Pedro Haces Barba
"El PRI fue sepultado el 1 de julio junto a la CTM y la CROC"
El senador Pedro Haces charló sobre la CATEM y su compañero de bancada, Napoleón Gómez Urrutia.

«Pedro Haces tiene nombre y apellido. Pedro Haces desde hace siete años construyó la CATEM, la cual como bien lo dice su nombre es una confederación autónoma, quiere decir que no tiene afiliación política. Aquí cualquier trabajador puede pensar, hacer, crear, discernir, votar libremente. Porque ya nos cansamos de tanta marginación, de tanto nepotismo».

De este modo el senador de la bancada de Morena se refiere a la Confederación Autónoma de Trabajadores y Empleados de México, una de las centrales obreras del país que se sumaron a la Cuarta Transformación. «Sin embargo, yo soy soldado del presidente López Obrador, no de Morena, porque en CATEM no tenemos partido», aclara. 

Sobre su historia en la CTM, el líder obrero que llegó al Senado como suplente de Germán Martínez revela: "A la muerte de don Leonardo Rodríguez Alcaine, quien después de don Fidel Velázquez ha sido el último gran líder de la CTM, todo se acabó. Los que vinieron después de don Leonardo lo único que hicieron fue un sindicalismo simulado".

En diálogo con LPO, Haces Barba analizó la situación laboral frente a los cambios promovidos por la nueva administración: las centrales obreras priistas, los contratos de protección, las juntas conciliación y arbitraje, el outsourcing, y la patronal y su miedo al «populismo», 

¿Leyó la columna de Salvador García Soto, «El 'sector obrero' de la 4T»?

Leí la columna de Salvador García Soto... Mira, yo soy muy respetuoso de todos los hombres y mujeres que se dedican a escribir. Yo soy muy respetuoso de los medios de comunicación, a los que les pido que primero me conozcan, y una vez que ya me conozcan, puedan decir quién soy. Que no me exorcicen. Soy un hombre de familia, soy un hombre de buenos sentimientos, con carácter, porque para dirigir una central obrera se ocupa carácter. ¡Y mucho carácter! ¡No me dobla nadie! Pero soy muy respetuoso.

La Comisión de Trabajo de la Cámara de Diputados analiza la transición de las juntas de conciliación y arbitraje a los tribunales del Poder Judicial, federal y local. ¿Qué le parece esta propuesta?

Se me hace sumamente atinado que hoy el Poder Judicial absorba a las juntas de conciliación y arbitraje en esta iniciativa de reforma laboral para acabar con tanto coyote, con tanta burocracia, pero sobre todo con tanta corrupción. Son juzgadores, entonces no tenían por qué estar en el Poder Ejecutivo. Y se van a ir adonde deben estar, en el Poder Judicial.

Bueno, sí tenía un propósito: mantener el control de obreros y sindicatos.

Tenía el propósito de controlar la mafia de afuera con la mafia de adentro. Sí. El sindicalismo venía siendo un nido de corrupción, pero ya eso se va a acabar.

La mafia del poder sindical, bien lo dijo el presidente, ya se acabó. Hoy son otros tiempos. Hoy tienen que despertar esos líderes sindicales obsoletos y darse cuenta que el 1 de julio ocurrió, y que ya no son Gobierno. Que sólo representan los intereses del partido que se sepultó el 1 de julio.

¿Cuál es esa democracia sindical de la que tanto habla, senador?

Hoy necesitamos de un sindicalismo moderno y a la vanguardia. No podemos ejercer, pensar y hacer las viejas prácticas de décadas atrás. En la CATEM, yo puedo decir que esa lucha que hubo hace más de 100 años en Cananea y Río Blanco, la hemos venido revindicando en todo el país. Porque hacemos un sindicalismo proactivo, democrático.

Fue el ejercicio que acaba de hacerse en Guerrero. Por primera vez un sindicato o una confederación que no pertenece al Gobierno (somos del otro apartado, el Apartado A, sindicatos de iniciativa privada), tienen un evento donde cada representante de un sindicato con toma de nota en mano, hace una terna, y se vota por esa terna. Esa es la democracia sindical que debe existir.

