Congreso
AMLO logró aprobar la revocatoria en Diputados y la oposición denuncia que quiere perpetuarse en el poder
Morena tuvo que estirar la sesión para alcanzar los dos tercios, pero llegó con ayuda del PRI. Denuncian una maniobra para lograr la reelección indefinida.

Morena logró aprobar en Diputados el proyecto de ley para regular el mecanismo de consulta popular y habilitar al presidente a pedir una revocatoria de su mandato junto a las elecciones legislativas, que en la oposición consideran una maniobra para potenciar a sus candidatos y promover su reelección.

Fue el argumento repetido de la oposición, que obligó al oficialismo a demorar dos veces la votación por no tener garantía de llegar a los dos tercios. En el tercer intento consiguió 329 votos, entre ellos 3 diputados del PRI (Rubén Moreira, Martha Garay y Fernando de las Fuentes), que además colaboró con 8 de las 16 ausencias y una vez más volvió a encender el recinto con discursos contra AMLO para terminar ayudándolo.

Mario Delgado, jefe de los marrones, chocó con la dureza de Movimiento Ciudadano y el PRD y también del PAN, aunque en la votación dejó dos bancas vacías que le bajaron la cantidad de aliados necesarios para llegar a la mayoría calificada. 

La revocatoria fue una promesa de campaña de AMLO y para la oposición detrás del objetivo de someterse a consideración del pueblo se esconden dos maniobras: pegar la boleta del presidente a las listas de diputados nacionales -además de gobernadores, alcaldes y legisladores locales- y utilizar un triunfo categórico para promover su reelección en 2024, como consecuencia inevitable de la voluntad popular.  

Si bien ningún párrafo del proyecto aprobado sugiere ese final, recordaron que fue la herramienta utilizada por Hugo Chávez y Evo Morales para perpetuarse en el poder, siempre con la excusa de triunfos en las urnas. "Van a decir Andrés, el que gana cada 3", llegaron a bromear en el PAN, donde se escucharon los discursos más duros. 

Morena prologó dos veces la sesión para llegar a los dos tercios. El PRI volvió a ser la gran ayuda, con 3 aliados y 8 ausentes. 

"La consulta popular debe ser un instrumento de los ciudadanos, que van a tener una ratificación, no una revisión", sostuvo María Alemán, a cargo de expresar la posición del PRI, que varios de los que subieron con ella al atril no respetaron pese a que  en sus bancas se habían alzado gigantografias de Francisco Madero, autor de la frase "Sufragio efectivo, no reelección", emblema de la democracia mexicana. 

El tricolor pidió además que la revocatoria sea posible recién con el próximo presidente, porque no estaba vigente cuando asumió AMLO. Una pelea que se viene.

"Esto no es democracia participativa. El presidente dice que no puede llamar a la revocatoria en otra fecha por el costo y sin embargo el proyecto y sin embargo permite las consultas populares con mayor facilidad", protestó Marcos Aguilar Vega, del PAN. Esta mañana en conferencia de prensa, AMLO ironizó cuando le contaron que la oposición prefería no evaluar su mandato junto a las elecciones legislativas. 

"¿Para qué tanto gasto?", preguntó y sonrió cuando le explicaron que no querían su rostro en la boleta rival. "¿Subestiman tanto al ciudadano mexicano?", se molestó el moreno Sergio Gutiérrez Luna, encargado de defender la posición oficial desde el atril. "Parece que tienen miedo de que la sociedad se exprese, parece que no les gusta que el pueblo hable", señaló a sus  detractores. 

Si el Senado sanciona la ley las consultas populares serán posibles para casi todos los temas, con excepciones como las tasas impositivas, los montos de financiamiento público, el presupuesto de egresos, la seguridad nacional y el funcionamiento de las Fuerzas Armadas. La podrá solicitar con el 1% del padrón y serán válidas si participa el 34% del electorado. 

La revocatoria, mientras tanto, la puede pedir el mismo presidente o el 33% de los legisladores, pero luego requieren ser aprobadas por la mayoría simple del Congreso. También la pueden reclamar los ciudadanos, pero deben reunir el 3% de la lista nominal de electores,  2.7 millones de electores, una cifra imposible. 

Movimiento Ciudadano fue el más duro con la voz y el voto, porque ni siquiera dejó una de sus 28 bancas vacías para colaborar. "El pueblo pone y el pueblo quita, pero mientras el presidente quiera", ironizó Martha Tagle. 

Mientras Delgado buscaba los votos en los pasillos, sus dirigidos acusaron una y otra vez a la oposición de no atreverse a ir a la urnas porque sólo puede perder. "En 2024, lo más probable es que desaparezcan", desafiaron a coro e insistieron en que la revocatoria no tiene parentesco con la reelección indefinida que México nunca existió y esta tarde, en San Lázaro, se convirtió en el nuevo fantasma de los rivales de AMLO. 





Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.