Presupuesto 2019
López Obrador exigirá a diputados que voten Presupuesto sin cambiar "ni una coma"
La reunión con el bloque de Morena será este miércoles en el Palacio Nacional. Los gobernadores perjudicados.

Carlos Urzúa ya lo tiene cerrado. Faltas detalles menores. La pieza central del inicio del mandato de López Obrador está concluida: El Presupuesto del 2019 permitirá hacerse con una foto real de las prioridades y sentido del gobierno de AMLO. En trazo muy grueso, defiende a como de lugar el equilibrio fiscal -de hecho estira hasta un punto del PBI el superávit primario- y destaca las dos iniciativas emblemas del gobierno entrante: La construcción de la refinería de Tabasco y el Tren Maya.

Pero no se queda ahí le mete mano pesada a los programas sociales, que serán reestructurados a costa de un recorte fuertísimo en Sagarpa, con la idea de eliminar el clientelismo político que atribuyen al PRI. La norma se definió en línea directa entre Urzúa y López Obrador, al punto que el presidente de la Comisión de Presupuesto de Diputados, Alfonso Ramírez Cuellar, quedó relegado al rol formal de pedirle proyectos a alcaldes y gobernadores, sin mayor impacto en la redacción de la norma.

Es un presupuesto austero con algunas picardías que lo harán aún más austero. Un ejemplo: El Tren Maya tiene etiquetado un gasto de 6.000 millones, pero en hacienda saben que el proceso de planeación técnica del proyecto, licitaciones y demás procesos burocráticos, harán imposible llegar a desembolsar esos fondos este año. Lo mismo sucede con la reforma del aeropuerto de Santa Lucía y otras iniciativas.

Morena en San Lázaro: "Suspensión a la Ley de Remuneraciones no alterará el Presupuesto 2019"

López Obrador metió todas estás iniciativas emblemáticas que buscan recuperar la épica de grandes proyectos del desarrollo estabilizador, al tope de las prioridades presupuestarios ¿Quién perdió? Los gobernadores, cuyos proyectos fueron para abajo. Pero por lo comentado, es posible que sobre la segunda mitad del año sus iniciativas empiecen a recibir fondos que queden liberados por la más lenta ejecución de las grandes obras.

Nada nuevo, centralismo presupuestario para garantizar control político. Deberán peregrinar al Palacio Nacional para pedir fondos, un proceso que ningún presidente se priva de disfrutar.

López Obrador en la reunión que tuvo con los gobernadores en el Palacio Nacional.

Como sea, López Obrador no quiere que todo el trabajo que costó diseñar la pieza de bóveda del arranque de su sexenio se distorsione en el Congreso. Y tiene las mayorías para evitarlo. Por eso citó a los diputados de Morena para un cumbre en el Palacio Nacional para este miércoles para "analizar" el Presupuesto. Es un decir. Más allá de los discursos, el mensaje será claro y sencillo: "No le cambien ni una coma". 

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.