Manuel Gómez Morín
"El verdadero adversario del PAN no es Morena sino el panismo mismo"
A un día de decidir al liderazgo del albiazul, el aspirante a la presidencia del partido se lanza contra el anayismo.

Es cuestión de horas para que el PAN a través de las urnas renueve su dirección y la lucha de poderes se da entre la continuidad del grupo de Ricardo Anaya y el cambio de la mano de la llamada vieja cúpula. Manuel Gómez Morín observa a un albiazul dividido a través de grupos cupulares que terminaron por confundir la dirección, llevándolo hoy a ser panismo desorientado.

En entrevista para LPO, el nieto del fundador de Acción Nacional asegura que se vienen años en los cuales el partido debe de tomar una postura de oposición responsable frente al nuevo Gobierno de Andrés Manuel López Obrador, el cual no observa como principal enemigo del PAN, sino a las mismas divisiones al interior de sus filas.

¿Cómo has sentido al panismo hacia tu figura durante esta campaña?

A diferencia del otro candidato que hace eventos faraónicos con un derroche impresionante, yo he hecho un ejercicio de reunirme con los militantes de a pie en sesiones donde inclusive al final participan ellos y nos dan su opinión y punto de vista. Con esas propuestas, entre todos hacemos un diagnóstico de un panismo que está cansado, que ya no le gusta lo que está pasando en el partido, que quiere un cambio profundo, un giro de 180 grados y es ahí donde yo tengo la seguridad de que vamos a ganar esta elección.

A nivel nacional se habla de conjuntos que controlan el poder del partido que no necesariamente encabezan la presidencia del albiazul, sino de personajes de elección popular que colocan a su placer a la gente. ¿Qué hacer para evitar a los grupos que dañan la estructura del partido?

Grupos siempre van a haber. Lo que hay que hacer es mandar el mensaje a la militancia que nos debemos al partido. En toda sociedad hay grupos y es lógico que existan al interior de Acción Nacional, la cuestión es que eso no debe pervertir a la institución y que por encima de todo siempre esté el interés del partido.

 Hay un alto porcentaje del padrón de gente que llegó después del año 2000, en un momento en el que el PAN ya se había vuelto un partido ganador y era Gobierno Federal; entonces muchos de ellos entraron viendo qué oportunidad podían agarrar en un partido ya formado.

¿Y qué habría que hacer para regresar esos principios de doctrina al partido?

Hay algo que ha dejado de pasar en Acción Nacional. Una de las prácticas que teníamos era capacitar a la gente, adoctrinarla, pero eso se ha ido perdiendo con el tiempo. Tenemos que volver a adoctrinar a las personas, a capacitarlas, a prepararlas, a involucrarlas en la historia del partido y de sus principios.

Algo que ha pasado es que ha entrado mucha gente nueva. Hay un alto porcentaje del padrón de gente que llegó después del año 2000, en un momento en el que el PAN ya se había vuelto un partido ganador y era Gobierno Federal; entonces muchos de ellos entraron viendo qué oportunidad podían agarrar en un partido ya formado y no tanto con la intención de pertenecer como panistas.

Hay que trabajar con ellos, darles a entender que están participando en un partido político que si bien tiene como vocación el contender y ganar elecciones, es un partido también con una doctrina que busca formar ciudadanos y formar personas que quieran participar en la vida pública de nuestro país, ese es el trabajo que tenemos que hacer ahora.

¿Cual debe ser la cara de Acción Nacional frente al nuevo Gobierno de Andrés Manuel López Obrador?

Tiene que haber una cuestión fundamental para que el partido pueda hacer algo: debe de llegar un Acción Nacional con liderazgo de autoridad moral, porque hoy por hoy López Obrador habla de que es él honesto y habla de la moral; a todo el resto del mundo nos etiqueta de inmorales y deshonestos.

Entonces, primero tenemos que igualar el piso llegando como alguien que tenga autoridad moral, ya una vez que se tenga autoridad moral podemos estar con el señor en el mismo nivel, significando que somos una oposición responsable por un lado, y por el otro lado ser contrapeso también y un verdadero vocero de la sociedad civil.

