Emilio Álvarez Icaza
"Si AMLO no destina presupuesto contra la violencia, los foros habrán sido demagogia"
Emilio Álvarez habló sobre su agenda como senador independiente y de la posible fundación de un nuevo partido político.

Lo conocí como el hombre de las instituciones que acompañó al Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad, alguien que había dado el paso del oenegismo bien portado al activismo contra la guerra. Más tarde, como secretario ejecutivo de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, su voz se convirtió en el referente internacional de la exigencia de la rendición de cuentas de la actuación u omisión del gobierno mexicano en materia de seguridad.

Ahora, tras una controvertida decisión, se integró a la clase política desde la independencia. En diálogo con LPO, Álvarez Icaza Longoria compartió su visión sobre el futuro de Ahora (su organización), sobre la transición política y la conclusión de los foros de paz. Además, explicó las razones por las que se opone a la Constitución Moral de López Obrador y a la mayoría parlamentaria de Morena.

Como único senador independiente y recién integrado a la clase política, ¿cuál es su agenda? ¿Habrá una distancia entre el Emilio activista y el legislador?

Soy un outsider. Una de las razones por las que yo vengo al Sendo es esencialmente para promover una agenda de derechos humanos. Lo que yo he hecho una parte importante de mi vida profesional, política, es eso. Apoyar a víctimas, a gente con posición de desventaja. Me interesa entonces seguir siendo una persona que acompañe a víctimas, ayudarles en sus causas, en sus demandas, en sus luchas.

El Senado tiene atribución específica en términos de política exterior. Y todo el tema de política exterior y derechos humanos, con mi experiencia previa en la Comisión Interamericana, me permitió ver cómo México recibe cualquier cantidad de recomendaciones, de informes, pero no se cumplen.

Y también me importan mucho una miscelánea de temas de derechos humanos en un contexto de transición; temas aquellos como justicia, justicia transicional, como paz, van a ser parte de mi agenda. La primera iniciativa que presenté fue una para abrogar la Ley de Seguridad Interior, esa ley representa a un modelo fracasado y ya no es la ley que el país requiere. Y también estoy dando marcaje personal a la creación de la Fiscalía, una que funcione (autónoma e independiente). Porque me parecen piezas claves. En resumen, cuál será mi agenda: generar avances en libertades y derechos.

A propósito de su agenda legislativa, ¿cuál es el estado de Ahora?

La Iniciativa Ahora sigue. Tenemos avales -les llamamos nosotros- en prácticamente toda la república. Nos reunimos una vez al mes con un Consejo Nacional Promotor. Somos una iniciativa ciudadana muy modesta, con recursos limitados. Eso lo suplimos con creatividad y tecnología.

Hacemos reuniones virtuales con el Consejo. Nos conectamos a distintas plataformas. Tenemos a dos personas en la Cámara de Diputados: Lucía Riojas y Carlos Morales Vázquez que es de Chiapas. Los únicos dos independientes en la Cámara. Y a un servidor en el Senado. Y estamos en una discusión para ver cómo continuamos trabajando en política desde un punto de vista ciudadano.

Las reflexiones van en tres carriles. La primera es si continuamos como hasta ahora somos, una iniciativa de ciudadanas y ciudadanos haciendo política, queriendo incidir en estas agendas. En una segunda, estamos reflexionando si nos debemos convertir en un partido político. Y hay una tercera sobre si debemos hacer alianzas con otros actores políticos. Para ello, a través de una comisión, estamos haciendo un diagnóstico de nuestras propias fuerzas y de otras iniciativas corriendo de actores que quieran construir un partido político. No está resuelto ni decidido todavía.

Precisamente por las cuotas partidistas, usted es el secretario y no el presidente de la Comisión de Derechos Humanos del Senado...

Es así. Es así.

¿Anticipa que los partidos con los que se alió en la contienda electoral se unan de nuevo? ¿Seguirá el Frente en el Congreso?

