Aeropuerto
En campaña, Espriú recorre zona del Nuevo Aeropuerto para "visibilizar" el ecocidio
Activistas critican que AMLO solo se ha enfocado en cuestiones económicas y no sociales ni ambientales. Los impactos advertidos.

A días de que se lleve la consulta sobre la construcción del nuevo aeropuerto capitalino, activistas y expertos ambientalistas esperan hacer ver al futuro Gobierno -y a la población-, todas las implicaciones ambientales y sociales de continuar Texcoco, por lo que invitaron al equipo de AMLO a una caminata de siete horas en estos terrenos.

Al recorrido, llamado "visita al ecocidio" es guiado por el Frente de Defensa de la Tierra de Atenco y participan Javier Jiménez Espriú, futuro secretario de Comunicaciones y Transportes (SCT), Josefa González Blanco, futura titular de la Semarnat, Román Meyer, próximo a asumir a la Sedatu, y también el diputado Gerardo Fernández Noroña.

El punto de reunión fue la Universidad Chapingo y se prevé que toque al menos cinco puntos, entre ellos Texcoco (minas de Tlaminca), Tepetlaoztoc, Teotihuacán, Tezoyuca y San Salvador Atenco, durante alrededor de siete horas que se prevé dure el recorrido.

Las minas, el primer punto, es uno de los espacios afectados que ambientalistas han reconocido se dejó fuera en la construcción del proyecto del aeropuerto que se impulsó en esta administración de Enrique Peña Nieto.

En una conferencia ofrecida vía webcam por el Doctor en Ecología de la UNAM y asesor en estos temas del equipo del futuro Gobierno, Fernando Córdoba, explicó que este recorrido es crucial para que los futuros secretarios puedan tener una visión real de los daños ecológicos que la terminal de Texcoco está teniendo en estas zonas.

AMLO dice que obras en Texcoco requieren otros $88,000 millones y presiona por Santa Lucía

Y es que criticó que López Obrador "nunca ha hablado de impactos ambientales, siempre se ha enfocado en la parte financiera o lo ha visto como un bastión de este gobierno que habría que derribar. Y aunque tiene la información, no sé que tanto se ha interesado en los verdaderos impactos ambientales y sociales".

En ese sentido, señaló que espera que este recorrido, "sea la apertura de ojos al verdadero problema. Mañana quizá podamos ver si el tema ambiental y social permea el discurso del futuro Gobierno", refiriéndose a la conferencia que dará Espriú sobre el tema aeroportuario.

Y es que el es claro en señalar que "ya no se trata de hablar de impactos, sino de una devastación total", proveniente de la destrucción del Lago Nabor Carrillo, el mismo que, paradójicamente, había sido creado con la finalidad de recuperar la zona y para que sirviera como un cuerpo de agua permanente. No obstante, las autoridades confirmaron que sería necesario secar una parte de éste, para poder proseguir con el proyecto.

"Con el 20% que lleva de avance el proyecto ya estamos viendo no solo impactos en el polígono de la región, sino advertimos un daño brutal", expuso Córdoba, advirtiendo, por ejemplo, que el aire limpio que entra a la cuenca del Valle de México, entra precisamente por Texcoco.

Los síntomas de un daño "brutal"

Y es precisamente en la zona de inicio del recorrido que ahora realiza Espriú, que se advierte este conflicto con el derrumbe que se está haciendo en los cerros del Oriente. "Ellos son los grandes filtros, los captadores de aire, los riñones de esta ciudad y son con éstos con los que se está rellenando el proyecto".

"La Ciudad de México es una cuenca cerrada, tanto para el agua como para el aire. Es como si viviéramos encapsulados. Cualquier emisión de gas se queda en la cuenca, lo que ocurra lo respiramos todos", en ese sentido, el experto de la UNAM acotó que los aeropuertos son los mayores generadores de contaminación y criticó que este proyecto esté en la zona más baja de la cuenca. "Así, todas sus emisiones se quedarán en la cuenca".

Todos estos efectos, además de las implicaciones negativas al suministro de agua, implican para ellos la urgencia de frenar el proyecto. El especialista consideró que con el avance que lleva Texcoco, tan solo se ve un riesgo irreversible del 1%, por lo que el resto es recuperable, solo si se frena en este momento.

Y es que, lo que el experto ha repetido desde años atrás, es que el proyecto va a fracasar: "por cuestión de construcción, que aumentará los costos, por los impactos sociales, los ecológicos, sin contar los amparos impuestos. En fin, ahora es posible recuperar la región". La propuesta que pone sobre la mesa es que ahí se construyan plantas de tratamiento de agua, aprovechando los nueve ríos que llegan a esa región.

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.