Corrupción
Muñoz Ledo enojado con Delgado porque Elías Beltrán declarará en privado y solo ante la Jucopo
Acuerdo de PRI, PAN y Morena blinda al procurador ante críticas por el affaire Odebrecht. El acuerdo de Barrientos que inquieta en el panismo.

En el contexto de las diversas comparecencias de funcionarios del gobierno federal en San Lázaro, la semana que viene le tocaría al procurador Elías Beltrán. Sin embargo, este funcionario no hablará ni en comisiones ni en el pleno: lo hará en una sala de juntas, en una pequeña y privada reunión con los integrantes de la Junta de Coordinación Política. Este giro estaría reflotando tensiones en la Cámara entre su titular Profirio Muñoz Ledo y el coordinador morenista, Mario Delgado. No es la primera.

En la PGR sostienen que esta incursión diferencial se acordó con los coordinadores de blas principales bancadas. Lo habría habilitado, desde luego, el propio Delgado, junto a René Juárez del PRI y Juan Carlos Romero Hicks del PAN. El procurador pidió esta modalidad porque teme que si se hace de forma abierta su audiencia se descontrole por cuestiones como el affaire Odebrecht y el hecho de que siguen pasando las semanas sin que haya la menor novedad al respecto.

El caso es que Muñoz Ledo no quería trato preferencial para Beltrán y de ahí las quejas de las últimas horas a las cuáles suscriben legisladores morenos, del PT y de MC.

El argumento de la PGR es que hay cuestiones sensibles en carpetas de investigación que no se pueden compartir públicamente y que, ante esa situación, los diputados podrían verse frustrados y se lanzarían frontalmente contra Beltrán que es un hombre de la justicia, muy distante a las escaramuzas del poder político.

Tanto el PRI como el PAN tienen fundamento para la reserva en lo que Beltrán pueda decir. Los primeros por el caso Odebrecht, que supuestamente antes de noviembre tendría algún tipo de conclusión. Los panistas, en tanto, podría pasarla mal si se le pregunta al procurador sobre los términos de su acuerdo con Manuel Barreiro, el presunto socio de Ricardo Anaya que estaba acusado de lavado de activos. Barreiro, se comenta, ya está nuevamente en México tras un exilio improvisado en Vancouver.

El procurador se suma como otro elemento de tensiones entre la Mesa Directiva y la coordinación de Delgado. El choque es muy esperable porque Delgado es un pragmático, curtido en las aristas del sistema político y que siempre se muestra negociador mientras que Muñoz Ledo cuida permanentemente de exhibir su ideología y cierta simulación de purismo que alimenta la mística necesaria en la 4T.


Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.