figuras.

Por su trabajo, está en permanente contacto con inversores nacionales e internacionales. ¿Cuáles son las preocupaciones que más le transmiten sobre el México actual y cuáles sobre un eventual gobierno de AMLO?

Lo podemos dividir en segmentos, o en nichos de mercado. Por ponerlo muy sencillo: en México hay empresarios muy grandes, algunos de los cuales caen en una de estas tres categorías: tienen prácticas monopólicas, no pagan los impuestos que deben o son beneficiados con licitaciones amañadas por parte del Gobierno. Esos empresarios, pues tienen razones de no querer que llegue AMLO porque pueden perder esos privilegios.

AMLO y Urzúa son súper conservadores en lo fiscal. Cuando ingresó al Gobierno del DF, Andrés Manuel tenía un déficit más o menos de unos $5,000 millones y cuando salió estaba en cero. Y eso que metió planes sociales. Logró equilibrar las finanzas, pues.

Luego están los empresarios medianos y pequeños, quienes por lo general sufren más la realidad económica mexicana: no hay crédito, hay inseguridad, no hay crecimiento, y encima no son beneficiados por las licitaciones. Te diría que esos pequeños y medianos empresarios son mucho más abiertos al cambio. No tienen tanto que perder.

¿Y cómo le explicas a un inversor extranjero que López Obrador no será como Chávez?

Ciertamente el principal tema es Venezuela, ese fantasma que se usa para meter miedo. Yo les digo: en primer lugar, Hugo Chávez se enfrentó con los empresarios desde el primer momento por el golpe de estado. Eso ya condicionó mucho la relación. Pero finalmente, el problema venezolano es que no supieron hacer un ajuste fiscal, y eso derivó en este proceso hiperinflacionario, desabasto y demás.

Ahora bien, si tú observas, López Obrador y Carlos Urzúa son súper conservadores en lo fiscal. Cuando ingresó al Gobierno del DF, Andrés Manuel tenía un déficit más o menos de unos $5,000 millones y cuando salió estaba en cero. Y eso que metió planes sociales. Pero bajó la corrupción y el derroche. Logró equilibrar las finanzas, pues. Me parece que en el Gobierno Federal también hay mucha tela donde cortar.


Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.