Justicia
Sánchez Cordero da por perdida la Fiscalía General y presiona por la primera vacante en la Suprema Corte
Empuja a Zulema Mosri, magistrada esposa de Macedo de la Concha. La carpeta del desafuero le juega en contra.

Se vienen meses, o acaso semanas, de grandes definiciones. AMLO busca un delicado equilibrio entre los dos personajes que más influencia tienen en el universo judicial. De un lado, su amigo personal y hombre de extrema confianza, Julio Scherer. Del otro, la experimentada y prestigiosa Olga Sanchez Cordero. De allí saldrán los nombres para las dos vacantes de la Suprema Corte.

Desde luego, la decisión se tomará en consideración de otras definiciones que también impactan en este plano jurídico. Como explicó LPO, Scherer consiguió nada menos que colocar a uno de sus hombres como presidente del Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad de México. Se trata de Rafael Guerra Álvarez.

Esta decisión dejó prácticamente afuera de la disputa por la Fiscalía General a Eva Verónica de Gyves Zárate, esposa de Guerra Álvarez. En la terna que presentó AMLO todavía quedan Juan Luis González Alcántara Carrancá -propuesto por Sánchez Cordero- y Bernardo Bátiz.

La orden que ya bajó el tabasqueño a los senadores es que Bátiz arranque como Fiscal, al menos como interino. Es que el ex procurador de AMLO en la Ciudad sufre de flebitis y la familia lo tuvo que convencer de que participara en la gestión de la 4T.

"Scherer y Bátiz ganaron esas dos batallas, ahora nos toca el lugar en la Corte", explicaron a LPO desde el entorno de Olga Sánchez, quien promueve para el máximo tribunal a Zulema Mosri, y no a su hija como se escribió en algunos medios.

El problema es que habrá contendientes de peso. Scherer -próximo consejero jurídico de AMLO- no se quiere bajar, y empuja a Yazmín Esquivel Mossa, esposa de José María Riobóo, el hombre que convenció al tabasqueño de reacondicionar la base de Santa Lucía.

Marcelo Ebrard también intenta colocar a Leticia Bonifaz, su ex consejera jurídica en la Ciudad de México, y quien fue estableciendo una amplia red de relaciones en la Corte. Es que ahora trabaja allí como titular de la dirección de Derechos Humanos del máximo tribunal.

Su área de conocimiento, sus sólidas credenciales académicas (doctora en Derecho por la UNAM), el conocimiento interno que tiene de la Corte y su buena amistad con Arturo Zaldívar y Luis María Aguilar, la ponen seriamente en la carrera.

Un dato: el propio Julio Scherer estaría dispuesta a apoyarla -como reveló meses atrás LPO- con tal de que su adversaria en temas judiciales, y en pocos días al frente de la Segob, pierda su natural injerencia en la Suprema Corte. Otro aspecto: Mosri es esposa de Rafael Macedo de la Concha, el hombre que tuvo a cargo la conformación de la carpeta para el desafuero de López Obrador. Desde luego, un aspecto que no le juega a favor.

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.