En las décadas anteriores, nunca dejaron crecer a los viejos sindicalistas. Yo soy el mejor ejemplo de ello. La CATEM existe porque a mí no me dieron paso.

Para el sindicalismo, tú debes ir a las fábricas, ir a los campos de trabajo. Tienes que apapachar al trabajador. El trabajador es un ser humano, que como tú o como yo necesita que le pregunten «¿cómo estás?», «¿cómo amaneciste?», «¿qué te hace falta?». El trabajador no es una letra de cambio. Y desafortunadamente en México, durante muchos años, se les trató de esa manera. Vendiendo sus derechos en un contrato de protección, como lo tienen esas organizaciones [la CTM y la CROC]. Y no lo digo yo, no es una cosa personal, lo dice la Confederación Sindical Internacional, que los expulsó por el uso de contratos de protección.

Yo le agradezco a esos líderes que no nos dejaron ser, que nos bajaban la mano, el que hoy existimos, ¡y que ya los rebasamos! La gente quiso un cambio. Esto es similar al día 1 de julio: el PRI fue sepultado, y con el PRI se sepultaron sus organizaciones obreras, que antes les daban los votos a los candidatos.

¿Cuál es el futuro del sindicalismo que se agrupa en la CTM o la CROC?

Tu pregunta te la voy a contestar con otra pregunta. Vete a asomar un día a sus oficinas, ve a verlos, ¿cómo están? A ver... El sindicalismo es activo. Tú sal ahorita aquí [en el Senado], y hay 40 personas, ¿eh? Y camino y hay otras 20, porque todo mundo quiere ser CATEM. Porque todo mundo quiere estar hoy en CATEM. Porque nosotros sí nos preocupamos por la gente.

No se puede patear a la gallina de los huevos de oro. El empresario es quien nos da las posiciones de trabajo. No hay trabajador si no hay capital, que es el empresario.

Yo recibo a todos los líderes que vienen del país. No hay quién te pueda decir que yo no lo recibí o que lo tuve esperando ahí tres días, o a veces hasta meses. Yo no tengo ni particulares, no, no. Es directo, con todo mundo.

Tanto el presidente de Grupo México, Germán Larrea, el Diablo Fernández de Femsa, como el dueño de Palacio de Hierro, Alberto Baillères, llamaron a votar en contra de AMLO...

No se puede patear a la gallina de los huevos de oro. El empresario es quien nos da las posiciones de trabajo. No hay trabajador si no hay capital, que es el empresario. Y el empresario para mí es el motor de la economía de un país. Yo les tengo agradecimiento por darle trabajo a la gente. Pero también hacerle ver al empresario lo que te decía antes, que el trabajador es un ser humano. Entonces no puedes vender sus derechos firmando un contrato colectivo de trabajo. Porque tampoco hay empresario si no hay mano de obra. Entonces, si no vamos de la mano, no evolucionamos. 

Ahora, piensa esto, los trabajadores de organizaciones obreras como la CROC o la CTM se olvidaron de dar su voto al partido de siempre y hacerles caso a sus líderes que bajo amenaza les exigían que votaran. Hoy esa gente se fue a CATEM.

 Acaso sea este el motivo por el que el dirigente de la CNC en Hidalgo, Alejandro Ramírez Furiati, afirmó días atrás que usted busca «arrebatar militantes de otros organismos».

Yo no robo a nadie. Yo lo único que hice fue abrir una ventana de esperanza a la gente, como en política el presidente la abrió durante la campaña. Y México eligió esa ventana de esperanza, para el bien del país. También lo hicieron los trabajadores hacia la CATEM. Yo no ando tocando puertas para decirles «oye, vente para acá». No. Yo abrí la democracia y las oportunidades en CATEM. Y la gente se ha venido, y está muy contenta.

Por eso hoy puedo afirmar que CATEM es por mucho la mejor confederación obrera que hay en México, sólo por una cosa: porque tienes libertad. Porque tienes garantías, porque sus líderes trabajan por la gente. Porque no damos contratos de protección. ¡Cómo es posible en 70 años, el Convenio 98 de la OIT estuviera congelado! Porque las bancadas de otras legislaturas, priistas, en contubernio con esas confederaciones obreras no permitían que se aprobara ese convenio. Pero no sólo eso, hay decenas de convenios que no han salido aquí en el Senado, y yo los voy a impulsar ahora, este periodo ordinario de sesiones.