El Frente está en estado latente (en stand by), porque los tres partidos políticos que lo constituyeron están en procesos de redefinición. El PAN tiene un proceso de elección nacional interna. El PRD tiene un proceso que han anunciado de refundación. Y Movimiento Ciudadano tiene elecciones en diciembre. Entonces, el Frente Ciudadano por México fue una coalición que se firmó hasta el 2024, pero la suerte que corra dependerá de cómo resuelvan al interior de cada una de las fuerzas políticas que lo integraron.

Y nosotros establecimos una agenda que tenía una alianza electoral, parlamentaria y de gobierno. Por ello, ahí donde tengamos coincidencias vamos a ir juntos. Ahí donde no, pues no. Y desde inicio convenimos que iríamos por nuestra propia vía. Es decir, la Iniciativa Ahora no se subsumía a ningún partido. Razón por la que soy senador independiente, porque yo no soy militante panista, ni perredista, ni de MC. La fórmula legal y por la que contendí, fue una candidatura externa. Entonces, ni sorpresa ni traición, se convino de inicio. Pretendíamos construir un grupo parlamentario acá, pero no nos dieron los números.

Por sus palabras interpreto que se coloca aún como un legislador opositor a Morena...

A ver, yo no estoy en el gobierno de Andrés, ¿verdad? Y casi casi por la orientación en el espectro seré de oposición.

El Frente está en estado latente (en stand by), porque los tres partidos políticos que lo constituyeron están en procesos de redefinición.

Aunque podría no serlo, podría colaborar con la cuarta transformación.

Bueno, pero hablo de una oposición cuyo eje de conducción serán avances en libertades y derechos. Si el gobierno electo, el nuevo gobierno constituido, tiene agenda en avance de libertades y derechos, lo voy a acompañar. Si veo amenazas en libertades y derechos, me voy a oponer.

El dilema es cómo generamos una transición democrática, cuyo contenido se refleje en prácticas, normas, valores e instituciones. Eso lo vamos a ver en la aproximación a las propuestas de seguridad, de justicia, y no sólo en las agendas de derechos sociales (transferencias financieras a adultos mayores, a jóvenes), bajo una lógica similar a lo que ocurrió en la ciudad, de universalización.

Vamos a ver qué pasa con el Ejército, vamos a ver qué pasa con la nueva Secretaría de Seguridad Pública, vamos a ver qué pasa con los compromisos internacionales. Y en esa medida tú sabrás la consistencia, la congruencia de apego democrático más allá de la urna.

Y te dicen, por poner otro ejemplo: "es que el presidente tiene facultad para elegir al Fiscal". Bueno, legalmente sí. Pero lo que queremos es aprovechar un momento de transición para que se rompa la dependencia de la Fiscalía con Presidencia. Y si eso pasa, podemos aspirar a que ya no haya fiscal carnal federal, y evitemos que el modelo se replique en los estados y no terminemos con fiscalitos carnalitos. [Risas]. Es que lo federal en muchas ocasiones -no siempre- es como una locomotora. ¡Arrasa!

El ala más conservadora de la clase política se afirma que la legítima mayoría de Morena representa hay un riesgo real a las instituciones del país, ¿para usted existe tal peligro?

Hay mucha especulación. Yo lo que espero es que la nueva mayoría honre los principios y valores que defendió cuando era oposición. Hay señales que me preocupan, como la licencia a Manuel Velasco que fue algo contradictorio; la boda de César [Yáñez], me pareció muy contradictoria; no abrogar la Ley de Seguridad Interior, pfff... En este último caso, pues ya son Gobierno. ¡Órale, qué esperan! Usen la mayoría. Si empiezan a comportarse distinto como gobierno, entrará en tensión su compromiso democrático.

