Voto 2018
Romo y Yeidckol desmontaron la alianza Morena-PT para la elección de Monterrey
Fricciones entre AMLO y el Profe Anaya. Heridas de San Lázaro. El temor a un acuerdo con el PRI.

 No habrá alianza entre Morena y el PT para la próxima contienda por Monterrey. El partido de Andrés Manuel López Obrador inicio los procedimientos administrativos para desprenderse de la nominación de Patricio Zambrano, que viene avalado por el PT. Es un asunto con implicancias macro porque vuelve a instalar cierta fricción entre Alberto Anaya y el entorno del presidente electo.

La relación de ambos líderes tuvo su primer cortocircuito a las dos semanas del triunfo electoral, cuando a Anaya se le comunicó que iba a tener que ceder a Morena a una cantidad determinada de diputados para así el bloque de San Lázaro contara con mayorías calificadas. Al "Profe" no le gustó ese giro y fue preciso un encuentro a solas con el tabasqueño para acortar diferencias.

En ese encuentro AMLO le habría dado vía libre a Anaya para que este fuera por los diputados remanentes del PES en la Cámara de Diputados y de ese modo el PT sería la tercera fuerza.  Esto nunca sucedió y cerca del Profe señalan como responsable a MArio Delgado quien preferiría que la tercer vicepresidencia de San Lázaro siga siendo del PRI.

A esto se suman ciertas maniobras que tienen que ver con la caída de los expedientes de la SEIDO contra la esposa de Anaya en la trama de los Cendis. Allí existió un entendimiento entre Anaya y Alberto Elías Beltrán que no agradó al circulo del tabasqueño.

El último episodio de la saga es el armado para la elección de Monterrey. Zambrano siempre fue un candidato rechazado por Alfonso Romo y Yeidckol Polevnsky. Debe decirse: ambos creen que el Pato "acordó" su derrota con los priistas y colocan como ejempo que en los distritos locales donde supuestamente la coalición Morena-PT debia arrasar en julio, allí finalmente el triunfo fue para Adrián De la Garza.

Desde ya a Zambrano solo se lo ve como un participe necesario. Los señalamientos son para con Anaya. No causa la menor simpatía ese ducto de acuerdos e influencias que Anaya sostiene con figuras que para Morena son impresentables como Fernando Larrazabal o Ricardo Canavati. 

Nexos que cimentan la idea de que en realidad Zambrano y Anaya vuelven a competir en Monterrey con el mismo objetivo: ser funcionales al PRI. Esa noción es la que detona la alianza y la que le abre a Morena un desafío concreto: de prosperar el fin de la sociedad electora, será urgente encontrar un candidato competitivo.


Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.