Yo no robo a nadie. Yo lo único que hice fue abrir una ventana de esperanza a la gente, como en política el presidente la abrió durante la campaña. Y México eligió esa ventana de esperanza.

¿Qué otros derechos, principios, convenios laborales tienen en la mira?

Hay varios convenios que están atorados, entrampados y congelados que ya los sacamos de la refrigeradora. Ya los estamos poniendo al sol, para que les dé la luz. ¿Qué es lo que buscamos? Productividad, que es lo que necesita México. Estoy consternado, en lugar de que todos los sindicatos le demos el agradecimiento al presidente, es histórico el aumento salarial del 16%, sin que afecte el Producto Interno del país. Y en la frontera al doble. Que hayan abusado ciertos dirigentes para querer desestabilizar al Gobierno haciendo una huelga a 43 empresas. Creo que eso no se vale, porque estás espantando capitales. Esas prácticas se tienen que terminar.

Esto yo mismo se lo manifesté a la Secretaría de Economía ahora que vino al Senado, a la doctora. El sindicalismo bien hecho y bien fundamentado es bueno, contrario a la simulación de actos jurídicos. Es como el outsourcing, hay dos tipos: el bueno, que es el que tiene una empresa y no quiere tener su departamento de contabilidad, y busca un externo; y el malo, que es el que vende facturas, el que le cambia la razón social cada tres meses al trabajador para que no tenga antigüedad. Y todo eso ha sido solapado por sindicatos de la vieja guardia.

Precisamente fue la patronal la que se opuso a que se descongelara el Convenio 98, y cuando se aprobó el derecho de sindicación y de negociación colectiva lanzaron mensajes de alarma y preocupación.

Es muy cómodo, por desinformación, o porque se habían acostumbrado en décadas a que yo empresario recibo al líder sindical, te doy unos centavos a cambio de mi contrato de protección, y me tienes a la gente controlada. Esas son las formas que se venían haciendo. Un alcahuetismo el que se tenía entre el sindicalista y el empresario. Pero se acabó. 

Debemos de ser muy justos. Aquí no debe de haber venganza con nadie, debe haber justicia. Hoy la patronal no tiene un solo escaño en la Cámara, cuando siempre habían tenido. Yo lo he dicho: el escaño de Pedro Haces es el escaño de todos los trabajadores. Pero también he dicho que si un empresario me trae un buen tema para subir un punto de acuerdo, ¿por qué no hacerlo? Yo no soy un espanta-empresarios. Mis formas o mis métodos no son los de la intimidación. Todo se arregla en este país dialogando.

La confederación que crea Napoleón Gómez Urrutia es bienvenida, merece mis respetos, como si mañana otra persona quiere hacer otra confederación. Cada quien puede hacer de su vida un papalote.

Lo cito: «Ahí se verá lo que tenga que ver con Napo. El problema no son las instituciones sino quienes las dirigen».

A Napoleón Gómez Urrutia lo conocí aquí en el Senado de la República. Y él como cualquier persona, merece mis respetos. Yo no puedo juzgar, si no he visto qué van a hacer. Por eso dije, respetuosamente: «ya veremos».

Yo le doy la bienvenida a una nueva confederación. Y yo me uno a cualquier confederación que vaya en el mismo sentido que voy yo por el bien de México, y en cambiar las viejas formas sindicales. No me puedo agregar, porque una confederación a otra no se puede agregar. Podemos hacer una dualidad, él desde su trinchera, yo desde la mía, para impulsar proyectos en beneficio del trabajador sin lastimar la cartera del empresario.

Para mí, la confederación que crea Napoleón Gómez Urrutia es bienvenida, merece mis respetos, como si mañana otra persona quiere hacer otra confederación. Yo estoy preocupado por lo que hago en CATEM. No por lo que hacen los demás. Cada quien puede hacer de su vida un papalote.


Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.