Empresas
Ternium es señalada por ocultar sus indices contaminantes en Nuevo León
La acerera es acusada como el principal culpable de las contingencias ambientales en la entidad.

 La contingencia ambiental ha ganado espacio en la agenda política en Nuevo León. No solo han encendido las alarmas por los altos índices de mala calidad del aire que todos los días ha presentado el área metropolitana de Monterrey, sino que estudios recientes arrojan que la contaminación cuesta a la población cerca de 5 mil millones de dólares, misma cantidad que el presupuesto anual del gobierno estatal.

Los mismos alcaldes han colocado la calidad del aire como tema prioritario en sus mandatos, apuntando la problemática hacia la movilidad y la polución vehicular. Sin embargo, el detonante mayor se presenta bajo el nombre del acero; más específico, la siderúrgica Ternium que mediante sus procesos de fundición, se le señala de afectar el aire, el suelo y los acuíferos estatales.

"El principal problema no son los carros. Las siderúrgicas y las cementeras en el centro de Monterrey, que en algún momento fueron detonantes para el crecimiento de la entidad a mitades del Siglo pasado, ya son perjudiciales. Ternium genera procesos en sus plantas que producen vapores de oxido de fierro que salen al aire y se vuelve lluvia ácida", sentencia el biólogo Roberto Chavarría.

[Avanza en Wall Street la demanda contra Ternium por la caída de las acciones]

Durante diciembre y enero han sido emitidas alertas ambientales en Nuevo León debido a que el indicador PM10 se presentó en ciertas partes de la metrópoli arriba de 100 puntos, considerados como altamente nocivos para la salud de la población. Tan solo en las inmediaciones de las plantas de Ternium han llegado a 200 en la escala de partículas en suspensión según expertos consultados por LPO.

Inclusive, a los alrededores de la planta ubicada en el municipio de San Nicolás es posible observar la acumulación de óxido en las señales y estructuras de las calles, como residuos tóxicos que también afectan las colonias aledañas. Pero para los especialistas no solo se trata de la afectación que provocan estas acereras, sino en la complicidad de las mismas con el Gobierno federal.

"Ternium tiene su jurisdicción de carácter federal y en su regulación está falseando información. Los camiones de carga están circulando contaminantes bajo el amparo federal y sus plantas están abriendo las chimeneas al aire y al drenaje para salir bien en sus reportes ambientales", sentencia Chavarría.

Esta complicidad es lo que el biólogo ambientalista apunta como el desafío mayor para acabar con la contaminación en la entidad. Según reporta, es la misma Profepa quien da premios a estas empresas siderúrgicas por buenos resultados, pues son las mismas las que pagan los resultados de laboratorios y cambian las mediciones avaladas por la Semarnat.

[Paolo Rocca llega a México justo antes que un fiscal argentino pida su detención por corrupción]

Hoy en día, las acereras tienen en frente el monstruo del nuevo tratado T-MEC, en donde el gobierno americano continúa peleando por un arancel del 25% de impuesto a sus productos. Habrá que esperar el resultado en un momento en el que analistas coincidieron con LPO que si bien la contaminación en ciudades industrializadas de Estados Unidos como Pittsburgh y Detroit son preocupantes, no llega a los niveles de las zonas donde operan las acereras regiomontanas.

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.