EU
Demócratas amenazan al Fiscal General con un citatorio si se niega a comparecer
Varios comités de la Asamblea, bajo el poder de la oposición, reabren investigaciones contra Trump y su Gabinete. El primer choque fue contra Whitaker. La respuesta de Trump.

En noviembre pasado el nombramiento de Matthew Whittaker como Fiscal General interino provocó más de una ceja alzada en el círculo político de EU. Con la renuncia de Jeff Sessions, el heredero natural del cargo sería el vicefiscal en turno, en este caso Rod Rosenstein, sin embargo, debido a la tensa relación entre Rosenstein y el presidente, Donald Trump decidió ascender a Whitaker, quien hasta ese momento ocupaba el cargo de contralor interno en el Departamento de Justicia y era visto como un soldado leal al presidente. Lo que más perturbó a los críticos de la Casa Blanca fue que Whitaker se negó a recusarse de la investigación del Russiagate, que desde el inicio de la administración ha estado bajo la supervisión de Rosenstein cuando Sessions se declaró en conflicto de interés por su participación en la campaña del presidente. Fue el mismo Rosenstein quien nombró a Robert Mueller como investigador especial del caso, ganando a partir de entonces la animadversión del mandatario.

Mañana Whitaker va a comparecer frente al Comité Judicial de la Asamblea de Representantes, que por primera vez en años está bajo el mando de los demócratas. El comité, ante el temor de que Whittaker se negara a comparecer o evadiera alguna de las preguntas de los miembros, autorizó al congresista Jerrold Nadler, presidente del Comité, el poder para emitir una citación oficial al Fiscal General interino, en caso de ser necesaria.

Esto de inmediato encendió las alertas en el Departamento de Justicia. El segundo al mando envió una misiva a Nadler informando que Whitaker no asistiría a la cita acordada a menos que le garantizaran que no iban a emitir un citatorio para forzarlo a testificar.

Nadler respondió que no podía garantizarlo, pero que, si Whitaker respondía las preguntas del Comité, no habría razón para emitir el citatorio.

"En la medida en que usted crea que no puede responder en su totalidad a alguna pregunta específica, estamos preparados para manejar sus preocupaciones caso por caso, ya sea mañana o después de su comparecencia", dijo Nadler en la misiva.

Al final, Whitaker confirmó que si asistirá a la cita a las 9:30 am del viernes.

Trump: "El milagro económico de EU se impide con investigaciones ridículas"

Se trata de un choque interesante. Aunque Whitaker ya accedió a presentarse, no se sabe que pasará la próxima vez que un miembro del Gabinete se niegue a hacerlo. La Asamblea tiene la autoridad y la obligación de vigilar al Poder Ejecutivo, sin embargo, no queda claro cómo podrían forzar a un funcionario a testificar. Adicional a este dilema está el asunto del privilegio ejecutivo, figura que le otorga al presidente y su equipo la autoridad de no responder determinadas preguntas del Congreso con base en que el presidente goza de ciertos privilegios de confidencialidad para cumplir a cabalidad con sus funciones de Gobierno. Es decir, en cualquier momento Whitaker podría negarse a responder una pregunta del Comité y argumentar el privilegio ejecutivo. El Comité tendría otros recursos a su disposición para instarlo a responder.

Los presidentes de los cinco comités más poderosos de la Asamblea. De izq. a der, Elijah Cummings, Comité de Supervisión; Jerry Nadler, Comité Judicial; Adam Schiff, Comité de Inteligencia; Maxine Waters, Comité de Servicios Financieros; y Richard Neal, Comité de Medios y Arbitrios.

La vocera de la Casa Blanca Sarah Sanders salió a defender a Whitaker.

"El hecho de que el presidente [del Comité Judicial de la Asamblea] Nadler pueda intentar forzar la difusión pública de conversaciones privadas que él sabe que están protegidas por la ley, prueba que sólo quiere hacer juegos políticos", dijo Sanders. "El presidente [Nadler] debería concentrarse en ayudar al pueblo de EU, en lugar de estar perdiendo el tiempo jugando juegos políticos sin sentido".

Whitaker acusó al Comité de haberse "desviado de las costumbres históricas y el protocolo y han tomado la medida innecesaria y prematura de autorizar un citatorio para mí, el Fiscal General en funciones, aunque yo ya había accedido a comparecer de manera voluntaria", protestó.

"El teatro político no es el propósito de una audiencia de supervisión, y no voy a permitir que lo sea", sentenció el funcionario.

La movida del Comité Judicial no es aislada. Ayer Adam Schiff, presidente de otro de los comités más poderosos de la Asamblea, el Comité de Inteligencia, anunció que iban a reabrir la investigación del Russiagate que los republicanos cerraron sin encontrar novedades el año pasado. Su antecesor, el republicano Devin Nunes, fue acusado por lo demócratas de no investigar de manera apropiada la campaña del presidente y sus posibles nexos con operadores del Kremlin en 2016.

El martes Trump prácticamente arrancó su discurso del Estado de la Unión, ante ambas Cámaras del Congreso, la Suprema Corte, y el Gabinete, advirtiendo a los demócratas que, si querían legislación y paz, tendrían que dejar de investigarlo. Sabe lo que viene. En este momento hay por lo menos diez comités en la Asamblea que podrían ser un verdadero dolor de cabeza para el presidente. 

Hoy nuevamente el presidente se quejó de las investigaciones. Desde su cuenta de Twitter Trump lanzó una serie de protestas contras los demócratas de la Asamblea, en particular contra Schiff: 

"Así que ahora el congresista Adam Schiff anuncia, después de encontrar cero colusión con Rusia, que va a meterse a todos los aspectos de mi vida, tanto financieros como personales, aunque no tenga razón para hacerlo. ¡Nunca había pasado antes! Hostigamiento ilimitado contra el presidente! Los demócratas y sus comités están enloqueciendo. Los republicanos nunca le hicieron esto al presidnete Obama, no habría tiempo para gobernar. He escuchado que otros presidentes de comités van a hacer lo mismo. ¡Incluso robando a gente que trabaja en la Casa Blanca! ¡Continúa la caza de brujas!". 

El mes pasado Nancy Pelosi, presidenta de la Asamblea, le dejó muy claro a Trump que no iban a ceder a sus demandas. El presidente terminó por rendirse y accedió a reabrir el Gobierno sin un centavo para su muro con México. Ahora lo que viene son las investigaciones. Potencialmente decenas de ellas. Desde las finanzas del presidente (ya prometieron revisar y difundir su declaración de impuestos), sus nexos de negocios con otros países, la relación con los rusos durante la campaña, el comportamiento de los miembros del Gabinete, y un largo etcétera.

De entrada, los cinco comités más importantes son  el Comité de Supervisión; Comité Judicial; Comité de Inteligencia; Comité de Servicios Financieros; y el Comité de Medios y Arbitrios. Así como todo lo que tenga que ver con nombramientos está bajo el control del Senado, todo lo que tenga que ver con dinero está bajo control de la Asamblea, y por ende de los demócratas. 

La movida de hoy se trata del inicio del contraataque del Partido Demócrata que durante dos años estuvo mirando desde fuera de la cancha los movimientos de los republicanos, mientras estos mantuvieron control absoluto del Poder Ejecutivo y del Judicial. Un mes después de retomar la Asamblea los demócratas ya están listos para abrir la caja de Pandora. 

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.