Educación
"México ha adherido a los grandes tratados de DDHH, ahora sólo tiene que cumplirlos"
El rector del ITESO, Luis Arriga Valenzuela señala que la universidad debe tener una actitud "critica" con el poder.

Luis Arriga Valenzuela comenzó su trayectoria como abogado en el Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez en 1994, tras haber egresado de la Ibero un año antes. Desde ese inicio trabajó en organizaciones de defensa de los migrantes y de promoción de los DDHH. 

En octubre del año pasado se convirtió en rector del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Occidente (ITESO). En una entrevista con LPO, habló del papel que interpreta una universidad jesuita en un entorno que da tanta importancia a lo material, y de la relación que instituciones como la suya deben tener con el gobierno. También comentó sobre los pendientes en materia de derechos humanos y de lo que implica para la institución que de sus aulas hayan surgido movimientos políticos tan reconocidos como Wikipolítica.

¿Cuál es la relación que guarda el ITESO frente a la administración del gobernador Enrique Alfaro, cómo es este diálogo?

Hay una relación de diálogo, de colaboración y de respeto mutuo. Tenemos varios proyectos con gobierno, municipales y a nivel del estado, y creo que hemos logrado construir una relación también de diálogo y de interlocución en diversos temas sociales que nos atañen, al ITESO, y le atañen al gobierno, sobre todo en el tema de derechos humanos, justicia social, movilidad urbana, en derecho al agua; en varios temas, nosotros estamos muy involucrados trabajando con gobierno.

Pero yo creo que hay una cosa muy importante: el mejor servicio que puede dar una universidad al gobierno es, también, siendo crítico y propositivo, es decir, no ser condescendiente en todo, sino decir: "mira, aquí hicimos este diagnóstico; creo que el camino que estás tomando puede tomar este rumbo" y hacerlo, desde luego, desde un ambiente de respeto mutuo.

Hay cierta sorpresa por fenómenos como las huelgas de obreros de la maquila en el norte del país, después de un largo periodo de la llamada "paz laboral". Usted ha liderado los esfuerzos del Centro de Reflexión y Acción Laboral. ¿Qué diagnóstico haría de las condiciones de los trabajadores en el país?

Estamos monitoreando estos temas porque nos interesan. Aquí en el ITESO tenemos académicos especializados en materia laboral, pero no solamente en la parte legal, sino también en la parte de la economía de mercado, de la situación que guardan los salarios mínimos, de la situación que guardan los debates en torno a posibles reformas laborales y algunos acuerdos que se han generado en torno al tema laboral.

Nos parece importante, por un lado, que se generen empleos, pero que se generen empleos también con estabilidad y condiciones de vida digna para los y las trabajadoras, y nos interesa también que el empresariado jalisciense se ocupe de esta tarea tan importante.

Usted tiene una amplia trayectoria en la defensa y promoción de los derechos humanos, ¿En qué se ha avanzado desde 1994, cuando comenzó a participar en estos temas, y cuáles son las materias pendientes más urgentes?

El avance es que México ha sido un gran precursor de los derechos humanos al exterior. Ha ratificado y ha promovido prácticamente todos los acuerdos, convenios, protocolos, tratados internacionales, en torno a los derechos humanos, (como) el protocolo de San Salvador (adicional a la Convención Americana sobre Derechos Humanos) (...), es decir, ha habido un avance jurídico muy importante, que difícilmente se puede echar para atrás. Ya nada borra lo andado, hay instituciones sólidas.

¿Cuál es el reto? Que se cumplan, precisamente, esas leyes.

Ha manifestado su sorpresa por las intenciones de militarizar al país desde el sexenio pasado. Tras la aprobación del marco legal que da pie a la Guardia Nacional, ¿Qué espera de esta guardia y a qué habría que estar atentos?

Creo que se pusieron candados importantes; por ejemplo, el que sea una Guardia nacional dirigida y supervisada por civiles, creo que es un avance importante; y que se ha planteado también la temporalidad de esta Guardia Nacional. Yo espero que esta Guardia esté muy bien monitoreada, de suerte que se puedan respetar los derechos humanos de las ciudadanas y ciudadanos.

Ha sido notoria la participación de egresados del ITESO en la vida política, incluso desde otros acercamientos, como Wikipolítica. El surgimiento de este tipo de movimientos, ¿Tiene, dentro de la imagen que el ITESO proyecta, un papel positivo o también implica un riesgo?

Obviamente que a nosotros nos interesa que nuestros egresados sean personas íntegras, solidarias y con un alto sentido de compromiso social, como aquí se les formó, en el ITESO, y queremos que sus frutos se den al exterior. En ese sentido, saludamos y valoramos las iniciativas que existen para promover una sociedad más inclusiva, más justa, más democrática y, sobre todo, más tolerante.

Y muestra también la pluralidad y la apertura que tiene el ITESO en dialogar con estas posturas que tienen sus alumnos y sus exalumnos, y sus profesores y los que formamos parte de esta gran comunidad. El diálogo, la convivencia y la comprensión están ahí presentes, y creo que eso también nos ayuda a construir puentes con todos estos actores, para fortalecer la vida democrática de Jalisco.

Así como se habla de un Grupo UdeG, hay también quien habla de un Grupo ITESO. ¿Existe el Grupo ITESO, es decir, algo parecido a un proyecto político empujado desde la universidad?

Yo, más bien, creo que hay muchas personas que se distinguen por ser del ITESO, por tener su camiseta puesta y por tener algunos valores en común, que fueron inculcados o que fueron promovidos o compartidos en el mismo ITESO.

No tengo conocimiento de un grupo como tal, no me atrevería decir que existe, pero sí hay muchas personas que son muy afines a los propósitos del ITESO.

Actualmente en lo político hay una polarización notoria en el país, en este entorno, ¿Cuál debe ser el papel de la universidad en el debate público?

Hay varias cosas que nos preocupan a nosotros en el ITESO, una de ellas es la pobreza, la desigualdad, las condiciones de precariedad en las que viven miles de personas en el Occidente del país y en México, y tenemos una agenda para abordar estos problemas en nuestros distintos departamentos. Cada departamento tiene un objetivo distinto, pero con el propósito todos ellos de poder incidir en la realidad social para poder transformarla con propuestas humanizantes.

¿Cuáles son los retos más acuciantes para el ITESO? Tiene esta perspectiva con respecto a la pobreza y a la desigualdad y, sin embargo, otros grupos sociales no necesariamente tienen la misma agenda.

Nosotros queremos formar ciudadanos para el mundo, para un mundo global, pero ciudadanos con una visión democrática y con una visión humanista de la sociedad, es decir, las humanidades van a jugar un rol muy importante y, por lo tanto, todos los estudiantes del ITESO tienen la responsabilidad de tener algún proyecto de aplicación profesional en algún sector marginado en la sociedad. Tenemos esa muy clara vocación social en el ITESO y en las otras universidades de la Compañía de Jesús.


Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.