Y entiendo que como Gobierno todo es distinto a ser oposición. Pero cuando conoces qué es ser oposición, deberías promover los contrapesos, la autonomía, la libertad de decisiones que tengan que tomar los propios poderes e instituciones. No corresponde al nuevo gobierno intervenir... Que la UNAM decida lo que tenga que decidir, que el Poder Judicial decida lo que tenga que decidir, que las estaciones de radio contraten a quien quieran contratar, ¿no? No toca al gobierno meterse. Así como no toca para sacar, no toca para meter. Y todavía no son formalmente gobierno.

Hace unos días se entregaron las conclusiones de los Foros de Paz y se anunciaron una serie de compromisos. ¿Cuál es su análisis respecto a este tema?

Que el gobierno electo se siente a escuchar a las víctimas, me parece muy importante. Veo ahí una gran señal. Hay quien valora que fueron un fracaso y que hubo mucha discusión, yo no soy de esa opinión. Escuchar a las víctimas es muy importante, es un signo positivo. Valoro mucho el gesto.

¿Es suficiente? No. No es una cosa que no se haya hecho antes, pero indudablemente es una señal que hay que atender, que hay que recibir, que hay que escuchar. Creo que tienen ideas en evolución, creo que están madurando ideas, no tienen aún acabada la propuesta.

Qué es lo que te dicen las víctimas, pues que ya todo lo han dicho, y que esto ya no es suficiente. Y yo estoy de acuerdo. Por eso no me es suficiente, ¡qué bueno que escuchan!, ¡qué bueno que entienden! Quiero ver el presupuesto.

Javier Sicilia recriminó a López Obrador un sobrediagnóstico...

Que hay un sobrediagnóstico, sí. El dilema es de política pública: no es sólo que escuchen a las víctimas, sino qué van a hacer. Y la respuesta se sigue esperando. Y creo que en este proceso de diálogo se aclaró qué va a hacer Seguridad Pública y qué va a hacer Gobernación. Al inicio, no era claro. Había un cierto desconcierto. Ya no. Gobernación asumirá la responsabilidad de la atención a las víctimas; y Seguridad Pública, todo el tema que corresponde a prevención del delito. Lo que quedó en el aire es qué entendemos por la construcción de la paz (el proceso de pacificación).

Falta, además, la política pública que acompañe esto, falta el presupuesto que acompañe esto. Piensa: el presidente electo hace un esfuerzo, Olga Sánchez Cordero se sienta, Alfonso Durazo hace presencia, Encinas escucha y si al final no hay presupuesto, esto va a quedar en una gran decepción, una vez más.

Yo le decía hoy a Alfonso Durazo: "Oye, Alfonso, tengan cuidado". Nada más estemos claros. La regla dice: política pública sin presupuesto es demagogia. No vayan a salir ustedes con que la Comisión Nacional de Búsqueda de Personas no tiene dinero, o que no tenemos dinero para atender la crisis forense en el país, con cadáveres en tráilers, con matas de fosas clandestinas, con familiares buscando huesos para ver si encuentran algo... Le digo: "Por favor, no vayan a caer en aquello de que no es prioridad presupuestal". Porque va a ser una ruptura de la confianza.

Y qué es lo que te dicen las víctimas, pues que ya todo lo han dicho, con tanta gente han hablado, que esto ya no es suficiente. Y yo estoy de acuerdo. Por eso no me es suficiente, ¡qué bueno que escuchan!, ¡qué bueno que entienden! Quiero ver el presupuesto.

Tres años más de las Fuerzas Armadas en las calles y cumpliendo funciones de seguridad pública. ¿Cómo recibió la noticia, senador?

Mira, yo me veo reflejado en la posición del colectivo #SeguridadSinGuerra, el cual le dio a Durazo una propuesta que se llama "Proceso de pacificación responsable y gradual". Tiene un plan de retiro gradual de las Fuerzas Armadas. Yo estoy claro y consciente que éste no puede ser un retiro de tajo en ciertas zonas del país (Tamaulipas, por mencionar un estado), pero si no tenemos un plan ejecutable, que indique plazos e indicadores, no puedes evaluar y en su caso retirar o decidir la permanencia.

