Nuevo León
La salida de Gallo fuerza a Treviño a reorganizar la seguridad entre el Ejército y la policía local
El conflicto con los militares detrás de escena. Quedan tres semanas de intervención de Fuerza Civil.

La dimisión de Felipe Gallo en San Pedro Garza García se concretó en un sigilo absoluto, casi impenetrable, que tuvo por únicos protagonistas al ahora ex secretario de Seguridad, al secretario del Ayuntamiento José Dávalos y al alcalde Miguel Treviño. La salida se confirmó hoy sábado y el edil no tiene la presión de hacer un anuncio de reemplazo este fin de semana, cuando todavía quedan 21 día de intervención de Fuerza Civil en la seguridad del municipio más rico del país.

Gallo estuvo muy cerca de renunciar el pasado fin de semana pero una larga reunión con el alcalde el pasado domingo congeló esa posibilidad. Para Treviño es un revés político porque Gallo había sido casi de los primeros nombres confirmados para su administración. Llegó recomendado por los mismos empresarios que lo habían convocado para la creación de Fuerza Civil en el sexenio de Rodrigo Medina, cuando la inseguridad dominaba. 

Un cúmulo de buenas recomendaciones de parte de altos directivos de Femsa, Cemex y Alfa, empresas donde muy rápidamente se entendió que Rebeca Clouthier no estaba preparada para ser alcaldesa y entonces se decidió acompañar al aspirante independiente.

Gallo inició su gestión con un inconveniente similar al que arrastraba desde su conducción en Fuerza Civil: la tensión con los militares. Las fricciones de ese entonces se replicaron en esta nueva experiencia administrativa al tiempo que la actualidad se plagaba de episodios lamentables en materia de seguridad.

En esa rivalidad tiene mucho que ver general retirado Alfredo Gómez Flores, que era la contraparte militar de Gallo cuando se creó Fuerza Civil. Gómez Flires además es muy amigo de Francisco González, titular de Multimedios, lo cual explica el ataque constante de esa señal a las acciones de Gallo.

En paralelo a estas rencillas, Gallo descubrió situaciones de altísimo riesgo en la policía sampetrina. Algo de eso explicó Aldo Fasci la semana pasada. Esa corporación tiene buena reputación en el mainstream pero en el circulo rojo se cuenta historias inquietantes, algunas ligadas a familias muy importantes que habitan el municipio. Gallo y Fasci las conocen, así como también la Sedena, y por eso se decidió una intervención total de la policía para forzar las pruebas de confianza generales aún cuando eso motivaba la intervención de Fuerza Civil.

Gallo actuó de manera adecuada para el municipio pero él mismo quedó en un limbo difícil de explicar que ahora deviene en su salida: los hechos de inseguridad siguieron esta semana pero el secretario ya no tenía los controles. Hubo un último intento al decir que había patrullajes a cargo del municipio pero ya no alcanzaba.

Treviño iniciará la semana con el desafío de encontrar un nuevo secretario que le asegure buenos tratos con la Sedena pero que además esté dispuesto a continuar a fondo con el proceso de limpieza que Gallo había iniciado en la corporación local.



Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.