Crecimiento
La economía creció sólo 2% en 2018 y agrava los temores para el primer año de AMLO
El peor desempeño en cinco años. La desaceleración impacta fuerte en el inicio de la 4T. Reajustes en los mercados.

No es una buena noticia para Carlos Urzúa. La economía de Enrique Peña Nieto cerró el sexenio con un crecimiento de apenas 2%, y en una franca desaceleración. En primer lugar, se trata del peor desempeño de los últimos cinco años. Pero además habla de un desalentador cierre para el gobierno de las reformas estructurales, que prometía salir de esos niveles muy magros de crecimiento. No se logró, y por el contrario, la 4T arrancó su administración en un proceso de franca desaceleración. 

De acuerdo con los datos del INEGI el Producto Interno Bruto creció en 2% en 2018, en su comparativo anual frente a 2017. Desde 2013 no se veía un número tan pobre. En ese entonces, el PIB crecía apenas un 1.4%. Ya en 2014, con las reformas aprobadas en el Congreso,  la economía mostró un mayor avance, de 2.8% para ese año. El proceso seguiría con un salto de 3.3% en 2015, y desde allí números cada vez más magros: 2.3% en 2016 y 2.7% en 2017.

Con la llegada de Esquivel y Heath, se instala en Banxico la discusión de una posible recesión

Hay un dato del INEGI que confirma este enfriamiento de la economía: el último trimestre de 2018, con un López Obrador ya victorioso en la elección, el crecimiento de la economía fue de apenas 0.2% en el comparativo con el trimestre anterior. Un frenazo notable. "Ya para estos últimos tres meses es evidente el impacto de la incertidumbre que generó la entrada del nuevo Gobierno", explica a LPO el analista Alejandro Saldaña, de Banco BX+.

En efecto, durante ese último periodo del año, el mercado estuvo atento a los anuncios que haría la administración entrante, que ya desde antes de asumir tomaba medidas controversiales como la cancelación del Aeropuerto en Texcoco o la amenaza de auditar los contratos petroleros que se habían adjudicado durante la gestión de EPN.

Los datos son contundentes: también se dieron a conocer los desempeños por sectores. En diciembre todas cayeron en el comparativo mensual y en el anual. Se observa una desaceleración en las actividades secundarias y -más grave- también en las terciarias o de servicios, que es el rubro que durante el resto de 2018 había mostrado avances por arriba del comportamiento general de la economía. "Es la peor caída en el rubro servicios desde 2009", explicó el economista Saldaña. ¿Se apagó otro motor?

En el último trimestre de 2018, el sector secundario -actividades manufactureras, de minería, construcción y otras diligencias- pasó de registrar una caída de 0.6% a una contracción de 0.8% a tasa anual, lo que representó su mayor caída en nueve meses.

De manera desagregada, se observó que el desempeño de la minería es lo que más ha golpeado al sector, por lo que continúa siendo su mayor lastre, al acumular 20 trimestres consecutivos pisando terreno negativo. Tan solo dentro del periodo de octubre a diciembre, dicho sector reportó una contracción de 7.24 por ciento a tasa anual.

Otro factor que explica el menor crecimiento de la economía este año fue el de la construcción, que en general mostró un comportamiento errático con caídas pronunciadas en los últimos meses. "Posiblemente por tema de incertidumbre, de elevar alzas de tasas y de los precios en las materias primas", señaló Saldaña, de Banco BX+.

Para el economista, la incertidumbre en los mercados también estuvo marcada por el nerviosismo que generó la renegociación del TLCAN y en general, la relación comercial de Estados Unidos con México: "En ese escenario, vimos en todo el año moderación en inversión y proyectos productivos".

Estos datos, poco alentadores, moderan aún más las expectativas para el arranque de la gestión de López Obrador, que vienen prometiendo desde la campaña tasas de crecimiento de 4%, un objetivo que parece muy lejano en este contexto.

Como botón de muestra, en las últimas horas fue Goldman Sachs quien recortó sus pronósticos de crecimiento económico en 2019 para México: la perspectiva de crecimiento pasó de 1.7% a 1.5%. Una nueva señal de la desconfianza que reina en los mercados. 

Son varias las entidades financieras que prevén que esta desaceleración sea mayor en este primer año de AMLO, aún frente a los esfuerzos de Carlos Urzúa y Alfonso Romo por mantener la confianza de los inversionistas y empresarios. Por eso, hay quienes temen que las caídas en la economía se repliquen varios trimestres con lo que no descartan incluso la recesión. Una discusión que ya se impuso en el mismo Banco de México (Banxico).

Por ejemplo, el propio banco central ha sido uno de los más críticos al objetivo de 4%, estimando un crecimiento en un rango de entre 2.4 y  2%, el cual incluso, podría replicarse hacia 2020. Merrill Lynch es acaso la institución financiera con el pronóstico más negativo, pues prevé un avance de solo 1%, mientras que el FMI recortó su estimado a 2%. En México, el Instituto de Finanzas se sumó a la ola de recortes y ajustó a una proyección de 1.5 para el cierre de este año. 

El Instituto de Finanzas redujo su proyección de crecimiento a 1.5% 

A la discusión, se suma el rechazo que mostró el mercado a la propuesta de inyección de recursos del Gobierno a Pemex por 107 millones de pesos. Para las calificadoras, la medida resulta insuficiente. En su último reporte, Moody's expuso que esto podría implicar que el soberano destine después mayores recursos. 


Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.