Ese es el problema. Si no tenemos un plan de retiro, nos va a pasar lo que pasó con Felipe Calderón: lo que era temporal, y era gradual, se volvió permanente. Y ahora hay hasta una ley que legitima y legaliza lo que era ilegal. Porque resulta que ya no es temporal. Por lo tanto, la discusión aquí es cómo hacemos un plan de repliegue de las Fuerzas Armadas.

Y qué hay con la propuesta de una Constitución Moral.

Totalmente en desacuerdo. No me parece que el país requiera eso. Tenemos una Constitución Política que establece un sistema de valores, es decir, de la cual se desprende precisamente todo un sistema de valores. No corresponde que el Gobierno imponga moral de nada ni de nadie. El estado es laico y debe garantizar el libre pensamiento y creencia de cualquier persona.

¡A mí me vale lo que piense o crea un servidor público! Muy respetable su trabajo, pero como servidor público no puede venir a decirme qué tengo que hacer yo con mis creencias, o con mi cuerpo... Y en su caso, me parecería contrario al estado laico, es una propuesta inconsistente con un estado laico. Y la gente que no tiene creencia religiosa merece todo el respeto como el que la tiene. Honestamente, yo no lo acompaño. Esto no me parece compatible con un esquema de libertades.

¿Por qué no usamos esta consulta como la llave para abrir la democracia participativa en la Constitución? ¿Qué prisa tienen para hacerlo así? Dice un meme: "a este paso, Andrés Manuel no va a tomar posesión, va a dar informe de gobierno".

En otro orden de ideas, ¿qué opina de la polémica Consulta sobre el Nuevo Aeropuerto?

Tengo mis reservas a la consulta. Pero yo celebro que se consulte a la gente. Lo he hecho muchas veces en mi vida, en Alianza Cívica, muchos años. Lo que no acompaño es por qué lo están haciendo tan precariamente. Quiero decir, organizado por la sociedad civil, lo entiendo. Así hicimos la consulta zapatista, el plebiscito de primavera... pero organizado desde una estructura de cuasi gobierno, tan limitadamente, tan precariamente, deja mucho que desear, pudiendo sentar las bases para abrir constitucionalmente el plebiscito. Ya tienen la llave, por qué no hacemos una reforma constitucional que garantice el plebiscito y el referéndum. Ya tienen la mayoría para hacerlo. ¿Por qué no usamos esta consulta como la llave para abrir la democracia participativa en la Constitución? ¿Qué prisa tienen para hacerlo así? Dice un meme: "a este paso, Andrés Manuel no va a tomar posesión, va a dar informe de gobierno".

Por último, como representante popular de la Ciudad de México, ¿qué le espera a la capital con la llegada de Claudia Sheinbaum al Antiguo Palacio del Ayuntamiento?

Hubo un claro voto de castigo en la ciudad, al PRD. Esencialmente, el desgaste del gobierno, los excesos cometidos, se reflejaron en la votación. Pero muchos de los que están en el gobierno de Claudia vienen de ahí. Son participes de esos métodos, muchos y hasta hace poquito. Entonces, tienen que demostrarnos que van a honrar la confianza ciudadana y que van a gobernar distinto.

Ellos dicen: "nosotros rompimos". Sí, pues, pero la práctica política es lo que es. Veo a personas que estaban en sociedad civil y que ahora van a la administración, justificando que el Jefe de Gobierno no tiene que consultar a nadie. ¡Órale, qué bueno que están en democracia deliberada! ¡Qué bueno que eran sociedad civil! ¿Es legal?, sí. Pero ¿es una evolución democrática?, no. O sea, Gustavo Díaz Ordaz tenía este tipo de prácticas. En serio, ¿esos son los términos de la relación que vamos a establecer? Entonces espero un gobierno mucho más transparente, más cercano, que lidere la implementación de la Nueva Constitución, una referencia legal, la más avanzada del país. Quisiera un gobierno que la implemente, y no que nos explique por qué no puede implementarla.


Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.