Huachicol
Exclusivo: Los GPS de rastreo complicarían las fechas de entrega de las pipas de AMLO
Las compañías no habían cotizado los dispositivos de rastreo que ahora exige Pemex. La empresa canadiense tardaría semanas.

El combate al robo de combustibles, quizás el emblema que eligió AMLO para mostrar su guerra contra la corrupción, generó un impacto muy positivo en la opinión público, incluso en aquellos que jamás hubieran votado por el tabasqueño. Un Presidente que intentar frenar el saqueo a la riqueza natural de los ciudadanos: el petróleo, un símbolo histórico que ya lució en Lázaro Cárdenas. La imagen perfecta para arrancar una gestión.

Aun así, la estrategia que eligió López Obrador, empujada por Rocío Nahle y Octavio Romero, tuvo incluso resistencias al interior del Gabinete. Sobre todo, por los impactos económicos que generaría en el corto plazo con el inevitable desabasto. El error, según este sector del equipo, era cerrar los ductos sin tener una "Plan B" para distribuir la gasolina.

Los primeros días del plan efectivamente dejaron con poco combustible a una importante región del país. El crimen organizado aprovechaba esta falencia para seguir saboteando los principales ductos, para ocasionar más daños colaterales. Hasta que AMLO planteó un segundo capítulo del plan.

Confirmado: AMLO concreta la primera compra de pipas para su guerra al huachicol

La idea para enfrentar estos sabotajes fue salir a comprar una flota de auto-tanques que permitieran distribuir por tierra el equivalente a 200,000 barriles diarios. Para eso un comitiva viajó a Nueva York, cerrando -como anticipó en exclusiva LPO- la compra de unas 700 pipas.

El gobierno confirmó esta primicia a los pocos días, e incluso mostró las fechas de entrega a las que se habían comprometido las armadores. Las primeras 58 pipas serían entregadas de inmediato, luego la primera semana de febrero se entregarían otras 52, y así sucesivamente hasta alcanzar el total.

Según pudo saber LPO, en las últimas hora apareció un pequeño contratiempo. Los directivos de Pemex explicaron a la comitiva encargada de la compra, que la recepción de los vehículos debía incluir a fuerza un GPS que se utiliza como método de control para rastrear todo el trayecto del camión con carga. Una obviedad para evitar que el robo ocurra en las carreteras.

La compra del GPS suele hacerse a una compañía canadiense, de nombre Laipac. Es la tecnología que viene utilizando Pemex: ya tiene el sistema de rastreo en el resto de su flota. Y aunque estos camiones serían manejados por personal de las Fuerzas Armadas, la idea es que el centro de monitoreo de todas las unidades esté centralizado.

AMLO comprará las 500 pipas por adjudicación directa por razones de "seguridad nacional"

Esta "novedad" planteó dos problemas: el primero, las cotizaciones que hicieran las compañías no incluían este GPS, por lo que ahora se debate si tendrá que hacerse una compra por separado o actualizar esta cotización.

Pero además se presentó un nuevo problema: los propios tiempos de Laipac para entregar e instalar semejante cantidad de dispositivos.

En los equipos de negociación había mucha incertidumbre por la capacidad de cumplir con los tiempos pactados -y anunciados públicamente-, en este plan central para Andrés Manuel López Obrador, que esta mañana se comprometió a dar más información sobre la llegada de las pipas. ¿Cumplirán con su objetivo antes de marzo? Es la duda que causa tensión entre los funcionarios del Presidente. 

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.