Pareciera que tras las elecciones, el PAN se establece como la segunda fuerza política. Para los siguientes años, ¿cual es el verdadero enemigo del partido? ¿Morena o el panismo mismo que se divide?

El panismo mismo. Morena no es un adversario como tal, tiene muchas debilidades y el panismo mismo es el que puede ser por momentos algún lastre para lo que se tiene que hacer a futuro.

¿Cómo valoras el desempeño de Acción Nacional en las últimas elecciones?

Hubo muy malas decisiones en una dirigencia que se perdió, que se desorientó, que construyó las cosas desde la presidencia del partido para hacer una candidatura presidencial. El haber construido una alianza con dos partidos con los que no tenemos nada en común, el haber quitado a la militancia el poder de elegir a sus candidatos, el haber cedido tantas candidaturas en todo el país al PRD y a Movimiento Ciudadano nos llevó a la derrota.

Todo esto generó una situación problemática dentro de Acción Nacional porque hubo mucha gente que se sintió utilizada, que no se les tomó en cuenta y eso provocó que muchos militantes se salieran y fueran a contender con candidaturas en Morena o estuvieran de brazos caídos. Hacia afuera, vimos también a una ciudadanía que no es tonta, que se dio cuenta perfectamente bien que estaba viendo una Acción Nacional desdibujado e incongruente.

 Morena no es un adversario como tal, tiene muchas debilidades y el panismo mismo es el que puede ser por momentos algún lastre para lo que se tiene que hacer a futuro. 

¿Fue entonces un error la coalición?

Definitivamente.

¿Es un error la coalición en sí o es un error la coalición específicamente con esos dos partidos?

Yo creo que fue un error la coalición con esos dos partidos. El problema es que en México ya no hay con quién coaliarse.


En caso de que llegues a dirigir el partido, ¿qué hay que hacer durante el primer año?

Hay dos cosas fundamentales: la primera es revisar el padrón íntegramente, ver quiénes son, cómo están los panistas, donde están, qué hacen, a qué se dedican y alinearlos. Hay intereses de los grupos los cuales pueden ser los motivos por los que los militantes de a pie dejaron de participar, hay que hacerles saber que siguen perteneciendo.

Lo otro es regresar el poder a la militancia, que ya no sean los grupos cupulares ni las dirigencias los que determinan todo, sino que sea la militancia y que se le permita participar mucho más, en el mayor ámbito posible.

Otra cosa que es fundamental es tener que fortalecer a los comités municipales en todo el país porque están muy dejados de la mano de Dios. Están olvidados, no tienen recursos ni instrumentos para poder trabajar y en Acción Nacional, la principal fortaleza desde el inicio fueron los comités municipales. Ahí es donde empezamos a ganar y ahí es donde tendrá que darse este Renacer del Partido Acción Nacional.

¿Qué pasaría con un albiazul donde se quede Marko Cortés?

Yo vería un PAN que comete errores y que no aprende de los mismos. Hacia afuera se mandaría un mensaje de continuidad, de que no hubo dentro del PAN un verdadero propósito de cambio por más que digan ellos que no tiene nada que ver con Anaya y sus decisiones. De eso no pueden desvincularse, esa sería una primera lectura que yo creo muy delicada.

Veríamos que muchos panistas decidirían abandonar las filas del partido porque no están de acuerdo en la dirección que se está tomando. Sin embargo, yo sí estoy consciente de que hay mucho panista que tiene la esperanza de que, si no se da el cambio ahora, se pueda dar más adelante, y eso a nosotros nos obliga a seguir adentro participando, a ser muy críticos y señalar.

¿En caso de perder no te unirías a Felipe Calderón con sus intenciones de fundar un nuevo partido?

Yo seguiría en Acción Nacional porque veo muchos panistas que tienen esa esperanza y me lo han pedido. En caso de no ganar, yo sí creo que tengo que quedarme, no los podemos dejar solos; tenemos que trabajar con ellos para tratar de recuperar al partido.

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.