Negocios
Tras la turbulencia por el Aeropuerto, Black Rock busca aplacar a los mercados
Fuerte cabildeo del fondo en Wall Street. Los intereses creados. El rol de Videgaray.

Desde el pasado miércoles el mayor tenedor de activos en el mundo, Black Rock, busca enviar señales de tranquilidad en Wall Street para sobrellevar la turbulencia bursátil generada por la cancelación del Aeropuerto de la CDMX.  Los máximos directivos del fondo han organizado reuniones discretas y también han enviado diversos memos al empresariado de Estados Unidos y Europa intentando llevar tranquilidad sobre el futuro de México.

El cabildeo parece, al cierre de la semana, haber rendido su efecto. El peso ha detenido su caída, la cotización en los mercados europeos también luce más estable. Del mismo modo, la calificadora Moody's no se sumó a la ola de bajas de la nota mexicana.

Los motivos son más que entendibles. Black Rock tiene más de 120 mil millones de pesos en la Bolsa Mexicana de Valores, tiene fuerte participación en Carso, Femsa y Alfa, y ha enterrado casi mil millones de dólares en sinergias con Pemex dentro de las rondas de la Reforma Energética. Larry Fink, poderoso CEO de Black Rock, necesita que al gobierno entrante le vaya bien.

El mercado espera inflación más cerca al 5% por la tormenta financiera de octubre

El comentario en las oficinas de Black Rock de Pedrgal es que la operación de esta semana fue monitoreada por Gerardo Rodríguez Regordosa, numero uno de emergentes del fondo afincado en Nueva York, y tuvo como intermediario al canciller Luis Videgaray (quien previamente conversó con Marcelo Ebrard).

Este ducto de acuerdos e intereses entre Videgaray y Ebrard es preciso tenerlo presente, especialmente a futuro si se confirma, como ya se menciona en diversos ámbitos, que en febrero Videgaray llegará a Nueva York para asumir como ejecutivo de Black Rock.

Es una invitación que el canciller tiene de parte del propio Fink, a quien conoció en una cena en Los Pinos, allá en el lejano año de 2013 y a quien quedó deslumbrado por su discurso itamita sobre las reformas estructurales. Los giros del destino: por esas fechas Fink le habría dicho a Enrique Peña Nieto, sobre el nuevo Aeropuerto, que esa megaobra debía llevar su nombre.


Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.