Pilar Pérez Chadira
"El peligro es que un moreno o un naranja se quiera adueñar del destino del PAN en Jalisco"
La candidata para conducir el albiazul se desmarca de sus competidores y duda que estén comprometidos con el Partido.

Señalada por sus adversarios como la candidata "oficial" del comité estatal del Partido Acción Nacional (PAN) en Jalisco, Pilar Pérez Chavira se defiende mostrando su currículum de casi 30 años de participar en el partido, independientemente del grupo que lo encabezaba.

Sin los apasionamientos del discurso de sus contrincantes, la diputada local con licencia, reconoce que la esencia del PAN se perdió en el camino, que muchos se fueron cuando no hubo poder que repartirse y que hay un riesgo de que elementos de otros institutos políticos incidan en la vida interna del blanquiazul.

La aspirante a ser la primera presidenta de ese partido, admite, en conversación con LPO, que el PAN se ha quedado atrás de otros institutos a la hora de dar mayor importancia al trabajo de las mujeres.

Tras la jornada electoral de julio, el presidente estatal del partido consideró que el proceso fue positivo para la causa blanquiazul, ¿Usted qué balance haría?

Hay algunos indicadores objetivos que nos permiten analizar que la confianza de los ciudadanos hacia el PAN retornó en algunos (lugares), como pudieran ser el distrito 1, el distrito 2, el distrito 3, el 18. Creo que hay, simple y sencillamente, la cantidad de votos, por ejemplo, como un indicador objetivo de recuperar confianza. Diríamos que es un avance; no te podría decir, que creo que los datos lo dan, que es como para ponernos felices y echar las campanas al vuelo, pero que sí obedece a tener en cuenta que la ciudadanía no se sintió satisfecha de los gobiernos que en su momento hubo en algunos espacios, como puede ser la zona metropolitana, donde también estuvimos ganando espacios.

Al mismo tiempo se refrendó una cantidad importante de los municipios gobernados por el PAN, incluso inaugurando la reelección de los mismos alcaldes en los mismos lugares. Esos son indicadores objetivos de que la gente está satisfecha ahí, en esas regiones, y quiere que el PAN vuelva a estar gobernando.

Ha mencionado la importancia de recuperar la esencia del PAN, ¿Cuál es esa esencia y en dónde se perdió?

Creo que es ese reencuentro con los valores, la historia, pero sobre todo el proyecto de nación que tiene Acción Nacional, el que tenemos que volver a tener muy presente, muy sólido y fuerte por parte de todos los panistas. Creo que hay, de alguna manera, cierta inercia, y a veces indiferencia, en la actividad de los panistas para la participación continua dentro del PAN; probablemente tendríamos que estar trabajando o analizando que estos trabajos se fueron diluyendo en la medida en que eran gobierno y se centraban mucho en el gobierno, desatendiendo la actividad del partido, de cercanía con la ciudadanía; entonces, se fue distanciando.

Y la siguiente, pues cuando ya no se era gobierno en los municipios o en el propio estado también (hubo) como una cierta, diríamos, baja de ánimo en el tema de seguir conociendo asumiendo y comprometidos con que el PAN no es un partido electorero, no es un partido que está para ganar elecciones; necesita ganarlas para poder incidir, por supuesto, en la toma de decisiones, en la aplicación de presupuestos, en generar políticas públicas, en hacer condiciones de desarrollo, etcétera; necesita, por supuesto, ser gobierno. Pero esto, desde Acción Nacional lo estamos viendo como un resultado de confianza de la ciudadanía por la presencia de Acción Nacional a formar ciudadanos que participen en la toma de decisiones, acompañen y exijan también a los gobiernos que hagan su función, que es generar bienes públicos.

Ha participado en el PAN cuando el partido estuvo en mejores condiciones, ¿Por qué buscar presidirlo en tiempos de vacas flacas?

Precisamente porque el reto es muy grande y precisamente porque las aguas están turbulentas. Necesitamos tener un PAN definido, un PAN claro, un PAN que pueda seguir siendo útil, pero sobre todo que forme ciudadanía y que impulse la participación de los ciudadanos ante riesgos tan fuertes como pudieran ser las situaciones que recientemente estamos viendo con el presidente electo (Andrés Manuel López Obrador), que antepone un gusto o una intención de cumplir acuerdos, a lo que debe de ser los beneficios y el aprovechamiento de los proyectos que han estado avanzando para resolver situaciones en la ciudadanía.

Sus adversarios la señalan como la candidata de la continuidad, la representante de un comité estatal con el que ellos dicen romper, ¿Eso juega a su favor o en su contra en este proceso?

Esto lo tienen que juzgar los panistas, yo creo que ellos deben estar dándose cuenta de quién es cada uno, qué hemos hecho en el PAN, cuándo hemos estado en el PAN y cuándo nos hemos retirado. Yo ahí he estado todo el tiempo; por supuesto, que si a mí me etiquetan de ?estatalista', no puedo decir lo contrario porque yo inicié mi militancia participando con el primer jefe estatal, que a mí me invitó desde que yo ingresé, don Héctor Pérez Plazola, y no he dejado de participar con ningún jefe estatal, independientemente de quién haya sido o de la afinidad que tuviera con algún grupo político, en ningún momento.

Pero eso también es conocido por la militancia, porque he estado participando no en escritorio y no en los órganos de decisión: de esos 30 años, he estado solamente tres como integrante del comité directivo estatal, mismo tiempo en el que estuve en nómina en ese período porque era secretaria general y me requería dedicación a tiempo completo. 

