Senado
El suplente de Zepeda saltó al Verde y el bloque de Mancera entra en crisis
Ya sólo quedan cinco integrantes, el límite para conformar una fracción. Una fuga más y se desvanece el grupo. La presión por el IBD.

 Era cuestión de tiempo. Todo el mundo sabe que las bancadas muy disminuidas suelen achicarse con los clásicos saltos de senadores que buscan posicionarse ante un oficialismo poderoso. Y esa tradición es todavía más grande en el PRD, donde las tribus se fagocitan unas a otras.

El mediodía de este martes, Rogelio Zamora -el suplente de Juan Zepeda en la lista pluri- anunció que pegaría el salto a la bancada del Verde, una sutileza para evitar el salto directo hacia Morena. Todo el mundo sabe que el PVEM es, de nuevo, un partido satelital al próximo gobierno. El oficialismo está en su ADN.

El movimiento era esperable, por otra parte. LPO anticipó tiempo atrás que ya se había desatado una nueva -¿y última?- lucha entre las tribus para decidir que camino tomar frente una derrota estrepitosa. La corriente ADN, que comanda Héctor Bautista e integra Juan Zepeda- empujaban un acuerdo con AMLO.

Esa posición contrastaba con Los Chuchos, que no tienen ningún lugar en el barco de Morena, ni siquiera de forma velada como ingresó René Bejarano. Para Nueva Izquierda el camino era la refundación del PRD, sumando a otros colectivos de oposición. Por eso la guerra abierta entre Rogelio Zamora y Jesús Zambrano por el curul en la Cámara Alta.


Zamora entró al Senado como representante de su padre, del mismo nombre, que comanda las Iglesias de La Luz del Mundo, un sector del evangelismo del Estado de México que no se encolumna con el PES. Cercanos al PRI, ahora eligieron el refugió del Partido Verde.

Mancera negocia desde hace semanas el control del Instituto Belisario Domínguez, un espacio que considera le dará suficiente visibilidad -y algo de recursos- para no abandonar su sueño presidencial dentro de seis años. El problema es que la correlación de fuerzas no lo ayuda para nada, y una primera muestra de esto fue el reparto de las comisiones, donde el PRD se vio muy disminuido, incluso frente a Movimiento Ciudadano.

El salto de Zamora, como sacrificio al oficialismo, podría abrirle una puerta del IBD a Mancera, pero con un claro riesgo: su fracción quedó ahora con cinco integrantes, el límite que imponen los reglamentos del Senado para conformar una bancada. Un tropiezo y se desvanecería el grupo. 

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.