EU
Virginia en crisis: demócratas atraviesan el escándalo más extraño en la historia de EU
El gobernador, su vice y fiscal general podrían ser forzados a renunciar, lo que dejaría el Gobierno en manos de un republicano.

El estado de Virginia pasa por una de las crisis políticas más extrañas de las que se tenga memoria. Los tres oficiales de más alto rango, el gobernador, vicegobernador, y fiscal general del estado, todos demócratas, podrían ser forzados a renunciar, lo que significaría que las riendas del Gobierno pasarían a manos del presidente de la Asamblea local, un republicano.

Eso no es todo. Dicho republicano, el representante local Kirk Cox, es presidente de la asamblea gracias a que el también republicano David Yancey logró conservar su curul en 2017 en una muy cuestionada elección que resultó en un empate con el candidato demócrata. De acuerdo con la ley, en dichos casos el ganador se elige al azar sacando su nombre de un sombrero. Una investigación subsecuente sugirió que, debido a un error, el candidato demócrata debió ganar por 19 votos. Es decir, Cox podría llegar a la gubernatura interina gracias al azar y a un error en la elección.

Todo comenzó el viernes antepasado cuando salieron a la luz vergonzosas fotografías del gobernador, el demócrata Ralph Northam, en sus años en la escuela de medicina de Virginia del Este en 1984. La fotografía muestra a dos hombres, uno disfrazado como miembro del Ku Klux Klan y el otro maquillado en blackface, es decir, con la cara pintada de negro como se usaba en ciertos espectáculos teatrales en los que un actor, usualmente blanco, se maquillaba como negro. Hoy el blackface es visto como un símbolo racista inaceptable de la dolorosa herencia esclavista de Estados Unidos.

¡Los afroamericanos están muy enojados con [la hipocresía] que está ocurriendo en Virginia!

La primera reacción de Northam fue pedir una disculpa pública en una conferencia de prensa en la que reconoció que en efecto era él quien aparecía en la fotografía. Apenas un día después el gobernador salió nuevamente ante los medios y, acompañado de su esposa, dijo que estaba casi seguro de que él no era ninguno de los dos estudiantes que aparecía en la foto. En la bizarra conferencia, sin embargo, Northam reconoció que sí había usado blackface, pero en otra ocasión, para un concurso de imitadores de Michael Jackson en los años 80. Un reportero cuestionó al gobernador si había ganado y éste respondió que sí, "porque sé hacer el moonwalk". Otro reportero aprovechó la oportunidad y le pidió al gobernador que demostrara sus dotes de baile. Por un momento parecía que Northam iba a imitar al rey del pop, hasta que su esposa lo interrumpió y sugirió que no era "el momento apropiado".

De inmediato el establishment demócrata en Washington -entre ellos la presidenta y líder del partido Nancy Pelosi, el líder en el Senado Chuck Schumer, el senador y excandidato a la vicepresidencia Tim Kaine, y la propia Hillary Clinton- pidieron a Northam que renunciara y que tomara su lugar el vicegobernador Justin Fairfax, quien es además el primer vicegobernador negro en la historia moderna de Virginia, y era visto como una estrella en ascenso en la escena política nacional.

La fotografía que podría acabar con la carrera del gobernador Ralph Northamp

Sin embargo, salió a la luz la acusación de una mujer que asegura que Fairfax la asaltó sexualmente durante la Convención Nacional Demócrata en Boston en 2004. El funcionario negó los hechos y dijo que el encuentro fue consensuado. A los pocos días una segunda mujer acusó al vicegobernador, esta vez directamente de haberla violado de manera agresiva y premeditada en el año 2000, cuando ambos estudiaban en la universidad de Duke.

Fairfax de nuevo negó "este alegato sin sustento". Dijo que era "demostrablemente falso", se negó a renunciar, y demandó una investigación completa del asunto.

Ahora el partido demandó la renuncia de Fairfax y, por si fuera poco, el asambleísta estatal demócrata Patrick Hope anunció que, si para mañana Fairfax no ha renunciado, va a introducir una moción para iniciar su remoción del cargo en la Asamblea Estatal.

De acuerdo con la ley, el tercero en la línea de sucesión del Gobierno de Virginia es el Fiscal General del estado, cargo que ocupa desde 2014 el demócrata Mark Herring. El problema es que a los pocos días de que estallara el escandalo contra el gobernador Northam, Herring salió y confesió que el también había usado blackface durante una fiesta en 1980 en la se disfrazó como el rapero Kurtis Blow.

Kirk Cox, el republicano que podría terminar como gobernador interino, ya demandó también la renuncia de Herring. 

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.