Jalisco
Aristóteles asegura que seguirá operando tras dejar el gobierno y busca lugar en el CEN del PRI
Nexos en el PRI estatal y el Congreso. Fricción con Ruiz Massieu. Una transición de urgencias.

Quienes acompañaron a Gerardo Ruiz Esparza esta semana en Jalisco, cuando el secretario de Comunicaciones y Transporte llegó para conocer el estado de diversas obras, comentan que el gobernador Aristóteles Sandoval sorprendió al funcionario explicándole sus planes para su vida post-gobierno estatal. Mientras Ruiz Esparza comentaba que en su caso se dedicará a su familia y a sus barcos -es un entusiasta de la navegación-, Aristóteles replicaba comentando que quería seguir jugando en la política estatal y que pretendía reflotar al PRI en Jalisco. El secretario no dijo nada. Calló por mera cortesía.

Pero este es el discurso que esboza el gobernador ya desde hace algunos días. No parecen haberlo afectado las recurrentes crisis de seguridad que tienen lugar en la entidad, ni el hecho de que bajo su conducción el PRI se desplomó en Jalisco al punto que podría haber iniciado un proceso muy similar al del PAN tapatío: o sea, convertirse en un partido menor o un satélite ocasional de Movimiento Ciudadano. 

El gobernador confía en asegurarse cierta centralidad con Ramiro Hernández, titular del tricolor a nivel estatal por lo menos durante un año más y Mariana Fernández, secretaria general y próxima coordinadora de la pequeña bancada en el Congreso estatal.

Es tal la debilidad del mandatario que esta semana se conoció que desistirá de entregar notarías a su círculo de amigos, una suerte de auto privilegio concedido por los gobernadores a lo largo de toda la República. Las nuevas notarías se concursarán durante la gestión de Enrique Alfaro.

Sandoval ha deslizado entre algunos columnistas amigos que podría recalar en el CEN nacional pero allí prefieren que no aparezca por la Avenida Insurgentes. Ocurre que Sandoval es el prototipo perfecto de la imagen que el tricolor, bajo la gestión de Claudia Ruiz Massieu, quisiera dejar atrás. Ya se lo han hecho saber al mandatario estatal. Pero el mandatario insiste. 

El gobernador, explican en el PRI, lleva una transición pacífica con Alfaro e incluso habría alcanzado una serie de entendimientos para evitar persecuciones de corte judicial. La de Jalisco es una transición signada por urgencias paralelas: Sandoval quiere salir cuanto antes del cargo mientras que Alfaro quiere ingresa lo más rápido posible antes de que la situación de la seguridad se siga descomponiendo.


Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.