Argentina
Kirchner sugiere que podría bajarse de la elección por el estado de salud de su hija
Viajó a Cuba, donde su hija realiza un tratamiento. Su entorno juega con la idea de un paso al costado.

A poco menos de ocho meses de la elección presidencial y liderando ya varias encuestas, Cristina Kirchner partió ayer rumbo a Cuba para visitar a su hija Florencia, que según reveló la ex presidenta padece un serio problema de salud y no podrá volver a la Argentina.

Florencia Kirchner, hija del matrimonio que presidió la Argentina durante 12 años, es investigada por la justicia en causas donde se la señala de formar parte de una asociación ilícita -en teoría liderada por sus padres- que se habría dedicado al lavado de dinero y a la recepción de dádivas.

Poco después de abordar un vuelo de la empresa Copa rumbo a Panamá, donde realizará la conexión con La Habana, la ahora senadora difundió un video a través de sus redes sociales en el que reveló la razón de su viaje, que trascendió ayer y que fue autorizado por la justicia.

En Argentina, las primeras encuestas señalan que Cristina le ganaría un ballotage a Macri

En ese video, Cristina relacionó la enfermedad de su hija con las causas judiciales en su contra. "Producto de la persecución feroz a la que fue sometida, empezó a tener severos problemas de salud. El brutal estrés que sufrió devastó su cuerpo y su salud", cuenta. "Es muy terrible para una joven, que la acusen de haber ingresado a una asociación ilícita el mismo día que murió su padre", continuó.

Cristina contó que su hija hizo una consulta médica en Cuba durante una visita que realizó en diciembre y le indicaron un tratamiento. En febrero, regresó a la isla para realizar un curso pero no pudo iniciarlo. "Cuando llegó del vuelo su estado de salud se había deteriorado sensiblemente (...) Fue evaluada y fue tratada y el 7 de marzo le prohibieron viajar en avión, ya que por la patología que padece no puede permanecer sentada ni de pie por períodos prolongados de tiempo", indicó. Es decir que no retornará al país.

Desde hace tiempo se sabe que la gran preocupación de la líder de Unidad Ciudadana es Florencia, la única de la familia que no tiene fueros para evitar ser detenida. Cristina siempre sospechó que la iban a presionar por ese lado, el más débil en términos judiciales. En el entorno de la ex presidenta se sugería que si crecía mucho en las encuestas, la iban a amenazar con meter presa a su hija.

Cuba no tiene tratado de extradición con Argentina y no extradita a extranjeros que considera "perseguidos", por lo que esta situación desgraciada para Cristina implica también un blindaje en términos políticos y judiciales. El año pasado un senador le advirtió a la ex presidenta que si no bajaba su candidatura podían ir contra su hija.

En el video, la propia Cristina vincula la enfermedad de su hija con la posibilidad de un embate judicial en su contra para presionarla. "Les pido a los que nos odian, o nos ven como enemigos, les pido que se metan conmigo, pero no con ella. No más con ella, por favor", culmina la grabación.

Otra especulación que corre por círculos políticos es que estos movimientos son parte de un entendimiento de Cristina con una parte del peronismo que tiene buenos vínculos con la justicia y en particular con el juez Claudio Bonadio. Hay suspicacias por el hecho de que le permitieron salir del país y se habla de algún alivio judicial para Máximo.

Por la crisis, Macri lanzó la campaña del sufrimiento y apuesta al voto abnegado 

Días atrás, el juez Ercolini confirmó el envío a juicio oral de la causa Hotesur en la que investiga a Cristina, Máximo y Florencia por presuntas maniobras de lavado de dinero. La familia Kirchner también deberá enfrentar el proceso por la causa Los Sauces, aunque no se descarta que se unifiquen. En el primer expediente se investiga el origen de los 4,6 millones de dólares que Florencia tenía en el Banco Galicia.

La ex presidenta se quejó también por la filtración de la información sobre el motivo de su viaje y apuntó a la justicia federal. "Cuando se hizo la presentación del certificado médico ante los tribunales solicitamos lo que corresponde, la reserva que el caso amerita, para no seguir afectando todavía más su estado clínico. Sin embargo, como siempre, una vez más, vulneraron los derechos de mi hija, como siguen haciendo con los míos", cuestionó.

Un paso al costado

Un días después de su viaje a Cuba, el núcleo duro de Cristina Kirchner comenzó a insinuar que no competirá este año. De acuerdo a esta versión, la ex Presidenta resignaría su candidatura en una suerte de renunciamiento histórico para lograr la unidad del peronismo.

Es una teoría que circula desde hace tiempo, pero tomó fuerza en los últimos días porque los máximos voceros autorizados de Cristina -como Wado de Pedro y el camporista Andrés "Cuervo" Larroque- la dieron a entender a través de un llamado a la "unidad" que deja abierta la chance de que ella no sea candidata.

En el último congreso del PJ, De Pedro hizo una alusión directa a Sergio Massa y le pidió que se sumara a ese espacio. Larroque dio una entrevista hace unos días a un popular periodista en Argentina en la que sorprendió al opinar que "no es fundamental que Cristina se presente" porque "lo más importante es construir un frente que pueda ganarle a Macri las elecciones".

El asesor estrella de Macri dice que si Cristina gana, hará milicias populares como en Venezuela

Fuentes cercanas a la ex Presidenta confiaron a LPO que ambas declaraciones son señales importantes para entender la jugada de Cristina. "Wado y Larroque no se mandan porque sí, está charlado con ella", aseguraron desde el Patria a este medio. De Pedro es el mayor nexo de Cristina con Massa, que no respondió a ese llamado pero ayer cuidó a la ex Presidenta en una entrevista con C5N. "A Florencia Kirchner le deseo la más pronta recuperación", dijo y pidió "proteger a los hijos de los otros".

Este medio anticipó que el viaje de Cristina -al igual que esas declaraciones- podría entenderse como un principio de acuerdo con el juez Claudio Bonadio y todo el sector que acompaña a Massa. Las últimas señales fueron en línea de cuidar a los hijos, por lo que el juez permitió que Florencia salga del país y desligó a Máximo de la causa de los cuadernos.

Lo cierto es que, pese a que De Pedro y Larroque son palabra autorizada, hay una salvedad: Cristina es una maestra en jugar a la intriga y siempre buscó dar señales ambigüas sobre sus próximos pasos, desde el ya histórico "Pingüino o Pingüina" cuando no querían develar si ella o Néstor Kirchner encabezarían la boleta. 

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.