¿Qué le dice a la militancia panista? ¿Qué les ofrece usted que no le pueden dar sus adversarios?

Fundamentalmente, he estado en las duras y en las maduras, de manera constante; no soy voluble en la toma de decisiones. Creo tener, además, una capacidad de diálogo e inclusión y también ejercer la autoridad en función del respeto que debe tener la autoridad municipal.

Yo sí creo que necesitamos impulsar mucho el principio de subsidiariedad, empoderar y dar el respaldo a las dirigencias municipales en la medida en que se establecen las condiciones de trabajo, de inclusión, de diálogo y de toma de decisiones en este municipio.

El (comité) estatal debe acompañar, debe capacitar, debe seguir impulsando, debe reforzar e, incluso, políticamente tiene que estar presente para que los demás sientan el gusto y el orgullo de que saben caminar con autonomía. Pero también en los lugares en donde no está habiendo esta posibilidad, debe intervenir la autoridad para corregir el rumbo, para dar ánimos, para capacitar o para crear las condiciones necesarias, aun si fuera necesario sentar en la banca al que está causando problemas.

Usted ha declarado que el PAN no se someterá al nuevo gobierno, pero algún adversario llama incluso a "desalfarizar" al PAN, ¿Qué influencia tiene el gobernador electo en su partido y cómo enfrentarla?

Creo que hay eslóganes de campaña que a lo mejor no tienen mucho sustento o, si lo tienen, sería bueno que lo pudiéramos conocer con datos objetivos. A veces metemos en el PAN a gente que no está tan dentro del PAN y que, es al contrario, hay algunos panistas que están con un pie afuera. De los mismos panistas que a lo mejor están cercanos a algunos de los compañeros que están buscando participar, pues sabemos que han sido los principales operadores y ayudadores en las campañas con (Enrique) Alfaro, así que no sé si por eso lo están pensando en ?desalfarizar'.

Creo que es más bien que hay panistas metidos allá, que es a la inversa; pero lo peligroso sería que, a través de la decisión de quién debe conducir los destinos del PAN, se hiciera que alguien de fuera entre a querer llevar los destinos del PAN, ya sean ?morenos' o sean naranjas.

Ha mencionado que quiere que se vuelva a hablar de temas como los valores, la familia, la defensa de la vida. ¿Se puede presentar batalla con nueve diputados locales cuando Movimiento Ciudadano y Morena, dos partidos con una agenda que puede ir en contrasentido a estos temas, dominan el estado, el primero, y la presidencia y el Congreso de la Unión, el segundo?

Tendrá que ser, primero que todo, con argumentos; tendrá que ser con la solidez de estar vinculado con la ciudadanía y tendrá que ser con las alianzas estratégicas de los propios organismos de la sociedad: el empresariado, los organismos sociales, el pensamiento de las universidades, etcétera, porque es justamente a través de las ideas y también de las propuestas como tendremos que encontrarle camino. Y si estas propuestas, incluso son necesarias que acuñadas en el PAN se pongan a disposición de quien gobierna, habrá que hacerlo porque no es el prurito de colgarnos la medallita y (decir) esta es mi propiedad, sino es el hecho de todos ponen para que le vaya bien y se nutra la sociedad.

En ese sentido es como se puede ir ganando ese liderazgo y esa fuerza moral, esa autoridad que puede levantar la voz, que puede marcar un rumbo y que puede llamar la atención. El desempeño de todas estas tareas, fundamentalmente de liderazgo y de representatividad de la sociedad es lo que le podrá dar el crecimiento no sólo cuantitativo sino también cualitativo al PAN. A eso es a lo que le apuesto, no a un crecimiento solamente en número, sino a la posibilidad de intervenir y en la generación de pensamiento de voz y de propuesta de los panistas a los problemas que actualmente le está interesando resolver a la sociedad.

Usted sería la primera mujer en encabezar el PAN en Jalisco. ¿Su carrera política ha sido cuesta arriba por su género? ¿Qué importancia da el PAN a las mujeres y a los temas que les afectan?

Son fundamentales las mujeres para poder estar participando en el PAN y que, además, creo que las fotos de la asamblea fundacional del PAN, en el 39, cuando ni siquiera estaban reconocidos los derechos políticos de las mujeres, dan cuenta de que había mujeres participando en el PAN. Entonces, por un lado, es por coherencia; por otro lado, es precisamente por la filosofía humanista del PAN, en la que basa en la eminente dignidad de la persona, independientemente de condición social, capacidad, género, lugar de vida, etcétera.

Pero, sin lugar a dudas, la influencia que la sociedad tiene ha hecho su mella; el partido no está aislado de la sociedad, es una parte de la misma sociedad, y ciertamente nos ha costado más trabajo estar participando de manera permanente, visible y de ser tomadas en cuenta las opiniones, presencias y oportunidades para las mujeres, eso lo podemos constatar con una simple estadística.

En el ámbito nacional, el PAN también busca presidente. ¿Marko Cortés o Manuel Gómez Morín?

He estado dando seguimiento a ambos y me parece que hay más coincidencia en las propuestas de Marko Cortés, más aterrizado en la vida del partido; con siempre, también, sus reclamos y demás. Con Gómez Morín no veo un proyecto claro. Lo siento más en el sentido de basar en reclamos y cuestionamientos.


Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.