PSDB: El partido de Cardoso fue la primera víctima del Brasil post Lava Jato
El candidato a presidente no llegó a los 5 puntos. El riesgo en San Pablo y la derrota inesperada en Minas Gerais.

El Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), protagonista del poder de Brasil de las últimas tres décadas, quedó al borde de la extinción tras la peor elección de su historia.

Curiosamente, el primer partido grande que se cargó el Lava Jato no fue el PT de Lula, que sufrió la destitución de Dilma por el embate judicial, sino el partido que llevó a Fernando Henrique Cardoso a manejar los hilos de Brasil en los noventa y a competir en los posteriores ballotages por la presidencia.

El propio PSDB, con el ex candidato a presidente Aécio Neves como gran culpable, subestimó el efecto colateral de cebarse con el Lava Jato para destruir al PT y cayó en la volteada: gran parte de su electorado, harto de la corrupción y de la política tradicional, corrió a los brazos del "outsider" Jair Bolsonaro, que está en política hace décadas pero lo disimula bien.

El PSDB se equivocó de entrada en elegir al paulista Geraldo Alckmin como candidato a presidente. Un médico aburrido que se peleó en su propio distrito con el alcalde Joâo Doria, que ahora como candidato a gobernador no ve la hora de dejar al PSDB en el pasado y cobijarse en Bolsonaro para llegar con chances a la segunda vuelta en San Pablo.

La elección en San Pablo, caso testigo de la decadencia del PSDB de Cardoso

Alckmin hizo un papelón peor de lo esperado y sacó 4,8 puntos, la peor performance por escándalo en la historia del partido. Bolsonaro le comió la base electoral, anclada en el campo y en las industrias urbanas. Pese a esa performane, el médico paulista dijo que se tomará hasta el martes para decidir a quién apoya en el ballotage.

La otra gran decepción se dio con el senador de Minas Gerais, Antonio Anastasía, marchaba como favorito para quedarse con la gobernación de ese estado clave para la política brasileña. Perdió con un hombre de derecha que iba tercero en las encuestas y levantó cuando dio su apoyo a Bolsonaro.

Los tiburones ya olieron la sangre: el alcalde de San Bernardo do Campo, Orlando Morando, pidió que Alckmin renuncie a la presidencia del partido.

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.